Es­pa­ña y el pe­so del mer­ca­do de la acei­tu­na de me­sa

La Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pro­duc­cio­nes y Mer­ca­dos Agra­rios, del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te, ha pre­sen­ta­do re­cien­te­men­te el in­for­me fi­nal del diag­nós­ti­co del sec­tor de la acei­tu­na de me­sa en Es­pa­ña. És­te cuen­ta con las con­tri­buc

Oleo Revista - - OLEOMERCADO -

Es­pa­ña es el prin­ci­pal pro­duc­tor y ex­por­ta­dor de acei­tu­na de me­sa del mun­do, un mer­ca­do que ca­da año ge­ne­ra a ni­vel mun­dial un co­mer­cio va­lo­ra­do en 1.700 mi­llo­nes de eu­ros. El cul­ti­vo de oli­var de acei­tu­na de me­sa en nues­tro país se en­cuen­tra fuer­te­men­te con­cen­tra­do en de­ter­mi­na­das pro­vin­cias. Es­ta con­cen­tra­ción, uni­da a las sig­ni­fi­ca­ti­vas ne­ce­si­da­des de mano de obra que ge­ne­ra es­te cul­ti­vo, le con­fie­re un plus al ya mar­ca­do ca­rác­ter so­cial del oli­var.

Ade­más, nos en­con­tra­mos an­te un sec­tor tra­di­cio­nal­men­te ex­por­ta­dor. En los úl­ti­mos años, la acei­tu­na de me­sa es­pa­ño­la ha in­cre­men­ta­do su im­por­tan­cia en los mer­ca­dos ex­te­rio­res, y es­tá pre­sen­te en ca­si to­dos los paí­ses del pla­ne­ta. No obs­tan­te, se­gún ma­ni­fes­ta­cio­nes reite­ra­das por las or­ga­ni­za­cio­nes agra­rias, el sec­tor vie­ne arras­tran­do pro­ble­mas li­ga­dos a su fal­ta de ren­ta­bi­li­dad.

La su­per­fi­cie mun­dial de oli­var es, se­gún da­tos del Con­se­jo Oleí­co­la In­ter­na­cio­nal (COI), su­pe­rior a los 11 mi­llo­nes de hec­tá­reas, pe­ro de ellas no se sa­be cuán­tas per­te­ne­cen a oli­var pa­ra acei­tu­na de me­sa, ya que no hay da­tos des­glo­sa­dos a ni­vel del COI del oli­var des­ti­na­do a pro­duc­ción de acei­te y de aquel cu­ya pro­duc­ción se des­ti­na a acei­tu­na de me­sa, as­pec­to que im­pi­de es­tu­diar su evo­lu­ción, co­mo sí se po­drá ha­cer en el ca­so de Es­pa­ña.

En el ca­so es­pa­ñol, se­gún el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te (Magrama), la su­per­fi­cie de oli­var se apro­xi­ma a los 2,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas, de las cua­les un 6%, apro­xi­ma­da­men­te 147.400 hec­tá­reas co­rres­pon­den a oli­var pa­ra acei­tu­na de me­sa, se­gún la En­cues­ta de Su­per­fi­cies y Ren­di­mien­tos de Cul­ti­vos en Es­pa­ña (ESYRCE) de 2014. Es­ta ci­fra re­co­ge tan­to la su­per­fi­cie de oli­var en ex­clu­si­va de acei­tu­na de me­sa (75.956 hec­tá­reas) co­mo aquel que pre­sen­ta do­ble ap­ti­tud (71.434 hec­tá­reas), es de­cir, cu­ya acei­tu­na pue­de des­ti­nar­se a ver­deo o a al­ma­za­ra.

Evo­lu­ción de la su­per­fi­cie

La su­per­fi­cie de oli­var en Es­pa­ña des­ti­na­do ex­clu­si­va­men­te a acei­tu­na de me­sa ha dis­mi­nui­do en los úl­ti­mos 25 años, mien­tras que el in­cre­men­to de hec­tá­reas que se ha pro­du­ci­do pa­ra es­te cul­ti­vo pro­vie­ne del oli­var de do­ble ap­ti­tud, aun­que ha si­do in­su­fi­cien­te pa­ra com­pen­sar la pér­di­da.

Pa­ra rea­li­zar un aná­li­sis de la evo­lu­ción de la su­per­fi­cie de oli­var du­ran­te los úl­ti­mos 25 años se han con­si­de­ra­do di­fe­ren­tes fuen­tes es­ta­dís­ti­cas. Las mis­mas arro­jan unos da­tos de di­ver­sa mag­ni­tud, por lo que es­tu­diar la evo­lu­ción de la su­per­fi­cie en el oli­var de me­sa re­sul­ta com­ple­jo. Por ello, se ha he­cho un aná­li­sis de va­ria­ción de la su­per­fi­cie en los di­fe­ren­tes sub­pe­río­dos mar­ca­dos:

-1990 – 2001. Du­ran­te es­tos años la in­for­ma­ción re­co­gi­da en el Anua­rio de Es­ta­dís­ti­ca Agra­ria del Magrama se re­fe­ría al oli­var cu­ya acei­tu­na se des­ti­na­ba a me­sa. En es­te pe­rio­do se pro­du­jo una re­duc­ción de su­per­fi­cie sig­ni­fi­ca­ti­va, da­do que en 1990 ha­bía 193.765 hec­tá­reas y se per­die­ron has­ta 2001 cer­ca de 30.000 hec­tá­reas. - 2002 – 2009. Des­de 2002 la re­fe­ren­cia pa­ra la in­for­ma­ción res­pec­to a la su­per­fi­cie des­ti­na­da a oli­var de me­sa fue la ESYRCE. En ella no se re­co­gía el oli­var de do­ble ap­ti­tud, por lo que el nú­me­ro de hec­tá­reas de­di­ca­das a es­te cul­ti­vo ba­ja con­si­de­ra­ble­men­te, aun­que más que a un des­cen­so pro­pia­men­te de la su­per­fi­cie se de­be al cam­bio de fuen­te de in­for­ma­ción y de me­to­do­lo­gía. Pe­ro si ana­li­za­mos la evo­lu­ción den­tro de los sie­te años con­si­de­ra­dos, don­de los da­tos son ho­mo­gé­neos, el re­sul­ta­do es un pe­río­do de gran es­ta­bi­li­dad. Ape­nas se pier­den 685 hec­tá­reas de un to­tal apro­xi­ma­do de 93.000 hec­tá­reas, re­co­gi­das en la ESYRCE de es­tos años. - 2010 – 2014. En es­te pe­río­do, las es­ta­dís­ti­cas ana­li­za­das (ESYRCE) re­co­gen jun­to a la su­per­fi­cie de oli­var de me­sa (ex­clu­si­vo), la de do­ble ap­ti­tud. Da­da la po­si­bi­li­dad que per­mi­te la ESYRCE a par­tir de 2010 se pue­de ha­cer el aná­li­sis no só­lo glo­bal sino se­gún la su­per­fi­cie es­té des­ti­na­da pa­ra acei­tu­na de me­sa o pa­ra do­ble ap­ti­tud.

Tras el aná­li­sis glo­bal de la evo­lu­ción de la su­per­fi­cie se pue­de con­cluir que hay una ten­den­cia ne­ga­ti­va del oli­var ex­clu­si­vo pa­ra me­sa, a fa­vor, en es­tos úl­ti­mos años, del oli­var con do­ble ap­ti­tud, es de­cir cu­ya acei­tu­na se pue­de des­ti­nar a con­su­mo de me­sa o trans­for­mar­la en acei­te. Pe­se a es­te in­cre­men­to, no se com­pen­san las pér­di­das acu­mu­la­das en 25 años en la su­per­fi­cie de es­te cul­ti­vo: la su­per­fi­cie de oli­var des­ti­na­do a me­sa ex­clu­si­va­men­te, acu­mu­la pér­di­das de 40.682 hec­tá­reas, y el in­cre­men­to en el oli­var de do­ble ap­ti­tud se si­túa en 34.405 hec­tá­reas. Por lo que el sal­do acu­mu­la­do pa­ra el pe­río­do 1990-2014 es de 6.457 ha per­di­das de oli­var de me­sa, lo que su­po­ne una re­duc­ción en la su­per­fi­cie del 4% en 25 años.

Asi­mis­mo, el 39% de la su­per­fi­cie de­di­ca­da al oli­var de acei­tu­na de me­sa se cul­ti­va en re­ga­dío, un 11% más que en el ca­so de la su­per­fi­cie des­ti­na­da a al­ma­za­ra. E in­clu­so en An­da­lu­cía es­te por­cen­ta­je al­can­za el 46% de la su­per­fi­cie, lo que in­di­ca una ma­yor in­ten­si­fi­ca­ción del cul­ti­vo, si bien en al­gu­nos ca­sos se tra­ta de rie­go de apo­yo. Se­gún el Magrama, la ma­yor pér­di­da de su­per­fi­cie de oli­var en el pe­río­do 2010 – 2014 ha te­ni­do lu­gar en el re­ga­dío an­da­luz de ap­ti­tud ex­clu­si­va de me­sa, mien­tras que el in­cre­men­to de su­per­fi­cie se de­be a la acei­tu­na de do­ble ap­ti­tud en se­cano.

En cuan­to a la su­per­fi­cie se­gún su den­si­dad, en nues­tro país, en el oli­var ex­clu­si­vo pa­ra acei­tu­na de me­sa son más ha­bi­tua­les las den­si­da­des en­tre 100 – 200 oli­vos/ hec­tá­rea y 200 – 600 oli­vos/hec­tá­rea, mien­tras que en el ca­so del oli­var de do­ble ap­ti­tud la dis­tri­bu­ción en­tre los di­fe­ren­tes es­tra­tos de den­si­dad es más ho­mo­gé­nea. De acuer­do con la En­cues­ta de Plan­ta­cio­nes de 2012 el oli­var de acei­tu­na de me­sa en su con­jun­to tie­ne una den­si­dad de ár­bo­les in­fe­rior a 200 oli­vos/hec­tá­rea en un 57,5% de la su­per­fi­cie, sien­do su­pe­rior es­te por­cen­ta­je en el ca­so del oli­var de acei­tu­na de me­sa de do­ble ap­ti­tud, don­de se al­can­za el 67%. En el ca­so del oli­var de al­ma­za­ra, se ob­ser­va que la su­per­fi­cie con una den­si­dad in­fe­rior a 200 oli­vos/ha al­can­za un por­cen­ta­je su­pe­rior al de acei­tu­na de me­sa, en con­cre­to un 72%.

EN LOS ÚL­TI­MOS AÑOS, LA ACEI­TU­NA DE ME­SA ES­PA­ÑO­LA HA IN­CRE­MEN­TA­DO SU IM­POR­TAN­CIA EN LOS MER­CA­DOS EX­TE­RIO­RES, Y ES­TÁ PRE­SEN­TE EN CA­SI TO­DOS LOS PAÍ­SES DEL PLA­NE­TA

Pro­duc­ción mun­dial

La pro­duc­ción mun­dial de acei­tu­na de me­sa se si­túa en 2.504.000 to­ne­la­das, se­gún el COI y de es­ta pro­duc­ción, más del 30% co­rres­pon­de a la UE, apro­xi­ma­da­men­te 770.000 to­ne­la­das, de las que Es­pa­ña pro­du­ce cer­ca del 70%, sien­do los otros paí­ses pro­duc­to­res eu­ro­peos Gre­cia e Ita­lia y con un me­nor pe­so, Por­tu­gal, Chi­pre y Fran­cia. La pro­duc­ción de Es­pa­ña su­po­ne el 21% mun­dial, al que si­guen paí­ses co­mo Egip­to y Tur­quía, con cer­ca ca­da uno de 400.000 to­ne­la­das de me­dia de las seis úl- ti­mas cam­pa­ñas, apor­tan­do ca­da uno 16% de la pro­duc­ción mun­dial me­dia y lue­go a ma­yor dis­tan­cia, Ar­ge­lia o Gre­cia. El cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción mun­dial en los úl­ti­mos 15 años se de­be más al in­cre­men­to en los paí­ses fue­ra de la UE que a los de la Unión, mien­tras que en el ca­so de los pri­me­ros el in­cre­men­to en es­te pe­río­do ha si­do del 142%, en la UE se ha li­mi­ta­do al 28%.

En el pa­no­ra­ma mun­dial, fren­te a la es­ta­bi­li­dad de los pro­duc­to­res eu­ro­peos co­mo Gre­cia, Ita­lia o Por­tu­gal, des­ta­can dos paí­ses que han pre­sen­ta­do un im­por­tan­te de­sa­rro­llo pro­duc­ti­vo, Egip­to y Tur­quía. Am­bos paí­ses han in­cre­men­ta­do la pro­duc­ción en­tre el pri­mer quin­que­nio de los años 2000 y el úl­ti­mo, en cer­ca de un 140%. Otros paí­ses en el COI tra­di­cio­nal­men­te tam­bién pro­du­cen acei­tu­na de me­sa, aun­que en me­nor can­ti­dad que los an­te­rio­res, con ten­den­cias dis­pa­res: fren­te a la es­ta­bi­li­dad de Ma­rrue­cos y Jor­da­nia, Ar­ge­lia e Irán pre­sen­tan un cre­ci­mien­to im­por­tan­te en los úl­ti­mos años.

Aná­li­sis por se­pa­ra­do re­quie­ren otros dos miem­bros del COI con una cier­ta im­por­tan­cia en el con­tex­to mun­dial del sec­tor que se es­tu­dia, se tra­ta de Ar­gen­ti­na y Si­ria: el pri­me­ro pre­sen­ta una fuer­te va­ria­bi­li­dad en la pro­duc­ción de acei­tu­na de me­sa y con una ten­den­cia a la re­duc­ción en los úl­ti­mos años, por mo­ti­vos po­si­ble­men­te cli­má­ti­cos. Mien­tras en el ca­so de Si­ria, co­mo se ob­ser­va en el si­guien­te grá­fi­co, la re­duc­ción ha si­do im­por­tan­te des­de que co­men­zó el con­flic­to ar­ma­do en la zo­na.

Por úl­ti­mo, men­ción es­pe­cial pa­ra paí­ses no miem­bros del COI co­mo son: Es­ta­dos Uni­dos, Chi­le y so­bre to­do Pe­rú, en los que se es­tán pro­du­cien­do im­por­tan­tes cre­ci­mien­tos, aun­que el con­jun­to de su pro­duc­ción ape­nas su­po­ne un 7% de la pro­duc­ción mun­dial me­dia.

Evo­lu­ción de la pro­duc­ción en Es­pa­ña

La pro­duc­ción de acei­tu­na de me­sa en Es­pa­ña du­ran­te los úl­ti­mos 45 años se ha mul­ti­pli­ca­do por seis, pa­san­do de una me­dia de 148.000 to­ne­la­das en la dé­ca­da de los años 70 a las 539.000 to­ne­la­das ac­tua­les. No obs­tan­te, el com­por­ta­mien­to a lo lar­go de la se­rie ha si­do he­te­ro­gé­neo. Se dis­tin­guen dos pe­río­dos con cre­ci­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos, en­tre los que se in­ter­ca­la un se­xe­nio (1990-1996) de­cre­cien­te de­bi­do a una se­quía pro­lon­ga­da:

- 1970 – 1989: la pro­duc­ción re­gis­tra­da en 1989 es un 231% su­pe­rior a la de 1970.

- 1990-1996: la pro­duc­ción se con­trae un 12%. - 1997-2014: se pro­du­ce un in­cre­men­to de la pro­duc­ción del 172%.

Da­da la re­duc­ción de su­per­fi­cie ob­ser­va­da en el ca­pí­tu­lo an­te­rior, el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción se de­be a una me­jo­ra en los ren­di­mien­tos del cul­ti­vo. Si com­pa­ra­mos el ren­di­mien­to me­dio de los úl­ti­mos seis años, con el de 1990-1995, se ob­ser­va un in­cre­men­to del 105%.

Dis­tri­bu­ción te­rri­to­rial de la pro­duc­ción

Al igual que en la su­per­fi­cie, la pro­duc­ción de acei­tu­na de me­sa es­tá muy lo­ca­li­za­da en dos co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas: An­da­lu­cía y Ex­tre­ma­du­ra. An­da­lu­cía su­po­ne el 80% del to­tal es­pa­ñol, el 19% co­rres­pon­de a Ex­tre­ma­du­ra, y el 1% res­tan­te se dis­tri­bu­ye en­tre el res­to de zo­nas pro­duc­to­ras. La evo­lu­ción de la pro­duc­ción de es­tas zo­nas con­di­cio­na el com­por­ta­mien­to de la pro­duc­ción na­cio­nal de una for­ma muy re­le­van­te, ob­ser­ván­do­se una ten­den­cia cre­cien­te en el ca­so de An­da­lu­cía y mu­cho más es­ta­ble en Ex­tre­ma­du­ra. Con­se­cuen­te­men­te, la pau­ta na­cio­nal es muy pa­re­ci­da a la de Se­vi­lla, que pre­sen­ta una gran es­ta­bi­li­dad en la pro­duc­ción, mien­tras que Cór­do­ba y Má­la­ga, aun­que con me­nor por­cen­ta­je, han te­ni­do un ma­yor cre­ci­mien­to en las úl­ti­mas 15 cam­pa­ñas, per­mi­tien­do así que la pro­duc­ción na­cio­nal au­men­te. La pro­duc­ción en Ex­tre­ma­du­ra pre­sen­ta cier­ta dua­li­dad. Mien­tras que en el ca­so de Cá­ce­res se da una ma­yor es­ta­bi­li­dad, en la pro­vin­cia de Ba­da­joz se pro­du­ce cier­ta ten­den­cia re­ce­si­va. Con­si­de­ran­do que se­gún los da­tos que apa­re­cen en la En­cues­ta de Su­per­fi­cies y Ren­di­mien­tos de Cul­ti­vos de Es­pa­ña (ESYRCE) del Magrama, la su­per­fi­cie des­ti­na­da a acei­tu­na de me­sa en am­bas pro­vin­cias en es­tos úl­ti­mos años se ha man­te­ni­do inal­te­ra­da.

Pro­duc­ción por va­rie­da­des

En Es­pa­ña prin­ci­pa­les va­rie­da­des de acei­tu­na de me­sa son la ho­ji­blan­ca (45% de la pro­duc­ción es­pa­ño­la) y la man­za­ni­lla (32%). La ho­ji­blan­ca es­tá te­nien­do una evo­lu­ción im­por­tan­te en los úl­ti­mos 6 años, que coin­ci­de con una li­ge­ra ten­den­cia a la ba­ja de la man­za­ni­lla. Se pro­du­ce cier­to efec­to de sus­ti­tu­ción en­tre am­bas. El com­por­ta­mien­to de las otras va­rie­da­des más re­pre­sen­ta­ti­vas co­mo gor­dal (6%), ca­rras­que­ña (8%) y ca­ce­re­ña (5,5%) pre­sen­tan una ma­yor va­ria­bi­li­dad en la pro­duc­ción. La gor­dal y la ca­rras­que­ña pre­sen­tan un im­por­tan­te re­tro­ce­so en la pro­duc­ción, que en el ca­so de la úl­ti­ma fue co­rre­gi­do li­ge­ra­men­te al al­za gra­cias a la co­se­cha de 2013/14, don­de al­can­zó el má­xi­mo con más de 64.000 to­ne­la­das. En cam­bio pa­ra la gor­dal, esa cam­pa­ña mar­có un mí­ni­mo his­tó­ri­co de 11.000 to­ne­la­das Es­tas va­rie­da­des de ten­den­cia de­cre­cien­te, con­tras­tan con la ca­ce­re­ña que pre­sen­ta una li­ge­ra ten­den­cia al al­za.

Acei­tu­na pa­ra al­ma­za­ra vs acei­tu­na pa­ra me­sa

Los dos pro­duc­tos que se ob­tie­nen del oli­var, acei­te de oliva y acei­tu­na de me­sa, pre­sen­tan un cier­to pa­ra­le­lis­mo pro­duc­ti­vo, es de­cir cuan­do hay una bue­na co­se­cha de acei­te tam­bién la hay de acei­tu­na de me­sa, aun­que pue­den exis­tir va­rie­da­des de acei­tu­na de me­sa en las que no exis­ta es­te pa­ra­le­lis­mo.

En ge­ne­ral se pue­de de­cir que la va­ria­bi­li­dad en el ca­so de la acei­tu­na de me­sa es me­nor, de­bi­do a la su­ma de di­ver­sos as­pec­tos: una ma­yor in­ten­si­dad en el cul­ti­vo de oli­var pa­ra acei­tu­na de me­sa, más por­cen­ta­je de su­per­fi­cie en re­ga­dío y ma­yor den­si­dad de ár­bo­les por hec­tá­rea; el pe­rio­do de exposición del fru­to a la cli­ma­to­lo­gía es me­nor: la re­co­lec­ción en la acei­tu­na de me­sa es más tem­pra­na (fi­na­les de agos­to has­ta me­dia­dos de oc­tu­bre, apro­xi­ma­da­men­te), por lo que el fru­to es­tá me­nos ex-

ES­PA­ÑA ES EL PRI­MER PRO­DUC­TOR MUN­DIAL DE ACEI­TU­NA DE ME­SA, CON UNA PRO­DUC­CIÓN ME­DIA DE CA­SI 540.000 TO­NE­LA­DAS (ÚL­TI­MAS SEIS CAM­PA­ÑAS) QUE RE­PRE­SEN­TA EL 24% DE LA PRO­DUC­CIÓN MUN­DIAL Y EL 70% DE LA UE

pues­to a fe­nó­me­nos co­mo llu­vias oto­ña­les y he­la­das que po­drían afec­tar a la pro­duc­ción y a su ca­li­dad; el ár­bol se pre­pa­ra me­jor pa­ra la si­guien­te co­se­cha, por dos as­pec­tos, uno por la pro­pia re­co­lec­ción tem­pra­na que per­mi­te al ár­bol re­cu­pe­rar­se me­jor y tam­bién por­que al no exis­tir “va­reo” en la re­co­lec­ción, los bro­tes del ár­bol no su­fren y por tan­to la flo­ra­ción si­guien­te es mu­cho ma­yor que en el ca­so de la acei­tu­na de al­ma­za­ra. Asi­mis­mo, la no pre­sen­cia del fru­to en el ár­bol per­mi­te que se pro­duz­ca la in­duc­ción flo­ral.

Con to­do ello po­de­mos con­cluir que la evo­lu­ción del sec­tor de la acei­tu­na de me­sa en nues­tro país ha si­do po­si­ti­va, y aun­que la su­per­fi­cie se ha­ya vis­to men­gua­da, la pro­duc­ción ha as­cen­di­do de­bi­do, so­bre to­do a las nue­vas téc­ni­cas de cul­ti­vo que fa­vo­re­cen que en una me­nor su­per­fi­cie la pro­duc­ción sea ma­yor, y ha­cien­do que Es­pa­ña con­ti­núe sien­do el prin­ci­pal pro­duc­tor del mun­do.

Se­gún las or­ga­ni­za­cio­nes agra­rias, el sec­tor vie­ne arras­tran­do pro­ble­mas li­ga­dos a su fal­ta de ren­ta­bi­li­dad. Fo­to: 123rf.

La su­per­fi­cie de oli­var en Es­pa­ña des­ti­na­do ex­clu­si­va­men­te a acei­tu­na de me­sa ha dis­mi­nui­do en los úl­ti­mos 25 años. Fo­to: 123.rf.

Prin­ci­pa­les va­rie­da­des de acei­tu­na en Es­pa­ña. Fuen­te: Magrama.

La pro­duc­ción de acei­tu­na de me­sa es­tá muy lo­ca­li­za­da en dos co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas: An­da­lu­cía y Ex­tre­ma­du­ra. Fo­to: Oleo/GTP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.