Gli­fo­sa­to, un her­bi­ci­da que ge­ne­ra po­lé­mi­ca en la UE

Los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios cons­ti­tu­yen un con­jun­to de sus­tan­cias o mez­clas de sus­tan­cias des­ti­na­das a la pre­ven­ción de la ac­ción, o di­rec­ta­men­te a su des­truc­ción, de in­sec­tos, áca­ros, mo­lus­cos, roe­do­res, hon­gos, ma­las hier­bas, bac­te­rias y otras for­mas d

Oleo Revista - - OLEOCAMPO -

El Re­gis­tro de Pro­duc­tos Fi­to­sa­ni­ta­rios del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te se­ña­la que los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios son im­pres­cin­di­bles pa­ra la pro­duc­ción agrí­co­la, tan­to ba­jo los sis­te­mas con­ven­cio­na­les, co­mo los sis­te­mas de pro­duc­ción in­te­gra­da o eco­ló­gi­ca, a pe­sar de sus efec­tos des­fa­vo­ra­bles pa­ra la pro­duc­ción ve­ge­tal, pa­ra los se­res hu­ma­nos, ani­ma­les y me­dio am­bien­te. Por ello, es im­pres­cin­di­ble que di­chos efec­tos no en­tra­ñen pe­li­gro ni pre­sen­ten ni­ve­les de ries­go, pe­ro es esa do­ble ver­tien­te po­si­ti­va y ne­ga­ti­va lo que ha he­cho que se en­cuen­tren en un es­ta­do de sos­pe­cha per­ma­nen­te.

La úl­ti­ma po­lé­mi­ca en es­ta ma­te­ria ha es­ta­do pro­ta­go­ni­za­da por el gli­fo­sa­to, un her­bi­ci­da de am­plio es­pec­tro, desa­rro­lla­do pa­ra la eli­mi­na­ción de hier­bas y ar­bus­tos, que fue co­mer­cia­li­za­do por pri­me­ra vez en los años 70 por la com­pa­ñía Mon­san­to. En el año 2.000 ca­du­có su pa­ten­te y des­de en­ton­ces lo pro­du­cen mu­chas com­pa­ñías ba­jo di­fe­ren­tes nom­bres co­mer­cia­les. En Es­pa­ña es­tán au­to­ri­za­dos 125 pro­duc­tos dis­tin­tos que uti­li­zan en sus com­pues­tos gli­fo­sa­to.

Es­te pro­duc­to tie­ne sus de­fen­so­res y de­trac­to­res. La Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal (EPA) de EEUU lo ca­li­fi­có en 1993 de “ba­ja to­xi­ci­dad” y es­tu­dios con si­mi­la­res con­clu­sio­nes se han lle­va­do a ca­bo tam­bién en Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, en mar­zo de 2015, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de­cla­ró que el gli­fo­sa­to es “un pro­ba­ble car­ci­nó­geno pa­ra los se­res hu­ma­nos” reavi­van­do la po­lé­mi­ca. La pro­pia EPA ha en­con­tra­do que al­gu­nos la­bo­ra­to­rios con­tra­ta­dos por Mon­san­to pa­ra es­tu­diar los efec­tos del gli­fo­sa­to han fal­si­fi­ca­do los re­sul­ta­dos de sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Tam­bién Mon­san­to fue con­de­na­da en 2007 en EEUU por pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa so­bre el gli­fo­sa­to, al pre­sen­tar­lo co­mo bio­de­gra­da­ble y sin efec­tos so­bre el sue­lo.

La au­to­ri­za­ción por par­te de la Unión Eu­ro­pea so­bre su uso ven­cía el pa­sa­do mes de ju­nio, de mo­do que la dis­cu­sión so­bre si de­bía pro­rro­gar­se o prohi­bir­se ha pro­ta­go­ni­za­do di­fe­ren­tes “lu­chas” en­tre aque­llos que es­ta­ban a fa­vor y los que se opo­nían. Fi­nal­men­te, a po­cas ho­ras de ex­pi­rar la li­cen­cia y pe­se a la re­ti­cen­cia de al­gu­nos es­ta­dos miem­bros, la Co­mi­sión Eu­ro­pea anun­cia­ba la pró­rro­ga por un má­xi­mo de 18 me­ses la au­to­ri­za­ción en la UE del po­lé­mi­co her­bi­ci­da.

El eje­cu­ti­vo eu­ro­peo ex­pli­ca­ba en un co­mu­ni­ca­do ha­ber “de­ci­di­do pro­lon­gar la au­to­ri­za­ción del gli­fo­sa­to por un pe­rio­do li­mi­ta­do, has­ta que la Agen­cia Eu­ro­pea de Sus­tan­cias y Mez­clas Quí­mi­cas pu­bli­que su dic­ta­men, co­mo muy tar­de a fi­na­les de 2017”. Bru­se­las ha jus­ti­fi­ca­do es­ta de­ci­sión por el re­cha­zo de los es­ta­dos miem­bros a “to­mar res­pon­sa­bi­li­da­des” en el asun­to y la Co­mi­sión de­ci­día asu­mir la pró­rro­ga de la li­cen­cia a fal­ta de una ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da en­tre los es­ta­dos miem­bros.

Si no se hu­bie­ra to­ma­do una de­ci­sión an­tes del fi­nal del pla­zo, la sus­tan­cia, pre­sen­te en los her­bi­ci­das, hu­bie-

se si­do prohi­bi­da, tras­tor­nan­do el sis­te­ma de pro­duc­ción de las gran­des ex­plo­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias eu­ro­peas.

El por­ta­voz de la aso­cia­ción de pro­duc­to­res eu­ro­peos de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios (ECPA),Grae­me Tay­lor, afir­ma­ba es­tar se­gu­ro de que mu­chos ca­li­fi­ca­rán es­ta la de­ci­sión co­mo una vic­to­ria pa­ra la in­dus­tria”. Sin em­bar­go, la pro­pia in­dus­tria di­ce es­tar “de­cep­cio­na­da” ya que la Co­mi­sión pla­nea­ba en un pri­mer mo­men­to re­no­var la li­cen­cia por 15 años.

Ins­pec­cio­nes de equi­pos

Otro de los te­mas pro­ta­go­nis­tas de los úl­ti­mos me­ses en ma­te­ria de fi­to­sa­ni­ta­rios es la ins­pec­ción de los equi­pos que se uti­li­zan pa­ra su apli­ca­ción en Es­pa­ña. El Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te pu­bli­có el Real De­cre­to 1702/2011, de 18 de no­viem­bre, so­bre las ins­pec­cio­nes obli­ga­to­rias de los equi­pos de apli­ca­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios y to­dos los equi­pos que se en­cuen­tren en el ám­bi­to de apli­ca­ción de es­te Real De­cre­to, de­ben ser ins­pec­cio­na­dos al me­nos una vez, an­tes del 26 de no­viem­bre de 2016.

Una co­rrec­ta apli­ca­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios re­quie­re una dis­tri­bu­ción ho­mo­gé­nea del pro­duc­to, y que es­té de acuer­do con las do­sis au­to­ri­za­das y re­co­men­da­das, al ob­je­to de evi­tar efec­tos no­ci­vos o per­ju­di­cia­les en la sa­lud hu­ma­na y el me­dio am­bien­te. Una de­fi­cien­te re­gu­la­ción de los equi­pos o má­qui­nas de apli­ca­ción pue­de dar lu­gar a dis­tri­bu­cio­nes anó­ma­las y la pre­sen­cia de des­per­fec­tos, ave­rías o des­ajus­tes pue­de ori­gi­nar fu­gas o ver­ti­dos de pro­duc­to en lu­ga­res inade­cua­dos.

La Ley 43/2002, de 20 de no­viem­bre, de sa­ni­dad ve­ge­tal, pre­ten­de ex­pre­sa­men­te, ga­ran­ti­zar que los me­dios de de­fen­sa fi­to­sa­ni­ta­ria reúnan to­das las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias y es­ta­ble­ce las dis­po­si­cio­nes bá­si­cas re­la­ti­vas a los re­qui­si­tos que de­ben cum­plir es­tos me­dios, al uso ra­cio­nal de los mis­mos aten­dien­do, en lo que se re­fie­re a los equi­pos de apli­ca­ción, tan­to a las con­di­cio­nes de uso del pla­gui­ci­da uti­li­za­do en ca­da ca­so co­mo a los re­qui­si­tos de man­te­ni­mien­to y pues­ta a pun­to de di­chos equi­pos, a los con­tro­les ofi­cia­les pa­ra ve­ri­fi­car el cum­pli­mien­to de di­chas dis­po­si­cio­nes y a los ins­tru­men­tos de apo­yo ne­ce­sa­rios pa­ra la rea­li­za­ción de las co­rres­pon­dien­tes ins­pec­cio­nes.

Por su par­te, la Di­rec­ti­va 2009/128/CE, de 21 de oc­tu­bre, del Par­la­men­to Eu­ro­peo y del Con­se­jo, por la que se es­ta­ble­ce un Uso Sos­te­ni­ble de los Pla­gui­ci­das, es­ta­ble­ce de­ter­mi­na­dos re­qui­si­tos de obli­ga­do cum­pli­mien­to en es­ta ma­te­ria. Así co­mo en el ar­tícu­lo 8 y el Anexo II de la ci­ta­da Di­rec­ti­va, que es­ta­ble­ce que pa­ra pre­ve­nir es­tos ries­gos es ne­ce­sa­rio, en­tre otros re­que­ri­mien­tos, uti­li­zar equi­pos de apli­ca­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios que fun­cio­nen co­rrec­ta­men­te, ga­ran­ti­zan­do la exac­ti­tud en la dis­tri­bu­ción y do­si­fi­ca­ción del pro­duc­to, así co­mo la no exis­ten­cia de fu­gas en el lle­na­do, va­cia­do y man­te­ni­mien­to.

A es­te res­pec­to, An­da­lu­cía es una de las re­gio­nes que ha li­be­ra­li­za­do el ser­vi­cio de ins­pec­ción de equi­pos de apli­ca­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios. El pa­sa­do 3 de ma­yo el Con­se­jo de Go­bierno apro­bó un de­cre­to ley que de­ro­ga el ré­gi­men de ex­clu­si­vi­dad de los ser­vi­cios de ins­pec­ción téc­ni­ca de equi­pos de apli­ca­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios, que re­caía has­ta el mo­men­to en la em­pre­sa pú­bli­ca Ve­ri­fi­ca­cio­nes In­dus­tria­les de An­da­lu­cía, SA (Veia­sa). Se­gún ha ex­pli­ca­do la con­se­je­ra de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y De­sa­rro­llo Ru­ral, Car­men Or­tiz, es­ta ac­tua­ción da res­pues­ta “de ma­ne­ra in­me­dia­ta” al in­for­me del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Com­pe­ti­ti­vi­dad pa­ra dar cum­pli­mien­to a la Ley de Ga­ran­tía de la Uni­dad de Mer­ca­do y “per­mi­te abrir la ac­ti­vi­dad a otros ope­ra­do­res au­to­ri­za­dos”.

Ade­más, ase­gu­ra que es­ta me­di­da “fa­ci­li­ta­rá el cum­pli­mien­to de los pla­zos y ge­ne­ra­rá ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pa­ra las em­pre­sas que se de­di­quen a dar es­te ti­po de ser­vi­cio y per­mi­ti­rá que An­da­lu­cía reali­ce de for­ma coor­di­na­da es­te nue­vo pro­ce­di­mien­to au­men­tan­do en efi­ca­cia y efi­cien­cia” y la aper­tu­ra de ope­ra­do­res de­be fa­ci­li­tar que la ins­pec­ción de los equi­pos de apli­ca­ción de fi­to­sa­ni­ta­rios pue­da es­tar rea­li­za­da en los pla­zos pre­vis­tos por la Unión Eu­ro­pea.

En lí­nea con la nue­va re­gu­la­ción y el com­pro­mi­so de la Jun­ta por el uso sos­te­ni­ble de los pla­gui­ci­das, la con­se­je­ra tam­bién ha­cía re­fe­ren­cia al de­cre­to apro­ba­do el 3 de ma­yo en Con­se­jo de Go­bierno que me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta an­te los nue­vos re­tos en ma­te­ria de sa­ni­dad ve­ge­tal. La nor­ma, ela­bo­ra­da por la Con­se­je­ría de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y De­sa­rro­llo Ru­ral, avan­za en la re­gu­la­ción de la pre­ven­ción y lucha con­tra pla­gas, el uso sos­te­ni­ble de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios y la ins­pec­ción de equi­pos pa­ra su apli­ca­ción. Asi­mis­mo, fa­ci­li­ta la adop­ción de me­di­das pa­ra ha­cer fren­te a re­cien­tes ame­na­zas co­mo las vin­cu­la­das a la bac­te­ria Xy­le­lla fas­ti­dio­sa, que afec­ta al oli­vo, en­tre otros.

Se­gún Or­tiz, “el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de la Jun­ta es que los agri­cul­to­res reali­cen los tra­ta­mien­tos con­tra pla­gas de la for­ma más óp­ti­ma po­si­ble, ga­ran­ti­zan­do, por un la­do, la efi­ca­cia en su uti­li­za­ción y por otro la se­gu­ri­dad am­bien­tal y de sa­lud en su ma­ne­jo”. La con­se­je­ra ha re­cor­da­do que la sa­ni­dad ve­ge­tal es una cues­tión de pri­mer or­den pa­ra la Con­se­je­ría de Agri­cul­tu­ra. “No ol­vi­de­mos que con­ta­mos con el ma­yor sec­tor agra­rio del país, que apor­ta la cuar­ta par­te de to­do el va­lor de pro­duc­ción y un ter­cio del va­lor aña­di­do”.

El gli­fo­sa­to, un her­bi­ci­da de am­plio es­pec­tro, desa­rro­lla­do pa­ra la eli­mi­na­ción de hier­bas y ar­bus­tos.

To­dos los equi­pos de apli­ca­ción de fi­to­sa­ni­ta­rios ser ins­pec­cio­na­dos al me­nos una vez an­tes del 26 de no­viem­bre de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.