“Es­quil­mar el sue­lo del oli­var en aras de la pro­duc­ti­vi­dad es un pe­li­gro”

La des­nu­dez del sue­lo del oli­var es un ele­men­to ca­da vez más ha­bi­tual en los cam­pos de la pro­vin­cia de Jaén y a su vez es un te­ma que preo­cu­pa a ins­ti­tu­cio­nes, in­ves­ti­ga­do­res del sec­tor y agri­cul­to­res. An­to­nio Gar­cía Fuen­tes, pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de

Oleo Revista - - OLEO I+D+ -

¿Có­mo afec­ta al sue­lo del oli­var el uso con­ti­nua­do de her­bi­ci­das?

Hay que des­ta­car que el her­bi­ci­da en sí no es un pro­duc­to ma­lo. De ser­lo, es­ta­ría prohi­bi­do. Pe­ro su mal uso con­ti­nua­do y, so­bre to­do, la ma­la ges­tión de las cu­bier­tas ve­ge­ta­les del oli­var es lo que fo­men­ta de­jar los sue­los des­nu­dos y que, cuan­do se pro­du­cen fe­nó­me­nos de vien­to o fe­nó­me­nos hí­dri­cos co­mo la llu­via, esos efec­tos de los agen­tes abió­ti­cos ha­cen que el sue­lo se ero­sio­ne.

¿Qué can­ti­dad de sue­lo se es­tá per­dien­do ac­tual­men­te?

Es­to se vie­ne es­tu­dian­do des­de ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po. Hay pu­bli­ca­cio­nes que ha­blan de 80 to­ne­la­das mé­tri­cas de pér­di­da de sue­lo por hec­tá­rea y por año. Otras pu­bli­ca­cio­nes pos­te­rio­res in­di­can que po­si­ble­men­te esas ci- fras no sean tan ele­va­das, pe­ro en el día a día es­ta­mos vien­do co­mo hay cár­ca­vas en oli­vos si­tua­dos en zo­nas de pen­dien­te. El pro­pio agri­cul­tor tie­ne que em­plear su pro­pia po­da pa­ra ta­par esas cár­ca­vas e in­clu­so ya se es­tá em­plean­do hor­mi­gón y ce­men­to. Es una bar­ba­ri­dad no ver el pro­ble­ma an­tes y tra­tar de mi­ti­gar­lo des­pués con el gas­to de dinero que con­lle­va pa­ra el agri­cul­tor.

¿Qué re­le­van­cia tie­ne la cu­bier­ta ve­ge­tal en el me­dio na­tu­ral del oli­var?

La cu­bier­ta ve­ge­tal en el oli­var es muy im­por­tan­te por­que cu­bre sue­lo e im­pi­de que la ero­sión ac­túe en gra­do má­xi­mo. Hay mu­chos ti­pos de cu­bier­ta: de ve­ge­ta­ción na­tu­ral, que son las más idó­neas des­de el pun­to de vis­ta de nues­tro equi­po de tra­ba­jo que lle­va es­tu­dián­do­las des­de los años no­ven­ta, o cu­bier­tas iner­tes, has­ta se pue­den ge­ne­rar de pie­dras, que ha­cen el efec­to de fre­nar aun­que tam­bién tie­nen otros ele­men­tos ne­ga­ti­vos. Ade­más, las cu­bier­tas im­pi­den que la fuer­za de la llu­via pro­vo­que un im­pac­to en el grano y, don­de hay pen­dien­te, la es­co­rren­tía en que ese grano, en fun­ción de su ta­ma­ño y del ti­po de sue­lo, se va­ya en ma­yor o me­nor me­di­da. Al nor­te de la pro­vin­cia, en An­dú­jar o Mar­mo­le­jo, o en la zo­na de Linares y la co­mar­ca del Con­da­do te­ne­mos una ban­da de sue­lo de are­nis­cas muy fá­cil­men­te ero­sio­na­bles. En cuan­to se cam­bian y mo­di­fi­can los sue­los, si no se ha­ce un buen freno pa­ra la cu­bier­ta, rá­pi­da­men­te apa­re­ce la ero­sión.

¿Has­ta qué pun­to esa si­tua­ción de sue­lo des­nu­do pro­vo­ca un per­jui­cio al eco­sis­te­ma y un da­ño eco­nó­mi­co al agri­cul­tor?

El agri­cul­tor de­be sa­ber, y creo que sa­be, que su cul­ti­vo se asien­ta en el sue­lo. El sue­lo es­tá lleno de com­po­nen­tes vi­vos. Si ma­ta­mos ese com­po­nen­te vi­vo, que van a ser bac­te­rias, hon­gos, mus­gos o lí­que­nes, ya no in­ter­ac­tua­rá con las raí­ces de las plan­tas y ten­dre­mos un se­ve­ro pro­ble­ma. Ya hay sue­lo de oli­var que es­tá prác­ti­ca­men­te al bor­de de la muer­te por­que se es­tá apel­ma­zan­do, por­que no son sue­los que se ai­rean, ni permea­bles al agua y por-

que su com­po­nen­te bio­ló­gi­co es muy es­ca­so. El agri­cul­tor in­ten­ta pa­liar esa po­bre­za me­dian­te la in­tro­duc­ción de ni­tró­geno, fós­fo­ro, po­ta­sio y otros ele­men­tos. Es­ta­mos con­ti­nua­men­te in­vir­tien­do en el agroe­co­sis­te­ma, con tal de pro­du­cir y don­de de­be­ría­mos ac­tuar es cui­dan­do la ba­se del cul­ti­vo, el sue­lo fun­da­men­tal­men­te.

Si con­ti­nua­mos con el mal uso de her­bi­ci­das, ¿el oli­var co­rre pe­li­gro a me­dio/lar­go pla­zo?

Si se­gui­mos con ma­las ac­tua­cio­nes es pro­ba­ble que, en de­ter­mi­na­dos pun­tos muy lo­ca­li­za­dos, se pier­da por com­ple­to el sue­lo. Si se pier­de el sue­lo, apa­re­ce la ro­ca ma­dre y ahí ya no se pue­de traer sue­lo de otro si­tio. Ha­bla­mos de mi­les de to­ne­la­das de sue­lo arras­tra­das por un río o arroyo que son irre­cu­pe­ra­bles. Afor­tu­na­da­men­te, aho­ra mis­mo son fin­cas de olivares muy pun­tua­les. Hay una ero­sión ge­ne­ra­li­za­da en la ma­yo­ría de los olivares con pen­dien­te pe­ro no es una ci­fra tan bru­tal. En el ca­so de que un agri­cul­tor en­cuen­tre sín­to­mas de fra­gi­li­dad en el sue­lo de su oli­var, sí de­be acu­dir a los ex­per­tos pa­ra que le ase­so­ren por­que exis­te el fe­nó­meno de la re­cu­pe­ra­ción, que lla­ma­mos re­si­lien­cia. Sin em­bar­go, es pro­ba­ble que en al­gu­nos pun­tos en los que se es­tá ac­tuan­do mal des­de ha­ce 30 o 40 años, ha­ya pro­ble­mas. En zo­nas don­de hay sue­los frá­gi­les co­mo el ye­so, co­mo ocu­rre cer­ca de To­rre­del­cam­po y sus ale­da­ños, mu­chos de esos sue­los se han ro­tu­ra­do pa­ra me­ter olivares que ha­ce tres dé­ca­das no es­ta­ban y ese sue­lo hay que cui­dar­lo muy bien por­que es muy frá­gil. En mu­chos ca­sos in­tro­du­cir el oli­var en esos sus­tra­tos es bas­tan­te im­pro­duc­ti­vo.

Una de las soluciones es la pro­pia siem­bra de cu­bier­tas ve­ge­ta­les. ¿Qué plan­tas son las más ade­cua­das pa­ra fre­nar la ero­sión?

Lo que pre­do­mi­na de for­ma na­tu­ral son le­gu­mi­no­sas, gra­mí­neas y com­pues­tas co­mo las mar­ga­ri­tas. Apar­te de que son las do­mi­nan­tes, es­ta­mos bus­can­do los bio­ti­pos y mor­fo­lo­gías idó­neos pa­ra que ta­pi­cen el má­xi­mo por­cen­ta­je de sue­lo, ge­ne­ren mu­chí­si­ma co­ber­tu­ra, no ele­ven mu­cho pa­ra que no en­tren en com­pe­ten­cia con las raí­ces del oli­vo, y se­mi­llen en gran can­ti­dad, pa­ra que per­sis­tan y no te­ner que sem­brar to­dos los años. En ese sen­ti­do, no in­tere­sa que sean es­pe­cies pe­ren­nes, sino que cie­rren el ci­clo rá­pi­da­men­te, y lle­gan­do a es­ta épo­ca con tem­pe­ra­tu­ras más al­tas ya es­tén se­cas.

¿Qué otras al­ter­na­ti­vas se es­tán in­ves­ti­gan­do o lle­van­do a ca­bo pa­ra es­ta ta­rea?

Des­de 2006, tra­ba­ja­mos con la po­si­bi­li­dad de te­ner re­ba­ños ovi­nos en el oli­var. Cuan­do ha­ce diez años plan­tea­mos esa si­tua­ción, nos tra­ta­ban de lo­cos. Pri­me­ro em­pe­za­mos con olivares de Má­la­ga y Lo­ja. Más tar­de, en­con­tra­mos a Juan To­rres, uno de los agri­cul­to­res pio­ne­ros en Pe­ga­la­jar (Jaén).

¿Có­mo se lle­va a ca­bo es­ta ex­pe­rien­cia con ga­na­do?

Nos he­mos pues­to de acuer­do con los agri­cul­to­res pa­ra me­dir pa­rá­me­tros, ver qué preo­cu­pa­cio­nes tie­nen, ana­li­zar qué ocu­rre cuan­do el ga­na­do es­tá es­tan­te de for­ma con­ti­nua­da, qué ocu­rre cuan­do el ga­na­do en­tra y sa­le y qué ocu­rre cuan­do el ga­na­do no en­tra. Es­ta­mos en pe­rio­do de com­pa­ra­ción de re­sul­ta­dos aun­que ya ha sa­li­do al­gu­na pu­bli­ca­ción. El sue­lo es­tá muy bien nu­tri­do y muy equi­li­bra­do cuan­do hay ga­na­de­ría en ma­yor o me­nor gra­do. Hay cier­tas di­fe­ren­cias cuan­do el ga­na­do es­tá de for­ma con­ti­nua­da. Cuan­do el ga­na­do so­lo en­tra, co­me y sa­le, y de­fe­ca en otro si­tio, las di­fe­ren­cias

no son tan gran­des. Aun­que, ca­da fin­ca es un mun­do y no se pue­de ge­ne­ra­li­zar. Ca­da fin­ca tie­ne un ti­po de sue­lo, un ti­po de pen­dien­te, un ti­po de pas­to­reo y un ti­po de ges­tión y eso hay que ade­cuar­lo a ca­da fin­ca. Es otra co­sa de lo que nos es­ta­mos dan­do cuen­ta. Lo que sí es ver­dad, es que los sue­los de­jan de es­tar ero­sio­na­dos y que el ver­ti­ci­llium en los olivares eco­ló­gi­cos que he­mos tra­ba­ja­do no tie­ne in­ci­den­cia prác­ti­ca­men­te. Y si exis­te no se ha­ce ver. Eso es otra cues­tión que ca­si na­die tie­ne en cuen­ta. Ge­ne­ral­men­te, don­de hay cu­bier­ta ve­ge­tal de for­ma con­ti­nua­da, parece ser que el ver­ti­ci­llium ata­ca me­nos. Por un la­do, po­de­mos te­ner cier­tas pér­di­das por­que la pro­duc­ción eco­ló­gi­ca es me­nor, pe­ro por otro la­do te­ne­mos un oli­var más sano.

¿De qué for­ma se pue­de con­cien­ciar al agri­cul­tor pa­ra que va­lo­re más el cui­da­do del sue­lo de su oli­var?

De al­gu­na ma­ne­ra, las nor­ma­ti­vas y ayu­das pro­mo­vi­das por la Unión Eu­ro­pea, por ad­mi­nis­tra­cio­nes es­pa­ño­las y por la Jun­ta de An­da­lu­cía es­tán con­di­cio­nan­do las bue­nas prác­ti­cas a re­ci­bir cier­ta sub­ven­ción, lo que in­flu­ye en nues­tra con­cien­cia­ción. Pe­ro el oli­va­re­ro ne­ce­si­ta mu­cha in­for­ma­ción por­que du­ran­te mu­chos años se le ha trans­mi­ti­do una in­for­ma­ción que no es del to­do real y de la cual aho­ra se es­tán vien­do las con­se­cuen­cias.

El agri­cul­tor co­no­ce que el sue­lo es un com­po­nen­te vi­tal. El pro­ble­ma es que si que­re­mos te­ner una gran pro­duc­ción en po­cos años e in­ten­si­fi­ca­mos el sis­te­ma, pro­vo­ca­mos un da­ño. Un da­ño que no se va a ver el año si­guien­te, pe­ro si se­gui­mos ac­tuan­do de for­ma ne­ga­ti- va so­bre el agroe­co­sis­te­ma, en la dé­ca­da pos­te­rior ve­re­mos re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos. Ya en mu­chos olivares no se desa­rro­lla nin­gu­na flo­ra na­tu­ral y, por en­de, ape­nas hay fau­na. Por lo tan­to, ha­ce fal­ta con­cien­ciar que en mu­chas oca­sio­nes, ob­te­ner un nú­me­ro ‘x’ de ki­los de acei­tu­na más ese año no es el ob­je­ti­vo prin­ci­pal. El ob­je­ti­vo es ob­te­ner una pro­duc­ción que sea ren­ta­ble y bus­car equi­li­brio, es de­cir que esos olivares pue­dan he­re­dar­los las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes. Si es­quil­ma­mos, no po­dre­mos se­guir apro­ve­chan­do su fru­to. Hay que men­ta­li­zar al agri­cul­tor so­bre los pe­li­gros y es­quil­mar el sue­lo en aras de la pro­duc­ti­vi­dad es uno de ellos.

¿Es­tán abier­tos los agri­cul­to­res a es­te ti­po de téc­ni­cas?

LA HIER­BA ES UN ALIA­DO PA­RA FRE­NAR EL SUE­LO PE­RO PUE­DE SER UN COM­PO­NEN­TE COM­PE­TI­TI­VO PA­RA EL OLI­VAR. HAY QUE SA­BER EN QUÉ MO­MEN­TO CORTARLA Y PROCURAR EL MÍ­NI­MO NÚ­ME­RO DE COR­TES

Hay una ge­ne­ra­ción de agri­cul­to­res que es­tá muy con­cien­cia­da con el me­dio am­bien­te. Co­no­cen las úl­ti­mas no­ve­da­des, rea­li­zan cur­sos y tie­nen in­te­rés por me­jo­rar la ma­qui­na­ria pa­ra aho­rrar cos­tes y sa­car pro­duc­ción en equi­li­brio con el me­dio. Es cier­to que hay otro gru­po que son más rea­cios e im­permea­bles, qui­zás por la edad. Es­tá cla­ro que no to­do el mun­do cam­bia sus téc­ni­cas, pe­ro sí exis­te una con­cien­cia­ción a cam­biar y es­tán ávi­dos por­que se les ex­pli­quen las co­sas. El he­cho de que ac­túen o no de­pen­de de otros fac­to­res. Pe­ro sí es ver­dad que el pro­ble­ma es la pro­duc­ti­vi­dad y el tiem­po. Es de­cir, pa­ra el agri­cul­tor, el nú­me­ro de ho­ras que in­vier­ten en su oli­var de­be ser ren­ta­ble.

Por ejem­plo, ya se va des­car­tan­do el tó­pi­co de que el que tie­ne hier­ba en su cul­ti­vo es un mal la­bra­dor. ¿Por qué? Por­que en reali­dad es una téc­ni­ca que la in­ves­ti­ga­ción ha de­mos­tra­do que es bue­na pa­ra el sue­lo. Pe­ro hay que sa­ber ma­ne­jar­la. No se pue­de que­dar ahí cuan­do lle­ga­mos a es­tas épo­cas de al­tas tem­pe­ra­tu­ras. La hier­ba es un alia­do pa­ra fre­nar el sue­lo pe­ro pue­de ser un com­po­nen­te com­pe­ti­ti­vo pa­ra el oli­var. Hay que sa­ber en qué mo­men­to cortarla y procurar el mí­ni­mo nú­me­ro de cor­tes. Es­te año sin ir más le­jos, la llu­via tar­día ha re­tra­sa­do la cor­ta por par­te de al­gu­nos de nues­tros co­la­bo­ra­do­res. Es un ejem­plo de agri­cul­to­res que es­cu­chan es­tos con­se­jos y po­nen en prác­ti­ca las téc­ni­cas ade­cua­das.

An­to­nio Gar­cía Fuen­tes es pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Bio­lo­gía Ani­mal, Bio­lo­gía Ve­ge­tal y Eco­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Jaén.

El sue­lo es­tá muy bien nu­tri­do y muy equi­li­bra­do cuan­do hay ga­na­de­ría en ma­yor o me­nor gra­do.

El oli­va­re­ro ne­ce­si­ta mu­cha in­for­ma­ción por­que du­ran­te mu­chos años lo que se le ha trans­mi­ti­do no era del to­do real.

Don­de hay cu­bier­ta ve­ge­tal de for­ma con­ti­nua­da, el ver­ti­ci­llium ata­ca me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.