Oleo­tu­ris­mo Ma­llor­ca, el Ar­te de la Na­tu­ra­le­za

El oli­vo y el acei­te de oliva es par­te de la vida de la is­la ba­lear de Ma­llor­ca, que cuen­ta con al­ma­za­ras y oli­vos pro­pios de mu­seo. Pa­ra ello, se han di­se­ña­do una se­rie de ru­tas en las que se in­clu­yen vi­si­tas a es­tas ins­ta­la­cio­nes, don­de co­no­cer el mo­do

Oleo Revista - - OLEOTURISMO -

Par­te de la vida de Ma­llor­ca gi­ra al­re­de­dor del oli­vo y de su fru­to: el Acei­te de Ma­llor­ca, ele­men­to que per­mi­te man­te­ner vi­vo el oli­var, que per­mi­tió cons­truir al­ma­za­ras que hoy son pie­zas de mu­seo. La is­la cuen­ta tam­bién con oli­vos mi­le­na­rios que han si­do mol­dea­dos por la na­tu­ra­le­za crean­do for­mas dig­nas de ver. Pa­ra po­der dis­fru­tar de ello, na­ce el pro­yec­to Oleo­tu­ris­mo Ma­llor­ca. El Ar­te de la Na­tu­ra­le­za, en el que se en­glo­ban un con­jun­to de ac­ti­vi­da­des úni­cas que per­mi­ti­rán al vi­si­tan­te aden­trar­se en el en­torno má­gi­co de los olivares ma­llor­qui­nes y en el fru­to con el que se ela­bo­ra el Acei­te de Ma­llor­ca.

En­tre oli­vos y olivares

La is­la tam­bién cuen­ta con im­pre­sio­nan­tes oli­vos mi­le­na­rios que bien me­re­cen una vi­si­ta, y pa­ra ello el Go­bierno ba­lear los ha re­co­pi­la­do en un es­pa­cio de­di­ca­do al oleo­tu­ris­mo, pa­ra que así sean fá­cil­men­te lo­ca­li­za­bles por el tu­ris­ta que de­ci­da ir a co­no­cer­los.:

El oli­vo de cor­te: ha­ce un par de dé­ca­das es­te be­llo ár­bol fue tras­la­da­do a Pal­ma des­de una fin­ca de Po-

lle­nça pa­ra plan­tar­lo en la Pla­za de Cort co­mo sím­bo­lo de paz y arrai­go a la tie­rra. En él en­con­tra­mos for­mas cu­rio­sas, co­mo la de­no­mi­na­da “la Ore­ja de Ma­llor­ca” o la ca­ra de un ca­be­zu­do. Es­te es un ár­bol ca­ta­lo­ga­do y pro­te­gi­do por la Ley 6/1991 de Pro­tec­ción de ár­bo­les sin­gu­la­res. Se en­cuen­tra si­tua­do en me­dio de la pla­za con el mis­mo nom­bre del mu­ni­ci­pio de Pal­ma, jus­to de­lan­te del Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal ma­llor­qui­na.

El Ca­me­llo: las for­mas qui­mé­ri­cas de El Ca­me­llo de­jan cau­ti­va­dos al tu­ris­ta. Los ha­bi­tan­tes lo­ca­les co­no­cen es­te oli­vo con el nom­bre de Es Ca­mell, aun­que se­gún el án­gu­lo des­de dón­de se mi­re pue­de pa­re­cer una serpiente aho­gan­do una pre­sa o un dra­gón chino pre­pa­ra­do pa­ra el ata­que. Se en­cuen­tra den­tro de la fin­ca de Cas Avin­yons, en el ca­mino de Mu­le­ta

Se­ño­ra del Barranco: ár­bol cen­te­na­rio de for­mas re­tor­ci­das, parece un guar­dián pro­tec­tor de los nu­me­ro­sos ca­mi­nan­tes que ca­da año re­co­rren la po­pu­lar y be­lla ex­cur­sión del Barranco de Bi­nia­raix.

Na Fla­ma­ra­des: cuan­do ob­ser­va­mos de cer­ca es­te oli­vo nos po­de­mos ima­gi­nar que es­ta­mos en el in­fierno de Dan­te, ya que sus lla­ma­ra­das son real­men­te fas­ci­nan­tes. Se en­cuen­tra den­tro de la fin­ca de Son Brull, muy cer­ca de la pis­ci­na del agro­tu­ris­mo.

En­tre las ru­tas pro­ta­go­ni­za­das por el oli­vo, se en­cuen­tran Ca­mino de Mu­le­ta, de 4,8 km de dis­tan­cia, Barranco de Bi­nia­raix, de 2 km, Ca­mino de la Fuen­te Ga­rro­ver, 2,4 km, Oli­var de Co­ma­se­ma, 2,6 km. To­das ellas sin di­fi­cul­tad que per­mi­ten al vi­si­tan­te aden­trar­se en ple­na na­tu­ra­le­za, pa­sear

en­tre oli­vos o vi­si­tar mu­seos al ai­re li­bre en los que el oli­var y su fru­to son pro­ta­go­nis­tas.

Vi­si­tas a Ta­fo­nes

En­tre no­viem­bre y enero, las em­pre­sas ela­bo­ra­do­ras de acei­te de Ma­llor­ca tam­bién ofre­cen vi­si­tas pa­ra mos­trar el pro­ce­so de pro­duc­ción. Una de ellas es Jo­sep Cam­pins Rey­nes, em­pre­sa fa­mi­liar fun­da­da el año 1980 que ela­bo­ra una pro­duc­ción muy li­mi­ta­da de acei­te con de­no­mi­na­ción de ori­gen “Oli de Ma­llor­ca” a ba­se de acei­tu­na de la va­rie­dad ma­llor­qui­na o em­pel­tre. Por su par­te, Olis Só­ller es una coo­pe­ra­ti­va de Sant Bar­to­meu de Só­ller fue fun­da­da en el año 1899 y la ins­ta­la­ción de la pri­me­ra al­ma­za­ra se reali­zó en 1926. Des­de en­ton­ces se ha ela­bo­ra­do acei­te de oliva vir­gen y en los úl­ti­mos años, con la mo­der­ni­za­ción de la al­ma­za­ra, se ha con­se­gui­do ela­bo­rar acei­te de oliva vir­gen ex­tra con de­no­mi­na­ción de ori­gen Acei­te de Ma­llor­ca

EN EL PRO­YEC­TO OLEO­TU­RIS­MO MA­LLOR­CA. EL AR­TE DE LA NA­TU­RA­LE­ZA SE EN­GLO­BAN UN CON­JUN­TO DE AC­TI­VI­DA­DES ÚNI­CAS QUE PER­MI­TI­RÁN AL VI­SI­TAN­TE ADEN­TRAR­SE EN EL EN­TORNO MÁ­GI­CO DE LOS OLIVARES MA­LLOR­QUI­NES Y EN EL FRU­TO CON EL QUE SE ELA­BO­RA EL ACEI­TE DE MA­LLOR­CA

“Olis Só­ller”. Au­bo­cas­sa es otra de las que se pue­den vi­si­tar, sus ins­ta­la­cio­nes da­tan del si­glo XIII con er­mi­ta pro­pia. El es­ta­blo, de es­ti­lo gó­ti­co, se ha res­tau­ra­do y trans­for­ma­do en bo­de­ga y en­va­sa­do­ra de acei­te. Sus 20 hec­tá­reas de oli­vos for­man la ba­se pa­ra la ela­bo­ra­ción de acei­te con de­no­mi­na­ción de ori­gen Oli de Ma­llor­ca.

Asi­mis­mo, en la is­la ma­llor­qui­na ha ha­bi­do va­rias ini­cia­ti­vas cu­yo ob­je­ti­vo ha si­do la re­cu­pe­ra­ción del sis­te­ma tra­di­cio­nal de la pro­duc­ción de acei­te. Una de las prin­ci­pa­les es la que se hay lle­va­do a ca­bo en la Pos­ses­sio Sa Pe­dru­xe­lla que in­clu­ye el pro­gra­ma “Adopt an Oli­ve Tree” (“Adop­ta un oli­vo” y la ex­pe­rien­cia “From oli­ve to oil” (“Del oli­vo al acei­te de oliva”), só­lo dis­po­ni­ble en no­viem­bre y que in­clu­ye una jor­na­da com­ple­ta de par­ti­ci­pa­ción en la pro­duc­ción de acei­te por el mé­to­do tra­di­cio­nal.

Par­te de la vida de Ma­llor­ca gi­ra al­re­de­dor del oli­vo y de su fru­to. Fo­to: Die­go Za­for­te­za.

Ma­llor­ca cuen­ta con im­pre­sio­nan­tes oli­vos mi­le­na­rios que bien me­re­cen una vi­si­ta. Fo­to: Die­go Za­for­te­za

En­tre no­viem­bre y enero, las em­pre­sas ela­bo­ra­do­ras de acei­te de Ma­llor­ca tam­bién ofre­cen vi­si­tas pa­ra mos­trar el pro­ce­so de pro­duc­ción. Fo­tos: Au­bo­cas­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.