El con­su­mo de AOVE no con­du­ce a un au­men­to de pe­so

Se­guir una die­ta me­di­te­rrá­nea no res­trin­gi­da en ca­lo­rías y ri­ca en gra­sas ve­ge­ta­les co­mo el acei­te de oliva vir­gen ex­tra o fru­tos se­cos no con­du­ce a un au­men­to de pe­so sig­ni­fi­ca­ti­vo en com­pa­ra­ción con una die­ta ba­ja en gra­sa. Es­ta es la prin­ci­pal con­clu­si

Oleo Revista - - OLEOSALUD -

La acu­mu­la­ción de prue­bas cien­tí­fi­cas su­gie­re que el con­te­ni­do to­tal de gra­sa no es una me­di­da útil de los da­ños o be­ne­fi­cios de los ali­men­tos, sino que el én­fa­sis de­be es­tar en co­mer más ca­lo­rías pro­ce­den­tes de fru­tas, fru­tos se­cos, ver­du­ras, le­gum­bres, pes­ca­do, yo­gur, acei­tes ve­ge­ta­les ri­cos en fe­no­les (acei­te de oliva vir­gen ex­tra), y gra­nos in­te­gra­les mí­ni­ma­men­te pro­ce­sa­dos; y un me­nor nú­me­ro de ca­lo­rías pro­ce­den­tes de ali­men­tos al­ta­men­te pro­ce­sa­dos ri­cos en al­mi­dón, azú­car, sal o gra­sas trans.

Las gra­sas ve­ge­ta­les, co­mo el acei­te de oliva o las que se en­cuen­tran en los fru­tos se­cos, son más sa­nas que las gra­sas ani­ma­les que con­tie­ne la car­ne y los pro­duc­tos cár­ni­cos pro­ce­sa­dos. “Du­ran­te más de 40 años, la po­lí­ti­ca nu­tri­cio­nal ha abo­ga­do por una die­ta ba­ja en gra­sa, con po­co im­pac­to en el au­men­to de la obe­si­dad”, ase­gu­ra el au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio desa­rro­lla­do en el mar­co de Predimed, el doc­tor Ra­món Es­truch, in­ves­ti­ga­dor del Ci­be­robn, en el Hos­pi­tal Clí­nic. “Nues­tro es­tu­dio mues- tra que una die­ta me­di­te­rrá­nea ri­ca en gra­sas ve­ge­ta­les, co­mo el acei­te de oliva vir­gen ex­tra y los fru­tos se­cos, tu­vo po­co efec­to so­bre el pe­so cor­po­ral o la cir­cun­fe­ren­cia de la cin­tu­ra en com­pa­ra­ción con las per­so­nas que si­guen una die­ta ba­ja en gra­sa. La die­ta me­di­te­rrá­nea tie­ne be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud co­no­ci­dos e in­clu­ye gra­sas sa­lu­da­bles, ta­les co­mo acei­tes ve­ge­ta­les, pes­ca­do y fru­tos se­cos”.

En es­te sen­ti­do, el in­ves­ti­ga­dor acla­ra que “por su­pues­to, nues­tros ha­llaz­gos cier­ta­men­te no im­pli­can que las die­tas sin res­tric­ción y con al­tos ni­ve­les de gra­sas no sa­lu­da­bles, co­mo la man­te­qui­lla, la car­ne pro­ce­sa­da, be­bi­das azu­ca­ra­das, pos­tres o co­mi­das rá­pi­das, sean be­ne­fi­cio­sas”. La obe­si­dad es un fac­tor de ries­go cla­ve en el de­sa­rro­llo de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, dia­be­tes ti­po 2, al­gu­nos ti­pos de cán­cer y tras­tor­nos múscu­loes­que­lé­ti­cos.

La re­co­men­da­ción es­tán­dar pa­ra la pre­ven­ción y el tra­ta­mien­to de la obe­si­dad es se­guir una die­ta ba­ja en gra­sas y el au­men­to de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, y mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes de sa­lud co­mo la OMS re­co­mien­da que las gra­sas no apor­ten más de un 30% de la in­ges­ta to­tal de ener­gía.

Aná­li­sis de cam­po

El es­tu­dio se lle­vó a ca­bo en 11 hos­pi­ta­les en Es­pa­ña du­ran­te el pe­rio­do 2003-2010 e in­clu­yó 7.447 par­ti­ci­pan­tes (hom­bres y mu­je­res) de eda­des com­pren­di­das en­tre los 55 y los 80 años, que fue­ron asig­na­dos alea­to­ria­men­te a uno de tres gru­pos - una die­ta me­di­te­rrá­nea no res­trin­gi­da en ca­lo­rías y ri­ca en acei­te de oliva (2.543), una die­ta me­di­te­rrá­nea sin res­tric­cio­nes en ca­lo­rías y ri­ca en fru­tos se­cos (2.454), o una die­ta ba­ja en gra­sa, don­de el con­se­jo era evi­tar to­da la gra­sa de la die­ta (2.450). Los par­ti­ci­pan­tes re­ci­bie­ron ase­so-

ra­mien­to die­té­ti­co per­so­na­li­za­do por par­te de die­tis­tas. La ad­he­sión a las die­tas fue bue­na y se mo­ni­to­ri­zó a tra­vés de cues­tio­na­rios a to­dos los par­ti­ci­pan­tes y to­man­do mues­tras de san­gre y ori­na en un sub­gru­po alea­to­rio. To­dos los par­ti­ci­pan­tes pre­sen­ta­ban al­to ries­go car­dio­vas­cu­lar o dia­be­tes ti­po 2, y más del 90% te­nían so­bre­pe­so o eran obe­sos.

Des­pués de cin­co años, la in­ges­ta to­tal de gra­sa dis­mi­nu­yó en el gru­po de la die­ta ba­ja en gra­sas (del 40% al 37,4%) y ha­bía au­men­ta­do li­ge­ra­men­te en los dos gru­pos de la die­ta me­di­te­rrá­nea (de 40 a 41,8% en el acei­te de oliva; de 40,4% a 42,2% en los fru­tos se­cos).

El por­cen­ta­je de con­su­mo de ener­gía a par­tir de pro­teí­nas y car­bohi­dra­tos dis­mi­nu­yó en am­bos gru­pos de la die­ta me­di­te­rrá­nea. Am­bos gru­pos de la die­ta me­di­te­rrá­nea au­men­ta­ron el con­su­mo de ver­du­ras, le­gum­bres, fru­tas y pes­ca­do, y dis­mi­nu­yó el con­su­mo de pro­duc­tos de car­ne, dul­ces y pro­duc­tos lác­teos.

Los par­ti­ci­pan­tes en los tres gru­pos per­die­ron al­go de pe­so, dán­do­se la ma­yor pér­di­da de pe­so en los que si­guie­ron la die­ta me­di­te­rrá­nea ri­ca en acei­te de oliva (0,88 kg re­duc­ción de pe­so en el gru­po de acei­te de oliva, en com­pa­ra­ción con 0,60 kg pa­ra el gru­po de die­ta ba­ja en gra­sa y 0,40 kg pa­ra el gru­po de fru­tos se­cos). Hu­bo un au­men­to de la cir­cun­fe­ren­cia de la cin­tu­ra en los tres gru­pos, con el ma­yor in­cre­men­to ob­ser­va­do en el gru­po de la die­ta ba­ja en gra­sa (au­men­to de 1,2 cm pa­ra el gru­po de die­ta ba­ja en gra­sa, en com­pa­ra­ción con 0,85 cm pa­ra el gru­po de acei­te de oliva y 0,37 cm pa­ra el gru­po de nue­ces).

Ca­lo­rías sa­lu­da­bles

Los ex­per­tos in­sis­ten en que es ho­ra de fi­jar pau­tas die­té­ti­cas que des­tie­rren lí­mi­tes ar­bi­tra­rios ob­so­le­tos so­bre el con­su­mo to­tal de gra­sa. Tam­bién es ho­ra de de­jar atrás las ad­ver­ten­cias y avi­sos cen­tra­dos en con­tar ca­lo­rías pa­ra re­co­men­dar op­cio­nes más ri­cas en gra­sas sa­lu­da­bles, co­mo fru­tos se­cos, acei­tes ve­ge­ta­les ri­cos en fe­no­les (acei­te de oliva vir­gen ex­tra), yo­gur e in­clu­so tal vez que­so. Ase­gu­ran que de­be­mos aban­do­nar el mi­to de que los pro­duc­tos ba­jos en gra­sas y los ba­jos en ca­lo­rías con­du­cen a una me­nor ga­nan­cia de pe­so.

Es­ta ilu­sión lle­va a po­lí­ti­cas pa­ra­dó­ji­cas que prohí­ben la le­che en­te­ra mien­tras per­mi­ten le­che des­na­ta­da en­dul­za­da con azú­car; obli­ga a los fa­bri­can­tes de ali­men­tos, mi­no­ris­tas y res­tau­ran­tes a eli­mi­nar las gra­sas sa­lu­da­bles de­ri­va­das de ve­ge­ta­les de co­mi­das y pro­duc­tos, mien­tras que se co­mer­cia­li­zan pro­duc­tos ba­jos en gra­sa de du­do­so va­lor pa­ra la sa­lud; y con­fun­de a los con­su­mi­do­res que se­lec­cio­nan los ali­men­tos ba­sán­do­se en el con­te­ni­do de gra­sa y ca­lo­rías to­ta­les, más que en los efec­tos reales so­bre la sa­lud.

Los in­ves­ti­ga­do­res re­cuer­dan que el con­te­ni­do de gra­sa de los ali­men­tos y las die­tas sim­ple­men­te no es una mé­tri­ca útil pa­ra es­ti­mar los da­ños o be­ne­fi­cios a lar­go pla­zo de las mis­mas. La apor­ta­ción ener­gé­ti­ca y el con­te­ni­do to­tal de ca­lo­rías pue­den ser igual­men­te en­ga­ño­sos. Por el con­tra­rio, la evi­den­cia cien­tí­fi­ca mo­der­na es com­pa­ti­ble con un én­fa­sis en co­mer más ca­lo­rías pro­ce­den­tes de fru­tas, fru­tos se­cos, ver­du­ras, le­gum­bres, pes­ca­do, yo­gur, acei­tes ve­ge­ta­les ri­cos en fe­no­les (acei­te de oliva vir­gen ex­tra) y ce­rea­les in­te­gra­les mí­ni­ma­men­te pro­ce­sa­dos; y un me­nor nú­me­ro de ca­lo­rías pro­ce­den­tes de ali­men­tos al­ta­men­te pro­ce­sa­dos ri­cos en al­mi­dón, azú­car, sal o gra­sas trans.

Las gra­sas ve­ge­ta­les, co­mo el acei­te de oliva son más sa­nas que las gra­sas ani­ma­les. Fo­to: V. Fer­nán­dez

Au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio, el doc­tor Ra­món Es­truch. Fo­to: Acei­tes de Oliva de Es­pa­ña.

La OMS re­co­mien­da que las gra­sas no apor­ten más de un 30% de la in­ges­ta to­tal de ener­gía. Fo­to: V. Fer­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.