Po­da, rie­go y fer­ti­li­za­ción, fun­da­men­ta­les para un oli­var pro­duc­ti­vo

Para po­der ob­te­ner un acei­te de oli­va con una ca­li­dad ex­ce­len­te pre­via­men­te hay que tra­ba­jar en el cam­po, cui­dan­do la tie­rra y cui­dan­do el ár­bol de cu­yo fru­to po­dre­mos ex­traer el pre­cia­do oro lí­qui­do. Y aun­que el oli­vo es un ár­bol po­co exi­gen­te en cuan­to

Oleo Revista - - OLEOCAMPO -

Com­pa­ra­do con otro ti­po de cul­ti­vos, el oli­vo no pre­ci­sa de­ma­sia­das ta­reas y cui­da­dos ex­ce­si­vos, pe­ro sí que es ne­ce­sa­rio pres­tar aten­ción a de­ter­mi­na­das fa­ses que re­sul­tan cru­cia­les a la ho­ra de de­ter­mi­nar el fu­tu­ro y la ca­li­dad de la pró­xi­ma co­se­cha. És­tas son la po­da, el rie­go y la fer­ti­li­za­ción.

La po­da

La po­da del oli­var, cu­ya pro­duc­ción se des­ti­na al acei­te de oli­va, se de­be rea­li­zar des­pués de la re­co­lec­ción y an­tes de que em­pie­ce a flo­re­cer, nor­mal­men­te en los me­ses de in­vierno, hay quien la si­túa en­tre enero y fe­bre­ro y quien apun­ta a que es en los me­ses de fe­bre­ro y mar­zo cuan­do ha de rea­li­zar­se, pe­ro es­to de­pen­de­rá del cli­ma de ca­da zo­na. En es­ta épo­ca se­ña­la­da te­ne­mos las ye­mas de in­vierno to­tal­men­te ce­rra­das, e in­clu­so pue­den per­ma­ne­cer inal­te­ra­das has­ta bien en­tra­do fe­bre­ro, aun­que to­do de­pen­de­rá del cli­ma y la zo­na. Con ello se con­si­gue con­fi­gu­rar la es­truc­tu­ra ade­cua­da de la si­guien­te pro­duc­ción de acei­tu­na.

Los ob­je­ti­vos que se per­si­guen con la po­da son va­rios, por una par­te, dis­mi­nuir las fa­ses que no son pro­duc­ti­vas; man­te­ner una co­rrec­ta re­la­ción ho­ja/ma­de­ra bus­can­do que la ma­sa fo­liar sea ade­cua­da para que la ma­yor par­te del oli­vo re­ci­ba luz so­lar y bue­na ai­rea­ción, es­ta­bi­li­zan­do así la ve­ge­ta­ción con pro­duc­ción de fru­tos; au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad; re­tra­sar la muer­te del ár­bol y aho­rrar agua del sue­lo. Es­to fa­vo­re­ce­rá la pro­duc­ción de fru­tos sa­nos con ren­di­mien­to gra­so ade­cua­do.

Den­tro de la po­da, po­de­mos dis­tin­guir en­tre po­da de for­ma­ción, de pro­duc­ción y de re­no­va­ción. La po­da de for­ma­ción se rea­li­za en los pri­me­ros años de vi­da del oli­vo para fa­ci­li­tar su cre­ci­mien­to y ayu­dar al desa­rro­llo de su sis­te­ma re­di­cu­lar; la po­da de pro­duc­ción se rea­li­za ca­da dos años, nor­mal­men­te, cuan­do el oli­vo ya es pro­duc­ti­vo, con el fin de man­te­ner una co­rrec­ta re­la­ción ho­ja/ma­de­ra que nos per­mi­ta man­te­ner una

Uno de los ob­je­ti­vos que se per­si­gue con la po­da son los de dis­mi­nuir las fa­ses que no son pro­duc­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.