Se bus­can de­pre­da­do­res para aca­bar con la mos­ca del oli­vo

Con el fin de con­tro­lar la pla­ga de la mos­ca del oli­vo de for­ma me­nos da­ñi­na para el me­dio am­bien­te -has­ta aho­ra la for­ma de com­ba­tir­la ha si­do me­dian­te el uso de in­sec­ti­ci­das-, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid (UCM) han en­con­tra­do l

Oleo Revista - - OLEO I+D+ -

Has­ta aho­ra, la úni­ca for­ma de con­tro­lar la pla­ga de la mos­ca del oli­vo ha si­do me­dian­te el uso de in­sec­ti­ci­das, pe­ro es­to po­dría cam­biar gra­cias al des­cu­bri­mien­to que ha he­cho un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid. Se­gún sus in­ves­ti­ga­cio­nes, es­ta pla­ga po­dría con­tro­lar­se, de for­ma na­tu­ral, a tra­vés de de­pre­da­do­res que se ali­men­ten de es­ta es­pe­cie de mos­ca, que a su vez se pue­den de­tec­tar a tra­vés de una téc­ni­ca molecular que de­tec­ta ADN de la mos­ca en el trac­to di­ges­ti­vo de los can­di­da­tos.

Con ello se con­se­gui­ría re­du­cir el em­pleo de los pro­duc­tos quí­mi­cos a tra­vés del con­trol bio­ló­gi­co me­dia­do por po­ten­cia­les de­pre­da­do­res. Pe­ro el pa­so pre­vio a fa­vo­re­cer la pre­sen­cia de es­tos enemi­gos na­tu­ra­les en los agroe­co­sis­te­mas, es con­fir­mar que se ali­men­tan de la mos­ca del oli­vo.

Est­her Lan­te­ro, in­ves­ti­ga­do­ra del de­par­ta­men­to de Ge­né­ti­ca de la UCM y una de las au­to­ras del es­tu­dio pu­bli­ca­do en Spa­nish Jour­nal of Agri­cul­tu­ral Re­search, ex­pli­ca que “re­sul­ta com­pli­ca­do de­ter­mi­nar­lo a par­tir de la ob­ser­va­ción del con­te­ni­do gás­tri­co de los de­pre­da­do­res, da­do el ta­ma­ño de la pre­sa y los há­bi­tos ali­men­ti­cios del de­pre­da­dor”.

Se­gún el tra­ba­jo, en el que tam­bién ha par­ti­ci­pa­do el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción y Tecnología Agra­ria y Agroa­li­men­ta­ria (INIA), las téc­ni­cas mo­le­cu­la­res per­mi­ten abor­dar es­te pro­ble­ma. Me­dian­te la reac­ción en ca­de­na de la po­li­me­ra­sa (PCR) es po­si­ble de­tec­tar es­pe­cí­fi­ca­men­te el ADN de la mos­ca del oli­vo en el trac­to di­ges­ti­vo de los po­ten­cia­les de­pre­da­do­res.

“Es­ta téc­ni­ca es fia­ble in­clu­so en si­tua­cio­nes en las que es­pe­ra­mos que el ADN es­té muy de­gra­da­do, co­mo en és­ta, de­bi­do al pro­ce­so di­ges­ti­vo”, in­sis­te Lan­te­ro.

Pre­vio pa­so por el la­bo­ra­to­rio, la téc­ni­ca se pro­bó des­pués en el en­torno real. Para ello, se ali­men­tó con una so­la pu­pa de la mos­ca a ejem­pla­res en ayuno de la es­pe­cie de es­ca­ra­ba­jo Ort­ho­mus bar­ba­rus, po­ten­cial­men­te de­pre­da­do­ra y muy abun­dan­te en los oli­va­res de la Co­mu­ni­dad de Madrid. Los re­sul­ta­dos de­mues­tran que con es­ta téc­ni­ca es po­si­ble de­tec­tar el ADN de la mos­ca en el trac­to di­ges­ti­vo del de­pre­da­dor, has­ta tres días des­pués de la in­ges­tión.

“Es­ta mos­ca ori­gi­na gra­ves pér­di­das agrí­co­las y eco­nó­mi­cas al de­po­si­tar los hue­vos en el in­te­rior de las acei­tu­nas”, re­cuer­da la bió­lo­ga de la UCM. Cuan­do eclo­sio­nan, las lar­vas se ali­men­tan de la pul­pa del fru­to. Los há­bi­tos ali­men­ti­cios de las lar­vas im­pli­can bien la pér­di­da del fru­to por su caí­da pre­ma­tu­ra o bien un de­te­rio­ro de la ca­li­dad y pro­duc­ción oleí­co­la, al au­men­tar la aci­dez y mo­di­fi­car las pro­pie­da­des or­ga­no­lép­ti­cas del acei­te.

A tra­vés de la téc­ni­ca molecular desa­rro­lla­da, se po­drá po­ner freno a una pla­ga cu­yo re­me­dio has­ta aho­ra, el in­sec­ti­ci­da, pro­vo­ca­ba efec­tos se­cun­da­rios per­ju­di­cia­les para la fau­na be­ne­fi­cio­sa del oli­var, el me­dio am­bien­te e, in­clu­so, la sa­lud hu­ma­na.

La mos­ca del oli­vo ori­gi­na gra­ves pér­di­das agrí­co­las y eco­nó­mi­cas al de­po­si­tar los hue­vos en el in­te­rior de las acei­tu­nas. Foto: Jun­ta de An­da­lu­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.