La bús­que­da de la sos­te­ni­bi­li­dad y la ren­ta­li­bi­dad en el oli­var

Oleo Revista - - SUMARIO - Fo­tos: 123rf

EL OLI­VAR ECO­LÓ­GI­CO, QUE TIE­NE CO­MO PI­LA­RES ESEN­CIA­LES LA SA­LUD ALI­MEN­TA­RIA Y LA SA­LUD ME­DIOAM­BIEN­TAL

La im­por­tan­cia del oli­var, tan­to por su su­per­fi­cie - más de 2,6 mi­llo­nes de hec­tá­reas -, co­mo por su apor­ta­ción al desa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co del me­dio ru­ral, de­ter­mi­nan la ne­ce­si­dad de una cons­tan­te eva­lua­ción de es­te re­cur­so co­mo un to­do ya que el oli­var no só­lo es­tá for­ma­do por los oli­vos, sino que siem­pre tie­ne una se­rie de re­cur­sos aso­cia­dos que for­man el eco­sis­te­ma in­te­gra­do pa­ra po­der te­ner una pro­duc­ción equi­li­bra­da y sos­te­ni­ble. Ac­tual­men­te, en el oli­var se es­tá lle­van­do a ca­bo una pro­gre­si­va trans­for­ma­ción ha­cia sis­te­mas de cul­ti­vo más sos­te­ni­bles y equi­li­bra­dos, de­jan­do de la­do po­co a po­co los mé­to­dos más tra­di­cio­na­les y po­co ren­ta­bles de cul­ti­vo.

En la his­to­ria de la agri­cul­tu­ra des­ta­ca sin du­da un pe­rio­do co­rres­pon­dien­te a la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, du­ran­te los años 60–70 se pro­du­jo lo que se co­no­ció co­mo la Re­vo­lu­ción Ver­de, me­dian­te la cual se in­tro­du­jo la me­ca­ni­za­ción de las la­bo­res agrí­co­las y la uti­li­za­ción de agro­quí­mi­cos, con el fin de au­men­tar la pro­duc­ción agra­ria mun­dial. Es­ta si­tua­ción de­ri­vó en la rup­tu­ra del equi­li­brio en­tre la agri­cul­tu­ra y la na­tu­ra­le­za con una se­rie de con­se­cuen­cias de ca­rác­ter am­bien­tal co­mo la dis­mi­nu­ción de bio­di­ver­si­dad, con­ta­mi­na­ción del me­dio, de­ser­ti­fi­ca­ción, etc., y otros de ca­rác­ter eco­nó­mi­cos y so­cia­les, que fue­ron trans­for­man­do el en­torno ru­ral y de­ter­mi­nan­do su des­tino con el aban­dono y la pér­di­da de pe­so co­mo fuen­te de re­cur­sos.

Des­de sus ini­cios, la Po­lí­ti­ca Agra­ria Co­mún (PAC) ha fa­vo­re­ci­do unas ayu­das en fa­vor de la pro­duc­ti­vi­dad, ad­qui­rien­do más be­ne­fi­cios aque­llos agri­cul­to­res que, en el ca­so del oli­var, au­men­ta­rán no­ta­ble­men­te su pro­duc­ción pro­vo­can­do un abu­so en el uso de agro­quí­mi­cos, te­nien­do co­mo con­se­cuen­cia un ele­va­do ries­go de con­ta­mi­na­ción en sue­los y aguas.

La cri­sis am­bien­tal pro­vo­ca­da por es­tos ma­los usos de prác­ti­cas agrí­co­las en el oli­var, son fun­da­men­tal­men­te la ero­sión y la con­ta­mi­na­ción. En el ca­so de la ero­sión, se pro­du­ce por una fal­ta de cu­bier­ta ve­ge­tal, de­bi­do a la fal­ta de ma­te­ria or­gá­ni­ca en el sue­lo y un abu­so en la la­bor del te­rrerno dan­do lu­gar a una pér­di­da de sue­lo fér­til. El otro ele­men­to de­ter­mi­nan­te es la con­ta­mi­na­ción de los te­rre­nos y le agua, por el abu­so en fer­ti­li­zan­tes y pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios, que me­dian­te fil­tra­ción aca­ban en ríos, acuí­fe­ros y em­bal­ses, y co­mo con­se-

cuen­cia pue­de lle­gar a las per­so­nas de­bi­do a la al­ta ta­sa de per­ma­nen­cia de és­tos en el me­dioam­bien­te.

Es­tos dos fac­to­res pue­den desem­bo­car en un ries­go en la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, ya que al­gu­nos de es­tos com­po­nen­tes quí­mi­cos pue­den lle­gar a los di­fe­ren­tes pro­duc­tos que son ela­bo­ra­dos in­dus­tria­le­men­te.

Es­tos usos tra­di­cio­na­les, ha lle­va­do a una se­rie de pro­ble­má­ti­cas que po­co a po­co se es­tán tra­tan­do de susb­sa­nar a tra­vés de la pro­gre­si­va im­plan­ta­ción del cul­ti­vo eco­ló­gi­co del oli­var.

Oli­var eco­ló­gi­co

El oli­var eco­ló­gi­co- que tie­ne co­mo pi­la­res esen­cia­les la sa­lud ali­men­ta­ria y la sa­lud me­dioam­bien­tal- tam­bién se ha desa­rro­lla­do con fuer­za en nu­me­ro­sas zo­nas oli­va­re­ras es­pa­ño­las los sis­te­mas de pro­duc­ción in­te­gra­da.

Per­so­nal de in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Jaén (UJA) es­tu­dian di­ver­sas me­di­das eco­ló­gi­cas y na­tu­ra­les que pue­den re­du­cir el uso de pes­ti­ci­das y her­bi­ci­das en los cul­ti­vos, a la par que fa­vo­re­cer un desa­rro­llo sano y equi­li­bra­do que no ago­te los re­cur­sos na­tu­ra­les del sue­lo. Los ex­per­tos se han cen­tra­do es­pe­cial­men­te en el es­tu­dio del oli­var, pa­ra el que pro­po­nen cu­bier­tas ve­ge­ta­les que fre­nen la ero­sión del sue­lo, re­ba­ños de ove­jas que pas­ten y es­ter­co­len el te­rreno, el es­tu­dio de los ni­ve­les de po­len pa­ra pre­de­cir co­se­chas o el uso de plan­tas que al­ber­gan in­sec­tos que de­vo­ran a las pla­gas del oli­var, en­tre otras téc­ni­cas

An­to­nio Gar­cía es el di­rec­tor del gru­po Geo­bo­tá­ni­ca y pa­li­no­lo­gía: Apli­ca­cio­nes al me­dio na­tu­ral que es­tá vin­cu­la­do al Cam­pus de Ex­ce­len­cia In­ter­na­cio­nal Agroa­li­men­ta­rio (ceiA3) y que desa­rro­lla di­ver­sas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción des­ti­na­das a con­se­guir sis­te­mas de cul­ti­vo más eco­ló­gi­cos. Una de ellas con­sis­te en el uso de cu­bier­tas ve­ge­ta­les pa­ra pro­te­ger los sue­los del oli­var. En es­te sen­ti­do, las cu­bier­tas ve­ge­ta­les ofre­cen ma­yor re­sis­ten­cia al vien­to y al agua, lo que evi­ta el uso de má­qui­nas agrí­co­las des­ti­na­das a cu­brir con tie­rra las zan­jas que se ge­ne­ran tras las tor­men­tas.

Los cien­tí­fi­cos de la UJA es­tu­dian la po­si­bi­li­dad de in­cluir en es­tas cu­bier­tas plan­tas que al­ber­gan a de­ter­mi­na­dos in­sec­tos que se ali­men­tan de las prin­ci­pa­les pla­gas del oli­var. Es­to per­mi­te re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te el uso de pes­ti­ci­das y her­bi­ci­das y so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de las pla­gas de una ma­ne­ra eco­ló­gi­ca.

Por otro la­do, “el pas­to del ga­na­do en el oli­var tie­ne va­rios be­ne­fi­cios pa­ra el agri­cul­tor, el ga­na­do ac­túa co­mo se­ga­do­ra pa­ra la ve­ge­ta­ción del sue­lo, trans­for­ma esa ma­te­ria ve­ge­tal en es­tiér­col que ali­men­ta el sue­lo y cie­rra así el ci­clo bio­ló­gi­co. Ade­más, su­po­ne un valor aña­di­do pa­ra su pro­pie­ta­rio: el de la car­ne”, ex­pli­ca An­to­nio Gar­cía.

“El ob­je­ti­vo fi­nal es que es­te agro­sis­te­ma per­du­re en el tiem­po y sea sos­te­ni­ble”, sub­ra­ya An­to­nio Gar­cía, quien des­ta­ca que el gru­po or­ga­ni­za­rá en oc­tu­bre di­ver­sas jor-

LA CRI­SIS AM­BIEN­TAL PRO­VO­CA­DA POR ES­TOS MA­LOS USOS DE PRÁC­TI­CAS AGRÍ­CO­LAS EN EL OLI­VAR, SON FUN­DA­MEN­TAL­MEN­TE LA ERO­SIÓN Y LA CON­TA­MI­NA­CIÓN

na­das in­for­ma­ti­vas y de trans­fe­ren­cia pa­ra in­for­mar y mo­ti­var a los agri­cul­to­res a que in­cor­po­ren me­di­das eco­ló­gi­cas en sus fin­cas, gra­cias a un con­ve­nio de la UJA con la Dipu­tación de Jaén.La li­mi­ta­ción de la ero­sión del te­rreno con la cu­bier­ta ve­ge­tal,

Por tan­to las prin­ci­pa­les ven­ta­jas del oli­var eco­ló­gi­co es la li­mi­ta­ción de la ero­sión del te­rreno con la cu­bier­ta ve­ge­tal; la pro­duc­ción de ga­na­do ovino eco­ló­gi­co, de ma­yor ca­li­dad y pre­cio res­pec­to al tra­di­cio­nal y la pro­duc­ción de acei­tu­na eco­ló­gi­ca, que tie­ne unos pre­cios más com­pe­ti­ti­vos. Se eli­mi­na el uso de her­bi­ci­das, in­sec­ti­ci­das u otros pro­duc­tos quí­mi­cos, se uti­li­zan tram­pas con fe­ro­mo­nas pa­ra atraer y eli­mi­nar in­sec­tos y pla­gas.

Otra de las for­mas de ren­ta­bi­li­zar el oli­var es la in­tro­duc­ción de po­li­cul­ti­vos en oli­vos de aro­má­ti­cas que apro­ve­cha me­jor el te­rreno y com­ba­te la ero­sión. Su ob­je­ti­vo es pro­te­ger la bio­di­ver­si­dad y re­du­cir la ero­sión y ade­más, pue­de ser una for­ma de ren­ta­bi­li­zar la pro­duc­ción eco­ló­gi­ca de aceite de oli­va.

La idea sur­ge de Ja­vier Do­mín­guez, pai­sa­jis­ta de pro­fe­sión, al ob­ser­var que un oli­var es un bos­que dis­con­ti­nuo sin so­to­bos­que (ar­bus­tos), cu­yo sue­lo fér­til que­da in­de­fen­so ante llu­vias to­rren­cia­les, es­pe­cial­men­te si el te­rreno es­tá en pen­dien­te. Su pro­pues­ta es sem­brar los es­pa­cios per­di­dos con plan­tas adap­ta­das al te­rreno, crean­do úti­les co­rre­do­res de flo­ra y fau­na. Las plan­tas y flo­res se­rían re­sis­ten­tes a la se­quía, no ten­drían gas­to de rie­go y con­tri­bui­rían al equi­li­brio mi­ne­ral del oli­var. Con ello se con­tri­bui­ría a fre­nar la ero­sión, fo­men­tar la bio­di­ver­si­dad y apro­ve­char el te­rreno ca­ren­te de ren­ta­bi­li­dad en­tre hi­le­ras de oli­vos.

En el oli­var se es­tá lle­van­do a ca­bo una pro­gre­si­va trans­for­ma­ción ha­cia sis­te­mas de cul­ti­vo más sos­te­ni­bles y equi­li­bra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.