To­do­li­vo re­vo­lu­cio­na el sec­tor el oli­var ob­te­nien­do

Oleo Revista - - SUMARIO - Fo­tos y tex­to: To­do­li­vo

To­do­li­vo pu­so en mar­cha en el año 2007 un am­bi­cio­so Pro­gra­ma de Me­jo­ra Ge­né­ti­ca en co­la­bo­ra­ción con la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba. De es­te tra­ba­jo sur­gen 72 nue­vas va­rie­da­des que han si­do se­lec­cio­na­das de las fa­ses I y II de di­cho Pro­gra­ma en­tre cien­tos de ellas, por ser más pro­duc­ti­vas que sus pa­dres. Ac­tual­men­te, se en­cuen­tran fi­na­li­zan­do una úl­ti­ma eva­lua­ción en cam­po. En bre­ve, po­drán es­tar dis­po­ni­bles pa­ra los agri­cul­to­res.

Re­cuer­do que al prin­ci­pio, cuan­do des­de To­do­li­vo es­tá­ba­mos ba­ra­jan­do la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un Pro­gra­ma de Me­jo­ra Ge­né­ti­ca con la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba, va­lo­ra­mos tam­bién si era me­jor in­ver­tir nues­tro tiem­po en tra­tar de es­tu­diar la ca­de­na de ADN del oli­vo, pa­ra ver si, en un fu­tu­ro, po­día­mos ser ca­pa­ces de ob­te­ner una plan­ta mo­di­fi­ca­da ge­né­ti­ca­men­te que fue­se más pro­duc­ti­va y re­sis­ten­te a una de­ter­mi­na­da pla­ga o en­fer­me­dad.

Sin em­bar­go, pron­to des­car­ta­mos es­ta lí­nea de tra­ba­jo por­que, por una par­te, no sa­bía­mos el tiem­po que se po­día tar­dar en ob­te­ner el ge­no­ma del oli­vo, y, por otra, exis­tía un gran des­co­no­ci­mien­to so­bre los efec­tos de las plan­tas mo­di­fi­ca­das ge­né­ti­ca­men­te y ade­más era un te­ma que pro­vo­ca­ba un gran re­cha­zo en la opi­nión pú­bli­ca. Por ello nos con­ven­ci­mos de que de­bía­mos in­ten­tar lo­grar­lo, pe­ro ha­cién­do­lo de una for­ma na­tu­ral.

Así que fi­nal­men­te, en 2007, una vez plan­tea­do el pro­yec­to, acor­da­mos ini­ciar­lo. Pa­ra ello, en 2008, fir­ma­mos un con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción con la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba pa­ra ini­ciar y desa­rro­llar un am­bi­cio­so Pro­gra­ma de Me­jo­ra Ge­né­ti­ca; en con­cre­to, con el equi­po de los pro­fe­so­res Die­go Ba­rran­co, Luis Ra­llo y Con­cep­ción Mu­ñoz, que eran repu­tados es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria.

El ob­je­ti­vo era ob­te­ner nue­vas va­rie­da­des, más pro­duc­ti­vas y to­le­ran­tes a en­fer­me­da­des, que, a su vez nos per­mi­tie­ran tam­bién ob­te­ner AOVEs, con nue­vos sa­bo­res y aro­mas fru­ta­dos, uti­li­zan­do, pa­ra ello, un mé­to­do na­tu­ral co­mo es la po­li­ni­za­ción en los cru­za­mien­tos. El com­pro­mi­so que ad­qui­ría­mos era im­por­tan­te, mu­chos los años que con­lle­va­ba es­te pro­gra­ma, gran­de el desembolso que ten­dría­mos que rea­li­zar y nu­me­ro­so el tiem­po que ten­dría­mos que de­di­car­le. Y to­do ello sin sa­ber muy bien qué re­sul­ta­dos ob­ten­dría­mos. Pe­ro ma­yor era la ilu­sión que te­nía­mos por em­pren­der y afron­tar es­te pro­yec­to.

Fa­se I: Pri­me­ros cru­za­mien­tos

Así que nos pu­si­mos ma­nos a la obra: nues­tra pri­me­ra e im­por­tan­te ta­rea fue se­lec­cio­nar a los pa­dres con los que íba­mos a rea­li­zar los fu­tu­ros cru­za­mien­tos. Pa­ra es­ta elec­ción tu­vi­mos en cuen­ta mu­chos fac­to­res: no so­lo ele­gi­mos aque­llas va­rie­da­des que des­ta­ca­ban por su al­ta pro­duc­ti­vi­dad, pre­co­ci­dad o ren­di­mien­to gra­so, sino que tam­bién tu­vi­mos pre­sen­te aque­llas que pre­sen­ta­ban una al­ta to­le­ran­cia o re­sis­ten­cia a de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des o cu­yos acei­tes des­ta­ca­ban por su ca­li­dad o apre­cia­das ca­rac­te­rís­ti­cas or­ga­no­lép­ti­cas.

El si­guien­te pa­so fue de­ci­dir qué cru­za­mien­tos de­bía­mos rea­li­zar en­tre ellos y no fue una ta­rea fá­cil. Bus­cá­ba­mos no so­lo que las nue­vas va­rie­da­des he­re­da­ran las me­jo­res cua­li­da­des de sus pa­dres, sino tam­bién po­ten­ciar­las en ellos. Sa­bía­mos, por ejem­plo, que cru­zan­do va­rie­da­des muy pro­duc­ti­vas po­día­mos ob­te­ner va­rie­da­des más pro­duc­ti­vas aún. Pe­ro la co­sa no era tan sen­ci­lla por­que tam­bién de­bía­mos te­ner en cuen­ta otros fac­to­res, co­mo, por ejem­plo, su to­le­ran­cia a en­fer­me­da­des. De ahí su com­ple­ji­dad.

Si, por ejem­plo, veía­mos que ha­bía al­gu­na va­rie­dad que nos in­tere­sa­ba por sus cua­li­da­des agro­nó­mi­cas, pe­ro mos­tra­ba sen­si­bi­li­dad a una de­ter­mi­na­da en­fer­me­dad, tra­tá­ba­mos de cru­zar­la con otra tam­bién muy pro­duc­ti­va pe­ro que fue­ra re­sis­ten­te o to­le­ran­te a di­cha en­fer­me­dad pa­ra tra­tar así de que al­guno de sus des­cen­dien­tes he­re­da­ra di­cha cua­li­dad, man­te­nien­do o me­jo­ran­do el res­to de las for­ta­le­zas de los pa­dres. Otro fac­tor de de­ci­sión im­por­tan­te que tu­vi­mos en cuen­ta en la elec­ción de los cru­za­mien­tos era se­lec­cio­nar tam­bién pa­dres cu­yos acei­tes des­ta­ca­ran por su ca­li­dad y ca­rac­te­rís­ti­cas or­ga­no­lép­ti­cas. Nos ilu­sio­na­ba y mo­ti­va­ba pen­sar que las nue­vas va­rie­da­des nos per­mi­tie­ran ob­te­ner di­fe­ren­cia­dos acei­tes, con nue­vos sa­bo­res y aro­mas fru­ta­dos, que am­plia­ran la ac­tual car­ta de AOVEs del mer­ca­do.

Una vez ele­gi­dos los cru­za­mien­tos ha­bía que pro­ce­der a rea­li­zar­los y ob­te­ner las nue­vas plan­tas. Los cru­za­mien­tos se lle­va­ron a ca­bo de for­ma na­tu­ral, me­dian­te po­li­ni­za­ción di­ri­gi­da, que con­sis­te en to­mar el po­len del pa­dre y con él em­bol­sar la flor de la ma­dre pa­ra ga­ran­ti­zar que és­ta que­de fe­cun­da­da con el po­len de aquel. Las acei­tu­nas re­sul­tan­tes son re­co­lec­ta­das, se les sus­trae el hue­so y se le frac­tu­ra cui­da­do­sa­men­te la cás­ca­ra pa­ra ex­traer la se­mi­lla, la cual es plan­ta­da en una ban­de­ja de al­veo­los has­ta su ger­mi­na­ción. A con­ti­nua­ción, se tras­la­dan a una cá­ma­ra de cre­ci­mien­to pa­ra ini­ciar su crian­za. Pos­te­rior­men­te, las plán­tu­las son tras­plan­ta­das a ma­ce­tas y es­ti­mu­la­das en su cre­ci­mien­to, me­dian­te luz con­ti­nua, fer­ti­rrie­go y tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da, pa­ra así acor­tar su periodo de ju­ve­ni­li­dad y al­can­zar el ta­ma­ño y ma­du­rez ne­ce­sa­ria.

Ca­da plan­ta na­ci­da es una nue­va va­rie­dad. No­so­tros en es­ta pri­me­ra fa­se del pro­gra­ma ob­tu­vi­mos 1.345 va­rie­da­des.

1ª Eva­lua­ción en cam­po y pre­se­lec­ción de 38 nue­vas va­rie­da­des. Pe­ro es­to so­lo era el prin­ci­pio. Aho­ra de­bía­mos de lle­var­las a cam­po y rea­li­zar su pri­me­ra eva­lua­ción. Pa­ra ello tu­vi­mos que am­pliar nues­tro Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Pe­dro Abad com­pran­do un te­rreno pró­xi­mo al mis­mo, lla­ma­do “La Cruz de los Huer­tos”, don­de en 2010 plan­ta­mos de for­ma in­di­vi­dual las 1.345 nue­vas va­rie­da­des ob­te­ni­das en los cru­za­mien­tos. Du­ran­te 6 años las so­me­ti­mos a una ex­haus­ti­va eva­lua­ción, es­tu­dian­do, en­tre otros fac­to­res, su pre­co­ci­dad, pro­duc­ti­vi­dad, re­sis­ten­cia a en­fer­me­da­des, ren­di­mien­to gra­so y ca­li­dad de sus acei­tes. De to­das ellas, tan so­lo pre­se­lec­cio­na­mos 38, las que demostraron su­pe­rar a sus pa­dres en pro­duc­ti­vi­dad; el res­to las eli­mi­na­mos.

Ac­tual­men­te, las 38 va­rie­da­des pre­se­lec­cio­na­das per­ma­ne­cen en es­ta par­ce­la pa­ra se­guir acu­mu­lan­do años de es­tu­dio (ocho a día de hoy). Los re­sul­ta­dos que ob-

tu­vi­mos en es­ta pri­me­ra eva­lua­ción fue­ron sor­pren­den­tes e ilu­sio­nan­tes, pues al­gu­nas de es­tas pre­se­lec­cio­nes tu­vie­ron has­ta 6 pun­tos más de ren­di­mien­to gra­so que sus pa­dres. En­tre ellas ha­bía unas que flo­re­cían y ma­du­ra­ban más tem­prano y otras que lo ha­cían más tar­de, su to­le­ran­cia a en­fer­me­da­des tam­bién era bue­na, co­mo pu­di­mos com­pro­bar en un en­sa­yo que rea­li­za­mos en Pe­dro Abad don­de plan­ta­mos en un sue­lo in­fec­ta­do con Ver­ti­ci­lium las 38 pre­se­lec­cio­nes jun­to con otras va­rie­da­des, en­tre las que se en­con­tra­ba Pi­cual. Es­ta va­rie­dad se vio afec­ta­da por es­te hon­go has­ta el pun­to de que, en dos años, no que­da­ba nin­gu­na vi­va. Sin em­bar­go, nin­gu­na de las 38 pre­se­lec­cio­nes han mos­tra­do a día de hoy signo al­guno de afec­ta­ción por Ver­ti­ci­lium.

2ª Eva­lua­ción en cam­po. Tras es­tos re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, ne­ce­si­tá­ba­mos rea­li­zar una se­gun­da eva­lua­ción en cam­po que nos con­fir­ma­ra, aho­ra de una for­ma ma­si­va, los ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos lo­gra­dos de for­ma in­di­vi­dual en su pri­me­ra eva­lua­ción. Pa­ra ello, pro­ce­di­mos a mul­ti­pli­car las 38 pre­se­lec­cio­nes me­dian­te pro­pa­ga­ción ve­ge­ta­ti­va. És­ta con­sis­te en rea­li­zar una pe­que­ña frag­men­ta­ción de pe­que­ñas ra­mi­tas a ca­da una de las nue­vas plan­tas pa­ra, pos­te­rior­men­te, plan­tar­las en ma­ce­tas y así ob­te­ner de for­ma na­tu­ral her­ma­nos ge­me­los. Tam­bién era ne­ce­sa­rio dis­po­ner de un te­rreno lo su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra al­ber­gar es­te en­sa­yo, ya que bus­cá­ba­mos que los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos fue­sen lo más fia­bles y sig­ni­fi­ca­ti­vos po­si­bles. Co­mo te­nía­mos to­das nues­tras fin­cas ocu­pa­das con otros en­sa­yos, de­ci­di­mos bus­car y com­prar una nue­va fin­ca pa­ra po­der lle­var a ca­bo es­te im­por­tan­te en­sa­yo. La en­con­tra­mos en una de las puer­tas de en­tra­da a la cam­pi­ña de Cór­do­ba en Vi­lla­fran­ca: “La Ma­ta”, una fin­ca de rie­go de 32 hec­tá­reas.

Pa­ra es­ta se­gun­da eva­lua­ción en cam­po rea­li­za­mos un di­se­ño con 9 blo­ques re­pe­ti­dos, for­ma­dos ca­da uno con lí­neas com­ple­tas de las 38 pre­se­lec­cio­nes, y una co­lec­ción mun­dial de 19 va­rie­da­des muy pro­duc­ti­vas, con las que tam­bién iban a ser com­pa­ra­das (en­tre ellas sus pa­dres). Rea­li­za­mos su plan­ta­ción en 2015 y, pa­ra sor­pre­sa de to­dos, un año y diez me­ses des­pués, tu­vi­mos que ose­char bue­na par­te de las 38 pre­se­lec­cio­nes de­bi­do a la can­ti­dad de acei­tu­na que ha­bían pro­du­ci­do con es­ta tem­pra­na edad.

De mo­men­to los re­sul­ta­dos que es­ta­mos ob­te­nien­do son muy bue­nos y la ver­dad es que nues­tras ex­pec­ta­ti­vas no so­lo se es­tán cum­plien­do sino su­peran­do. Así que, de aquí a po­co, cuan­do fi­na­li­ce es­ta se­gun­da eva­lua­ción, aque­llas que ha­yan su­pe­ra­do con éxi­to es­te test, es­ta­rán dis­po­ni­bles pa­ra los agri­cul­to­res. No obs­tan­te al­gu­nos clien­tes nos es­tán so­li­ci­ta­do pro­bar en sus fin­cas es­tas 38 nue­vas va­rie­da­des que ya te­ne­mos re­gis­tra­das y, de he­cho, te­ne­mos pre­vis­to plan­tár­se­las es­te nue­vo año.

Fa­se II: Nue­vos cru­za­mien­tos, 1ª eva­lua­ción en cam­po y pre­se­lec­ción de 34 nue­vas va­rie­da­des Pa­ra­le­la­men­te, en 2009, ini­cia­mos una II Fa­se del Pro­gra­ma de Me­jo­ra Ge­né­ti­ca en la que rea­li­za­mos nue­vos cru­za­mien­tos, de los que ob­tu­vi­mos 543 nue­vas va­rie--

da­des, las cua­les plan­ta­mos y eva­lua­mos de for­ma in­di­vi­dual en la fin­ca “San­ta Ma­ría”. De ellas, pre­se­lec­cio­na­mos 34, que son las que su­pe­raron a sus pa­dres en pro­duc­ti­vi­dad y pre­sen­ta­ron to­le­ran­cias o re­sis­ten­cias a de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des; el res­to las eli­mi­na­mos.

El si­guien­te pa­so, al igual que hi­ci­mos en la Fa­se I del Pro­gra­ma, era rea­li­zar una se­gun­da eva­lua­ción en cam­po de for­ma ma­si­va con las 34 va­rie­da­des pre­se­lec­cio­na­das, pe­ro, en es­ta oca­sión, de­ci­di­mos in­cluir tam­bién en la eva­lua­ción las 38 va­rie­da­des ob­te­ni­das en la fa­se I del Pro­gra­ma de Me­jo­ra, lo que su­ma­ba 72 nue­vas va­rie­da­des, las cua­les, a su vez, iban a ser com­pa­ra­das con una ma­yor se­lec­ción in­ter­na­cio­nal de va­rie­da­des. De­ci­di­mos tam­bién rea­li­zar es­ta eva­lua­ción no so­lo en rie­go sino en se­cano, pa­ra así con­se­guir una ma­yor can­ti­dad de in­for­ma­ción que nos per­mi­tie­ra ob­te­ner me­jo­res con­clu­sio­nes.

En re­su­mi­das cuen­tas, de­bía­mos eva­luar, tan­to en se­cano co­mo en rie­go, un to­tal de 102 va­rie­da­des, de las cua­les 72 pro­ce­dían de nues­tros Pro­gra­mas de Me­jo­ra I y II, y 30 co­rres­pon­dían a una se­lec­ción in­ter­na­cio­nal (Es­pa­ña, Tú­nez, Ma­rrue­cos, Ar­ge­lia, Ita­lia, Por­tu­gal y Fran­cia) con las que que­ría­mos com­pa­rar­las.

Así que nos pu­si­mos ma­nos a la obra: mul­ti­pli­ca­mos la plan­tas de for­ma na­tu­ral, me­dian­te pro­pa­ga­ción ve­ge­ta­ti­va, a la vez que bus­cá­ba­mos y com­prá­ba­mos dos nue­vas fin­cas pa­ra rea­li­zar el en­sa­yo. Una de ellas fue ‘El Cal­de­ri­to Al­to’, con una su­per­fi­cie de 28,5 hec­tá­reas y si­tua­da jus­to al la­do del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Oli­var en Se­to de se­cano “Camarero/Cal­de­ri­to”, don­de plan­ta­mos es­te in­vierno en se­cano va­rios blo­ques con las 102 va­rie­da­des. La otra fin­ca fue “Las Ha­zue­las”, de se­cano y rie­go y con una su­per­fi­cie de 37 hec­tá­reas es­tá si­tua­da pró­xi­ma a la fin­ca “La Ma­ta”. En “Las Ha­zue­las” ter­mi­na­mos de com­ple­tar el en­sa­yo de se­cano y rea­li­za­mos otro igual so­lo que en rie­go. Pa­ra com­ple­men­tar es­te es­tu­dio te­ne­mos pre­vis­to es­te pró­xi­mo oto­ño plan­tar en Ita­lia, en la ‘zo­na ce­ro’ de la Xy­le­lla, las 102 va­rie­da­des pa­ra com­pro­bar su re­sis­ten­cia a es­ta bac­te­ria.

Fa­se III: Pró­xi­mos cru­za­mien­tos

Nues­tro afán de me­jo­ra nos lle­va a con­ti­nuar con una ter­ce­ra Fa­se del Pro­gra­ma de Me­jo­ra Ge­né­ti­ca, don­de te­ne­mos pre­vis­to rea­li­zar nue­vos cru­za­mien­tos que nos per­mi­tan ob­te­ner en un fu­tu­ro nue­vas va­rie­da­des tam­bién muy pro­duc­ti­vas, pe­ro con unas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes muy con­cre­tas, co­mo, por ejem­plo, una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra so­por­tar si­tua­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas más ex­tre­mas y/o re­sis­ten­cias a unas en­fer­me­da­des con­cre­tas.

Con­clu­sión

Lle­var ade­lan­te es­te Pro­gra­ma ha sig­ni­fi­ca­do cum­plir un sue­ño e in­ten­tar lu­char por ha­cer­lo reali­dad. Es ver­dad que no es un ca­mino fá­cil, que re­quie­re de una bue­na do­sis de ilu­sión, pa­cien­cia y de una gran de­ter­mi­na­ción por lle­var­lo a buen fin. Son mu­chos los años que du­ra, los re­cur­sos hu­ma­nos y las in­ver­sio­nes de ca­pi­tal que de­man­da y mu­chas las di­fi­cul­ta­des que hay que sal­var en el ca­mino, por­que no to­do son acier­tos.

Tam­bién se co­me­ten al­gu­nos erro­res y hay que apren­der de ellos e in­ten­tar su­pe­rar­los.

Re­cuer­do, por ejem­plo, un pe­que­ño error que co­me­ti­mos en la co­di­fi­ca­ción del eti­que­ta­do de al­gu­nas de las plan­tas pro­pa­ga­das en la se­gun­da fa­se del Pro­gra­ma. Aquel in­ci­den­te nos obli­gó a re­pe­tir el pro­ce­so: tu­vi­mos que vol­ver a pro­pa­gar de nue­vo esas plan­tas pa­ra ase­gu­rar­nos de que pro­ce­dían de unas pre­se­lec­cio­nes con­cre­tas, lo que nos re­tra­só nue­ves me­ses la pues­ta en mar­cha del Pro­gra­ma. Pe­ro bueno to­do error tam­bién pro­vo­ca un apren­di­za­je y es­ta­mos con­ven­ci­dos de que to­do es­te es­fuer­zo al fi­nal va a me­re­cer la pe­na. De he­cho, los re­sul­ta­dos que es­ta­mos lo­gran­do es­tán su­peran­do nues­tras pro­pias ex­pec­ta­ti­vas con el Pro­gra­ma y es­pe­ra­mos que un pla­zo muy cor­to de tiem­po pue­dan tam­bién be­ne­fi­ciar­se de él tan­to los agri­cul­to­res co­mo los con­su­mi­do­res.

Fin­ca La Ma­ta

Em­bol­sa­mien­to de la flor de la ma­dre con el po­len del pa­dre pa­ra que és­ta que­de fe­cun­da­da.

Ban­de­ja de al­veo­los con la se­mi­lla plan­ta­da has­ta su ger­mi­na­ción.

Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción "Cruz de los Huer­tos"

Mon­ta­je de una de las va­rie­da­des ob­te­ni­das en el Pro­gra­ma de Me­jo­ra Ge­né­ti­ca, la i-16.

Va­rie­dad nue­va en flo­ra­ción plan­ta­da en la fin­ca ‘La Ma­ta’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.