Mo­rir por los muer­tos

¿Por qué ha­bría de mo­rir en la mon­ta­ña?

Oxigeno - - A PIE DE VÍA -

El al­pi­nis­mo es, qui­zá, el de­por­te en el que sus prac­ti­can­tes se pre­gun­tan más a me­nu­do las pro­fun­das ra­zo­nes que les lle­van a prac­ti­car­lo. Hay que via­jar cien­tos o mi­les de ki­ló­me­tros, aca­rrear pe­sa­das mo­chi­las, so­por­tar ex­tre­mas con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, ham­bre, sue­ño, pro­lon­ga­do su­fri­mien­to y ries­go mortal con­ti­nua­do. ¿Por qué lo ha­cen? ¿Por qué lo ha­ce­mos? Son las pre­gun­tas que afi­cio­na­dos y es­pec­ta­do­res se for­mu­lan cons­tan­te­men­te. Geor­ge Mallory, po­si­ble­men­te el pri­mer con­quis­ta­dor del Eve­rest en 1924, an­te la pre­gun­ta de “¿por qué es­ca­lar mon­ta­ñas?” que le for­mu­ló un pe­rio­dis­ta, res­pon­dió con un la­có­ni­co: “Por­que es­tán ahí” que ha pa­sa­do a la his­to­ria, no por­que la in­for­ma­ción apor­ta­da fue­se es­cla­re­ce­do­ra, sino por­que la apa­ren­te sim­pli­ci­dad de la res­pues­ta en­cie­rra to­da la pro­fun­di­dad de la ac­ción del al­pi­nis­mo. Wal­ter Bo­nat­ti, uno de los más gran­des al­pi­nis­tas de to­dos los tiem­pos fa­lle­ci­do por en­fer­me­dad en 2011, de­cía que fue la cu­rio­si­dad la que le lle­vó a la mon­ta­ña. La cu­rio­si­dad por co­no­cer un vas­to mun­do don­de to­da­vía que­da­ban es­pa­cios vír­ge­nes y la cu­rio­si­dad por co­no­cer­se a sí mis­mo. Pa­ra Rein­hold Mess­ner, pri­mer hom­bre en es­ca­lar to­das las cum­bres de más de ocho mil me­tros del pla­ne­ta, su al­pi­nis­mo es un ejer­ci­cio de re­nun­cia. Re­nun­cia a la ayu­da ar­ti­fi­cial, al oxí­geno, a las cuer­das fi­jas, a los por­tea­do­res de al­tu­ra, a los te­lé­fo­nos mó­vi­les e in­clu­so re­nun­cia a los com­pa­ñe­ros. Sus as­cen­sio­nes han es­ta­do mar­ca­das por una éti­ca es­tric­ta en la que él, el hom­bre, se en­fren­ta a la mon­ta­ña sin más ayu­da que su fuer­za, su in­te­li­gen­cia y un mí­ni­mo de equi­pa­mien­to. Por ello cuan­do en una en­tre­vis­ta le pre­gun­ta­ron por su ma­yor lo­gro, no ha­bló de cum­bres ni de pa­re­des del Hi­ma­la­ya y res­pon­dió: “Mi ma­yor lo­gro ha si­do so­bre­vi­vir”. Cuan­do el es­cri­tor Co­lin Thu­bron se di­ri­gía ha­cia el Kai­lash, la mon­ta­ña sa­gra­da de la mi­to­lo­gía ti­be­ta­na, su guía, al ver a un hom­bre ma­yor y en­ca­ne­ci­do, le pre­gun­tó: “¿Por qué ha­ce es­to? ¿Por qué via­ja us­ted so­lo?”. Thu­bron, que ha­bía em­pren­di­do el via­je ape­sa­dum­bra­do por la re­cien­te muer­te de su madre y los an­te­rio­res fa­lle­ci­mien­tos de su her­ma­na y de su pa­dre, re­pli­có al sher­pa: “No pue­do res­pon­der­le. Ha­go es­to por los muer­tos”. Qui­zá den­tro de las mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes que po­de­mos en­con­trar so­bre los mo­ti­vos que em­pu­jan al hom­bre a bus­car el pe­li­gro en las mon­ta­ñas la de Thu­bron es la res­pues­ta que más se acer­ca al te­ma que quie­ro tra­tar hoy. Se­gún Ale­jan­dro Jo­do­rowsky, crea­dor de la psi­co­ma­gia y uno de los pa­dres de la psi­co­ge­nea­lo­gía, ca­da uno de no­so­tros es­tá ha­bi­ta­do por las tres ge­ne­ra­cio­nes que le pre­ce­den, lo que ha­ce un mí­ni­mo de ca­tor­ce per­so­nas. Es de­cir, que pa­ra los psi­co­ge­neó­lo­gos el in­di­vi­duo es uno más en­tre ca­tor­ce de sus an­te­pa­sa­dos con sus dra­mas, sus triun­fos y sus se­cre­tos. Jo­do­rowsky afir­ma que es­ta­mos “po­seí­dos” por nues­tras fa­mi­lias, en es­pe­cial por las re­la­cio­nes con nues­tros pa­dres, que jue­gan un pa­pel pri­mor­dial en la cons­truc­ción de la psi­que de un in­di­vi­duo. Por ello, siem­pre se­gún las teo­rías del po­li­fa­cé­ti­co in­te­lec­tual chi­leno, es muy im­por­tan­te “desatar” esos nu­dos con el pa­sa­do e ir des­car­gan­do el pe­so de las ex­pe­rien­cias de vida que no nos co­rres­pon­den. Un ejem­plo re­la­ta­do por Jo­do­rowsky es el bau­ti­zo de un hi­jo con el mis­mo nom­bre que su pa­dre, o su abue­lo, lo cual ge­ne­ra­ría en el su­je­to una gran car­ga al ser una pro­yec­ción del pro­yec­to vi­tal de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res y no un in­di­vi­duo di­fe­ren­cia­do, con pro­yec­tos y pen­sa­mien­tos pro­pios. Es­to po­dría cau­sar di­fi­cul­ta­des en la bús­que­da de iden­ti­dad o una abru­ma­do­ra sen­sa­ción de res­pon­der a de­man­das fa­mi­lia­res im­plí­ci­tas. Em­ma­nuel Ra­touis, guía de al­ta mon­ta­ña, al­pi­nis­ta, es­quia­dor ex­tre­mo, es­cri­tor y psi­co­ge­neó­lo­go, ha es­cri­to un li­bro que ofre­ce res­pues­tas fue­ra de lo co­mún a la eter­na pre­gun­ta del "¿por qué lo ha­ce­mos?". Em­ma­nuel ha es­tu­dia­do a sus com­pa­ñe­ros guías por me­dio de en­cues­tas y tra­ba­jos en su con­sul­ta. Em­ma­nuel ha ana­li­za­do su ár­bol ge­nea­ló­gi­co y el de otros com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión y de aven­tu­ras ex­tre­mas y ha lle­ga­do a la con­clu­sión del bri­tá­ni­co Co­lin Thu­bron: es­ca­la­mos por los muer­tos. Es­ca­la­mos por aque­llos que nos pre­ce­die­ron y que nos die­ron vida. As­cen­de­mos mon­ta­ñas con un in­mi­nen­te pe­li­gro de ac­ci­den­tar­nos por­que nues­tros an­te­pa­sa­dos mu­rie­ron en lo fí­si­co pe­ro no en lo psi­co­ló­gi­co. Es­tán to­da­vía den­tro de no­so­tros y se­gún Ra­touis, esa es una de las ra­zo­nes que nos lle­va a me­near el pio­let.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.