Re­pa­sa­mos la si­tua­ción del mer­ca­do de las bu­jías de la mano de sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas.

El mer­ca­do de bu­jías con­ti­núa res­pi­ran­do tran­qui­li­dad. Se con­fir­ma un año más la ten­den­cia al­cis­ta en las ven­tas, tan­to en vo­lu­men de uni­da­des co­mo en fac­tu­ra­ción. El in­cre­men­to de ma­tri­cu­la­cio­nes de vehícu­los de ga­so­li­na, jun­to con el en­ve­je­ci­mien­to del

PosVenta de Automocion - - Sumario - › Tex­to Be­lla Mar­tán › Fo­tos PdA

En 2017 el mer­ca­do de bu­jías vuel­ve a gozar de ar­gu­men­tos de pe­so pa­ra el op­ti­mis­mo. To­dos los agen­tes del sec­tor im­pli­ca­dos, in­dus­tria y dis­tri­bu­ción, alu­den a un nue­vo li­ge­ro cre­ci­mien­to pa­ra el pre­sen­te ejer­ci­cio, y lo me­jor del asun­to es que to­do apun­ta a que es­ta pro­gre­sión as­cen­den­te se man­ten­drá al me­nos unos años más. Uno de los gran­des alia­dos de es­ta si­tua­ción es la mul­ti­pli­ca­ción de tu­ris­mos vie­jos en cir­cu­la­ción y la caí­da en la com­pra de nue­vos. En Es­pa­ña, ac­tual­men­te dos de ca­da tres co­ches tie­nen más de diez años de an­ti­güe­dad, lo que lle­va tam­bién apa­re­ja­do un ma­yor ki­lo­me­tra­je anual. La pri­me­ra con­se­cuen-

cia de un par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co ‘an­ciano’ es que ne­ce­si­ta más ope­ra­cio­nes de man­te­ni­mien­to y, ade­más, las re­quie­re con ma­yor fre­cuen­cia a me­di­da que cum­ple años. Pa­ra Pa­blo Ro­drí­guez, di­rec­tor de Mar­ke­ting de Af­ter­mar­ket de Den­so, “la re­duc­ción de los in­ter­va­los de man­te­ni­mien­to y el aumento del ki­lo­me­tra­je anual sin du­da in­flu­yen en el im­pul­so de las ven­tas de bu­jías, pe­ro pien­so que el fac­tor de­ter­mi­nan­te es el aumento de las ma­tri­cu­la­cio­nes de vehícu­los de ga­so­li­na fren­te a los dié­sel”.

En la mis­ma lí­nea se mues­tra Pe­re Ba­nús, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción de Fe­de­ral-Mo­gul, pa­ra quien la de­man­da del mer­ca­do es­pa­ñol de re­po­si­ción de bu­jías “se con­so­li­da y apun­ta un li­ge­ro cre­ci­mien­to en 2017 gra­cias al ma­yor pa­so de vehícu­los por el ta­ller”. Des­pués de años en los que el man­te­ni­mien­to del par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co se ha des­cui­da­do de­bi­do a la in­fluen­cia de la cri­sis, la ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de ren­ta de las fa­mi­lias y la re­duc­ción de la in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca han sus­ten­ta­do la re­cu­pe­ra­ción de la de­man­da de pro­duc­tos de en­cen­di­do, en con­cre­to, de bu­jías. A su vez, “el ma­yor pa­so de vehícu­los por el ta­ller, so­bre to­do des­pués de un pe­rio­do de tiem­po en el que el man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo de­jó de ser una prio­ri­dad pa­ra mu­chos au­to­mo­vi­lis­tas, es­tá con­tri­bu­yen­do a in­cen­ti­var las ven­tas en es­te seg­men­to”, in­sis­te Pe­re Ba­nús.

ESTIRÓN DEL IRIDIO

La de­man­da ma­yo­ri­ta­ria en el mer­ca­do es­pa­ñol se in­cli­na ha­cia bu­jías con tec­no­lo­gía con­ven­cio­nal, acor­des a las ne­ce­si­da­des y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de nues­tro par­que. Una pre­fe­ren­cia ab­so­lu­ta­men­te pre­de­ci­ble en un sec­tor ca­rac­te­ri­za­do por un par­que en­ve­je­ci­do. Se­gún da­tos apor­ta­dos por Den­so, el pe­so de las bu­jías con­ven­cio­na­les ac­tual­men­te es de al­re­de­dor del 80%. “Si­gue sien­do una de­man­da muy im­por­tan­te”, apun­ta

su di­rec­tor de Mar­ke­ting de Af­ter­mar­ket; sin em­bar­go, en su opi­nión el fuer­te cre­ci­mien­to de las nue­vas pro­pues­tas en pri­mer equi­po “ha­rá que es­te por­cen­ta­je va­ya ba­jan­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los pró­xi­mos años”.

Alu­de a las bu­jías de iridio, en las que Den­so ha pre­sen­ta­do nu­me­ro­sas in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas ex­clu­si­vas. “Son en la actualidad la op­ción ele­gi­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te por los fa­bri­can­tes de vehícu­los, con un fuer­te in­cre­men­to en la úl­ti­ma dé­ca­da. Es­to ha­ce que en el mer­ca­do de la pos­ven­ta es­tas bu­jías ten­gan un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do muy im­por­tan­te que sin du­da va a con­ti­nuar en los pró­xi­mos años”, ex­pli­ca Pa­blo Ro­drí­guez. Una ten­den­cia que ya apun­ta­ban des­de Bosch en 2016 cuan­do de­cían que “las bu­jías de iridio son las que cre­cen a ma­yor rit­mo”.

Des­de Fe­de­ral-Mo­gul nos re­cuer­dan que el uso de iridio, con ex­ce­len­tes ca­rac­te­rís­ti­cas de pro­tec­ción al des­gas­te, pro­por­cio­na una bu­jía más du­ra­de­ra que los ma­te­ria­les al­ter­na­ti­vos, y es ca­paz de re­du­cir los cos­tes a tra­vés de una vi­da útil am­plia­da. Es­ta tec­no­lo­gía man­tie­ne un en­cen­di­do es­ta­ble in­clu­so en am­bien­tes hos­ti­les y con un uso pro­lon­ga­do, pro­por­cio­nan­do una dis­per­sión de chis­pa pre­ci­sa y un ren­di­mien­to sin com­pro­mi­sos. Pe­se a ello, in­sis­ten tam­bién en que ca­da mo­tor pre­sen­ta unas ne­ce­si­da­des con­cre­tas que de­ben ser cu­bier­tas con un ti­po es­pe­cí­fi­co de bu­jía. “Es cier­to que po­co a po­co ve­mos apa­re­cer en el mer­ca­do más mo­to­ri­za­cio­nes con bu­jías con tec­no­lo­gía de iridio co­mo equi­po ori­gi­nal, y que en la pos­ven­ta se ofre­cen bu­jías con es­ta tec­no­lo­gía co­mo al­ter­na­ti­va, pe­ro si­guen sien­do las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­tor lo que in­flu­ye de for­ma de­ci­si­va en la de­man­da de es­te com­po­nen­te”, ex­pli­ca Pe­re Ba­nús. Y apun­ta a con­ti­nua­ción que “exis­te un de­ter­mi­na­do ti­po de clien­te que, in­clu­so cuan­do no es la tec­no­lo­gía de se­rie de su vehícu­lo, apuesta por bu­jías de iridio al ha­cer la sus­ti­tu­ción del com­po­nen­te”. Los mo­ti­vos pa­ra ello son prin­ci­pal­men­te dos: la car­ga tec­no­ló­gi­ca de un pro­duc­to nue­vo, que lo ha­ce mu­cho más se­duc­tor, y su ma­yor vi­da útil, de has­ta 120.000 ki­ló­me­tros. “En cual­quier ca­so, si­guen sien­do las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de ca­da mo­tor lo que más pe­sa en la elección del com­po­nen­te a ins­ta­lar”, co­men­ta Ba­nús.

MÁS CO­CHES DE GA­SO­LI­NA Den­tro del mer­ca­do de co­ches nue­vos, el aumento pau­la­tino de las ven­tas de vehícu­los de ga­so­li­na, jun­to a la pro­li­fe­ra­ción de nor­ma­ti­vas ca­da

DOS DE CA­DA TRES CO­CHES EN ES­PA­ÑA TIE­NEN MÁS DE DIEZ AÑOS DE AN­TI­GÜE­DAD

vez más res­tric­ti­vas con los vehícu­los dié­sel, nos lle­va a an­ti­ci­par una fuer­te de­man­da de bu­jías de ca­ra al fu­tu­ro en de­tri­men­to del mer­ca­do de ca­len­ta­do­res. Se­gún da­tos de An­fac (Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fa­bri­can­tes de Au­to­mó­vi­les y Ca­mio­nes), en los ocho pri­me­ros me­ses de 2017 la cuo­ta de co­ches dié­sel só­lo re­pre­sen­ta el 49,4% de las ma­tri­cu­la­cio­nes, cuan­do en 2007 era del 69,6%. Por su par­te, en el mis­mo pe­rio­do, las ma­tri­cu­la­cio­nes de tu­ris­mos de ga­so­li­na han pa­sa­do del 30,3% en 2007 al 45,8% en 2017. El cre­ci­mien­to del par­que de­co­ches equi­pa­dos con mo­tor de ga­so­li­na que evidencian es­tos da­tos ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­dad del mer­ca­do a me­dio pla­zo cuan­do esos co­ches nue­vos co­mien­cen a acu­dir al ta­ller in­de­pen­dien­te. Ade­más, las ven­tas de hí­bri­dos y eléc­tri­cos su­po­nen el 4,7% se­gún An­fac. Tal co­mo co­men­ta Ba­nús, “el co­che eléc­tri­co aún tar­da­rá en ca­lar de for­ma ma­si­va en nues­tro par­que, y que el es­ca­lón in­ter­me­dio en la elec­tri­fi­ca­ción pa­sa por la al­ter­na­ti­va que re­pre­sen­tan los vehícu­los hí­bri­dos, tam­bién equi­pa­dos con bu­jías”. Asi­mis­mo, des­de Den­so in­di­can que las ven­tas de vehícu­los de ga­so­li­na, con o sin al­gún ti­po de hi­bri­da­ción, se­gui­rán au­men­tan­do en los pró­xi­mos años, con­vir­tién­do­se en la op­ción ma­yo­ri­ta­ria a cor­to pla­zo. Es­to, sin du­da, au­men­ta­rá el mer­ca­do po­ten­cial de pos­ven­ta de las bu­jías de en­cen­di­do.

ES­CA­PA­RA­TE PRO­MO­CIO­NAL

El es­ca­pa­ra­te de bu­jías ac­tual es­tá muy in­fluen­cia­do por las in­no­va­cio­nes pre­sen­ta­das por los dis­tin­tos fa­bri­can­tes du­ran­te la úl­ti­ma edi­ción

El fac­tor de­ter­mi­nan­te del im­pul­so de las ven­tas en bu­jías es el aumento de las ma­tri­cu­la­cio­nes de vehícu­los de ga­so­li­na fren­te a los dié­sel Pa­blo Ro­drí­guez › DI­REC­TOR DE MAR­KE­TING DE AF­TER­MAR­KET DE DEN­SO Aun­que ca­da vez hay más mo­to­ri­za­cio­nes con bu­jías de iridio, si­guen sien­do las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­tor lo que in­flu­ye en la de­man­da de es­te com­po­nen­te Pe­re Ba­nús › DI­REC­TOR DE CO­MU­NI­CA­CIÓN DE FE­DE­RAL-MO­GUL

de Mo­tor­tec Au­to­me­cha­ni­ka Ma­drid. Allí, por ejem­plo, Den­so pre­sen­tó la nue­va ga­ma de bu­jías de en­cen­di­do Iri­dium TT, ade­lan­tán­do­se a la gran de­man­da que sin du­da ten­drán los pro­duc­tos de tec­no­lo­gía iridio en los pró­xi­mos años. “Es una ga­ma que vie­ne a me­jo­rar las ya al­tas pres­ta­cio­nes ofre­ci­das por la exi­to­sa ga­ma de bu­jías de en­cen­di­do Nic­kel TT, co- emi­sio­nes”, in­di­ca Ro­drí­guez.

Por su par­te, Fe­de­ral-Mo­gul Mo­tor­parts lan­zó re­cien­te­men­te su nue­va ga­ma de bu­jías Be­ru Iri­dium, que se su­man a la am­plia ofer­ta de pro­duc­tos de en­cen­di­do de Be­ru, en­tre los que des­ta­ca tam­bién la lí­nea com­pac­ta de bu­jías Ul­tra Plus Ti­tan, que con 18 bu­jías cu­bre apro­xi­ma­da­men­te el 90% del par­que eu­ro­peo de tión op­ti­mi­za­da, pro­por­cio­nan­do un ren­di­mien­to y con­su­mo de com­bus­ti­ble me­jo­ra­dos y una re­duc­ción de las emi­sio­nes. Su vi­da útil se ex­tien­de has­ta los 120.000 ki­ló­me­tros, de­pen­dien­do de la apli­ca­ción, lo que re­du­ce los cos­tes al am­pliar los in­ter­va­los de man­te­ni­mien­to. Tal y co­mo co­men­ta Ba­nús, “es­ta ga­ma se lan­zó ini­cial­men­te pa­ra apli­ca­cio­nes Volks­wa­gen y BMW, pe­ro pau­la­ti­na­men­te se ex­ten­de­rá a otras en el fu­tu­ro”. Otra de las mar­cas de es­ta com­pa­ñía, la co­no­ci­da Cham­pion, in­tro­du­jo re­cien­te­men­te en el mer­ca­do su ga­ma de bu­jías EON-Ti­tan, que ofre­ce una co­ber­tu­ra del 90% del par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co eu­ro­peo (93% del es­pa­ñol y 94% del por­tu­gués) con só­lo 18 re­fe­ren­cias. “Gra­cias a ella, los dis­tri­bui­do­res pue­den me­jo­rar la ro­ta­ción de stock y re­du­cir el es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to, al tiem­po que ofre­cen una co­ber­tu­ra lí­der del par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co”, in­di­can des­de Fe­de­ral-Mo­gul.

CER­CA DEL 80% ES EL PE­SO DE LAS BU­JÍAS CON­VEN­CIO­NA­LES EN EL MER­CA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.