Juan An­to­nio La­bat,

El desa­rro­llo de la fu­tu­ra Ley de Cam­bio Cli­má­ti­co y Tran­si­ción Ener­gé­ti­ca es uno de los de­sa­fíos im­por­tan­tes que de­be afron­tar el Go­bierno a lo lar­go de los pró­xi­mos me­ses en cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos en el Acuer­do de Pa­rís, ya que de su

PQ - - SUMARIO -

di­rec­tor ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial de la In­dus­tria Quí­mi­ca Es­pa­ño­la (Fei­que).

Por el la­do del cli­ma, bas­te de­cir que la Unión Eu­ro­pea (y Es­pa­ña co­mo par­te de ella) es quien es­tá li­de­ran­do la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, asu­mien­do res­pon­sa­bi­li­da­des y adop­tan­do me­di­das mu­cho más exi­gen­tes que cual­quier otra área del mun­do, a pe­sar de que ac­tual­men­te só­lo re­pre­sen­ta­mos el 9% de las emi­sio­nes glo­ba­les de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (fren­te al 30% que hoy su­po­ne Chi­na o el 15% de Es­ta­dos Uni­dos). La fu­tu­ra Ley no per­mi­ti­rá, ob­via­men­te, equi­li­brar la car­ga del es­fuer­zo in­ter­na­cio­nal, pe­ro sí pue­de co­rre­gir de­ter­mi­na­dos de­fec­tos que per­mi­tan al­can­zar con ma­yor efec­ti­vi­dad los ob­je­ti­vos de re­duc­ción. En pri­mer lu­gar, con­vie­ne re­cor­dar que los com­pro­mi­sos que asu­me ac­tual­men­te la UE en su po­lí­ti­ca de lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co re­caen prin­ci­pal­men­te en los sec­to­res in­dus­tria­les y, pro­por­cio- nal­men­te, en las in­dus­trias de nues­tro país. Tan so­lo en el sec­tor quí­mi­co, la re­duc­ción de emi­sio­nes por to­ne­la­da pro­du­ci­da (apo­ya­da fun­da­men­tal­men­te en la me­jo­ra si­mul­tá­nea de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca) su­pera el 50% res­pec­to a 1990, evo­lu­ción que ha si­do si­mi­lar en la ma­yo­ría de la in­dus­tria de nues­tro país. Sin em­bar­go, que el pe­so de los es­fuer­zos de re­duc­ción re­cai­ga ca­si ex­clu­si­va­men­te so­bre la de­no­mi­na­da eco­no­mía pro­duc­ti­va no pa­re­ce ra­zo­na­ble, ya que im­pac­ta so­bre una ac­ti­vi­dad, la in­dus­trial, cu­yos pro­ce­sos ape­nas ge­ne­ran el 8% del to­tal de las emi­sio­nes. Por ello, es fun­da­men­tal que los es­fuer­zos en los ob­je­ti­vos de des­car­bo­ni­za­ción re­cai­gan so­bre la sociedad en su con­jun­to y evi­tar así que los mis­mos com­pro­me­tan la com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía pro­duc­ti­va. Es­pe­cial­men­te se­ría ne­ce­sa­rio tra­ba­jar

en la re­duc­ción de emi­sio­nes de vi­vien­das/edi­fi­ca­cio­nes y en el trans­por­te. Tam­bién es im­pres­cin­di­ble que el cos­te de los in­cen­ti­vos fi­nan­cie­ros pú­bli­cos que fa­ci­li­ten la tran­si­ción ener­gé­ti­ca no se in­cor­po­re (ni vía im­po­si­ti­va ni vía pea­jes) a los cos­tes del sis­te­ma eléc­tri­co que ya asu­me la in­dus­tria. El pre­cio de la elec­tri­ci­dad, en ape­nas una dé­ca­da, se ha du­pli­ca­do en Es­pa­ña, per­ju­di­can­do su com­pe­ti­ti­vi­dad in­dus­trial e im­pi­dien­do el crecimiento, cri­sis co­yun­tu­ra­les aparte, de los sec­to­res que ge­ne­ran ma­yor em­pleo es­ta­ble, de ca­li­dad y al­ta cua­li­fi­ca­ción, de las em­pre­sas que ma­yo­res re­cur­sos de­di­can a la in­no­va­ción y el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, y de las ac­ti­vi­da­des que en ma­yor me­di­da im­pac­tan en la ge­ne­ra­ción de ri­que­za en un país. La ter­ce­ra y úl­ti­ma re­fle­xión es que la ver­da­de­ra tran­si­ción ener­gé­ti­ca no se po­drá es­ta­ble­cer en fun­ción de lo que dic­te una nor­ma, sino que ven­drá de­ter­mi­na­da por la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Por tan­to, es ne­ce­sa­rio que las in­ver­sio­nes en I+D+i cuen­ten con un mar­co de in­cen­ti­vos fa­vo­ra­ble, es­ta­ble y pre­de­ci­ble, tan­to des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro co­mo re­gu­la­to­rio. Sin em­bar­go, y di­cho lo an­te­rior, la Ley deber ser es­pe­cial­men­te cui­da­do­sa en fa­vo­re­cer un en­torno tec­no­ló­gi­ca­men­te neu­tral pa­ra evi­tar el freno a tec­no­lo­gías que po­drían ser más com­pe­ti­ti­vas si no se hu­bie­ran es­ta­ble­ci­do in­cen­ti­vos par­ti­cu­la­res. En es­te sen­ti­do, es igual­men­te im­pres­cin­di­ble no ha­cer apues­tas por tec­no­lo­gías in­ma­du­ras (la ex­pe­rien­cia en años pa­sa­dos nos lo con­fir­ma) y que la tran­si­ción ener­gé­ti­ca no sea con­tem­pla­da co­mo un pro­ce­so dis­rup­ti­vo, sino evo­lu­ti­vo.

Juan An­to­nio La­bat Di­rec­tor ge­ne­ral de Fei­que (Fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial de la In­dus­tria Quí­mi­ca Es­pa­ño­la)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.