SA­VIA NUE­VA

ELE­NA LO­YO, DIS­CÍ­PU­LA DE MAR­TÍN FIZ, NOS MUES­TRA SU FAS­CI­NAN­TE PER­SO­NA­LI­DAD

Runner's World (Spain) - - Sumario - Por Álex Calabuig Fotos Jaime De Die­go Edi­ción grá­fi­ca Ro­dri­go Mo­ro

¿Co­no­ces a Ele­na Lo­yo? Fir­me pro­me­sa del fon­do es­pa­ñol, es­ta pu­pi­la del gran Mar­tín Fiz aca­ba de lo­grar la mar­ca mí­ni­ma en ma­ra­tón pa­ra el Eu­ro­peo de Ber­lín.

DES­DE HA­CE UNOS AÑOS el bos­que de Ar­men­tia no so­lo pre­su­me de su ha­bi­tual fau­na y flo­ra, de sus que­ji­gos, ar­ces, ma­jue­los, pe­ti­rro­jos, pin­zo­nes o car­bo­ne­ros. En pleno co­ra­zón del bos­que, en los ca­mi­nos de tie­rra sur­ca­dos tan­tas ve­ces por los le­gen­da­rios Mar­tín Fiz y Nieves Zar­za, al­gu­nos lu­ga­re­ños afir­man que una nue­va jo­ya des­gas­ta los sen­de­ros, asom­bran­do a los ca­mi­nan­tes. Se tra­ta, al pa­re­cer, de una ye­gua mo­re­na, de tro­te ele­gan­te y sal­va­je, que vue­la des­bo­ca­da, día sí y día tam­bién, sin im­por­tar­le el frío, la llu­via o el vien­to.

Di­cen los pai­sa­nos que re­co­ge su pelo pa­ra po­der ara­ñar­le se­gun­dos al tiem­po y que in­clu­so par­ti­ci­pa en com­pe­ti­cio­nes, pe­ro sus fu­ga­ces ad­mi­ra­do­res ase­gu­ran que tra­tar de co­lo­car un chip a un ani­mal sal­va­je siem­pre se­rá una bur­da ma­ne­ra de re­du­cir a ci­fras la be­lle­za de su tran­co y tor­nar hu­mano su po­de­río na­tu­ral, su ma­jes­tuo­sa ca­pa­ci­dad pa­ra des­pla­zar­se por el cam­po sin control, sin rien­das, sin na­da que de­mos­trar a na­die, por el pu­ro pla­cer de trans­for­mar la ener­gía y vi­vir al lí­mi­te la sen­sa­ción más pu­ra, ple­na y emo­cio­nan­te, la de la LI­BER­TAD.

Lle­ga­mos a Vi­to­ria en un día llu­vio­so y frío, con la es­pe­ran­za de que el cie­lo nos per­mi­ta dis­fru­tar de unas ho­ras de tre­gua pa­ra fo­to­gra­fiar a Ele­na Lo­yo, la me­jor fon­dis­ta vas­ca de la ac­tua­li­dad. In­ten­ta­mos “dis­pa­rar” en Ar­men­tia, pe­ro la trom­ba de agua nos obli­ga a re­fu­giar­nos en un trin­que­te de la Fun­da­ción Es­ta­dio, don­de por suer­te go­za­mos de un par de ho­ras de tran­qui­li­dad, en las que de­ja­mos el tra­ba­jo me­dio he­cho. Re­gre­sa­mos al bos­que y la luz del atar­de­cer nos regala unos mi­nu­tos de oro pa­ra que el maes­tro Jaime De Die­go in­mor­ta­li­ce las zan­ca­das de Ele­na en un lu­gar tan sim­bó­li­co e im­por­tan­te pa­ra ella. So­lo nos que­da char­lar con la gran es­tre­lla del atle­tis­mo vas­co, una per­so­na dis­cre­ta, sen­ci­lla, cu­ya ti­mi­dez a du­ras pe­nas pue­de ocul­tar su fas­ci­nan­te per­so­na­li­dad, su sen­ti­do del humor y su na­tu­ra­le­za sal­va­je. Ele­na, re­cien­te­men­te con­se­guis­te la mí­ni­ma pa­ra el Eu­ro­peo de Ber­lín, co­rrien­do el Ma­ra­tón de Mi­lán en 2:33:20 y ba­tien­do el ré­cord de Eus­ka­di de los 42,195 ki­ló­me­tros. No pu­dis­te co­rrer el cam­peo­na­to de Es­pa­ña por­que participaste en el Nacional de me­dio ma­ra­tón en Me­li­lla y el Mun­dial de los 21,097 km en Va­len­cia. ¿Cuán­do y por qué de­ci­des co­rrer en Mi­lán? Si en Me­li­lla no me hu­bie­ra cla­si­fi­ca­do pa­ra el Mun­dial de me­dia hu­bie­ra par­ti­ci­pa­do en el Ma­ra­tón de Sevilla, que era cam­peo­na­to de Es­pa­ña, pe­ro al te­ner que co­rrer en Va­len­cia, tu­ve que es­pe­rar a pa­sar es­ta ca­rre­ra pa­ra de­ci­dir qué ha­cer. Co­mo te­nía bas­tan­te vo­lu­men acu­mu­la­do en las pier­nas, ha­blé con mi en­tre­na­dor, Mar­tín Fiz, y ba­ra­ja­mos dos op­cio­nes: co­rrer un ma­ra­tón o ha­cer 10.000 en pis­ta y en ru­ta. Él me ani­mó a co­rrer un ma­ra­tón y me di­jo que aun­que no ha­bía po­di­do rea­li­zar un en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra los 42 km, que con­si­de­ra­ba que es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra ha­cer­lo por el vo­lu­men acu­mu­la­do. La idea ini­cial era ir a Rot­ter­dam, por con­tar con un cir­cui­to muy rá­pi­do, pe­ro Mi­guel Ángel Mos­ta­za nos di­jo a Ca­mi­lo San­tia­go, a Jaume Lei­va y a mí que nos lle­va­ba a Mi­lán, que ha­bría un buen gru­po y nos sal­dría bien.

¿Có­mo te en­con­tras­te a lo lar­go de la ca­rre­ra?

Al prin­ci­pio es­ta­ba in­có­mo­da, al­go ner­vio­sa por la fal­ta de ex­pe­rien­cia en ma­ra­tón, ya que so­lo ha­bía he­cho uno an­te­rior­men­te, pe­ro en la se­gun­da me­dia fui me­jo­ran­do, ace­le­ra­mos y… ¡sa­lió la mar­ca! Has ba­ja­do cin­co mi­nu­tos y vein­ti­cin­co se­gun­dos tu tiem­po del pri­mer ma­ra­tón al se­gun­do. ¿Qué di­fe­ren­cias han exis­ti­do en el en­tre­na­mien­to? Mu­chas. El año pa­sa­do so­lo me­tí 160 km una se­ma­na, por­que las pier­nas se quejaban y aún no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra asi­mi­lar mu­cho vo­lu­men. Era so­lo mi se­gun­da tem­po­ra­da en­tre­nan­do en se­rio y ron­da­ba los 120 ki­ló­me­tros se­ma­na­les y tam­po­co ha­cía tan­ta ca­li­dad co­mo aho­ra, que pue­do en­tre­nar ca­li­dad in­clu­so en días se­gui­dos. Es­te año ya he po­di­do com­ple­tar va­rias se­ma­nas de 160 ki­ló­me­tros y lo he no­ta­do mu­cho. Es de­cir, que te pre­sen­tas­te en Mi­lán con su­fi­cien­tes ki­ló­me­tros, pe­ro te fal­ta­ba ha­ber po­di­do or­ga­ni­zar me­jor los en­tre­na­mien­tos de ca­ra al ma­ra­tón, ya que te­nías que com­pe­tir en el Mun­dial de me­dia… Sí. En in­vierno hi­ce mu­chos ki­ló­me­tros, pe­ro al acer­car­se Me­li­lla y Va­len­cia te­nía que ba­jar los ki­lo­me­tra­jes pa­ra po­der com­pe­tir con fres­cu­ra. ¿Có­mo te plan­teas la pre­pa­ra­ción de ca­ra al Eu­ro­peo de Ber­lín? Lle­vo dos se­ma­nas de ba­ja­da de la in­ten­si­dad pa­ra re­cu­pe­rar­me bien. Ya iré in­cor­po­ran­do en­tre­na­mien­tos de vo­lu­men y ha­ré com­pe­ti­cio­nes pe­ro sin que és­tas sean un ob­je­ti­vo sino una par­te más de la pre­pa­ra­ción. ¿Te han ase­gu­ra­do la pla­za des­de la RFEA? Hay sie­te atle­tas con mí­ni­ma y tú tie­nes el sex­to me­jor tiem­po. No, no me han di­cho na­da. Vi la cir­cu­lar de la Fe­de­ra­ción. Ima­gino que ya me avisarán pa­ra las prue­bas de lac­ta­tos y en fun­ción de nues­tro es­ta­do de for­ma to­ma­rán una de­ci­sión. ¿Có­mo lle­vas la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca que has te­ni­do úl­ti­ma­men­te? Es un po­co lo­cu­ra, pe­ro ben­di­ta lo­cu­ra. Es­toy en­can­ta­da de aten­der a los me­dios y creo que tam­bién de ca­ra a con­tar con el apo­yo de al­gu­nos pa­tro­ci­na­do­res me ven­drá bien esa re­per­cu­sión. Es to­do po­si­ti­vo y ha ve­ni­do por­que las co­sas se es­tán ha­cien­do más o me­nos bien.

“De re­pen­te me lla­man mu­chos

me­dios pa­ra en­tre­vis­tar­me.

Una lo­cu­ra, pe­ro... ¡Ben­di­ta

lo­cu­ra!”

Fuis­te Miss Ála­va en 2005. ¿Ge­ne­ró tan­ta ex­pec­ta­ción en los me­dios lo­ca­les co­mo aho­ra?

Sí que tu­vo bas­tan­te re­per­cu­sión y qui­zá aque­llo me ha­ya ser­vi­do pa­ra pa­sar me­nos ver­güen­za de­lan­te de las cá­ma­ras… ja­ja­ja­ja…

In­clu­so aho­ra pu­bli­cas co­sas en las re­des so­cia­les…

Sí, las tu­ve ha­ce años y las de­jé de la­do. Las he vuel­to a ac­ti­var, so­bre to­do el Ins­ta­gram, por­que al­gún alumno me di­ce que el Fa­ce­book es de vie­jos, ja­ja­ja­ja… La verdad es que con­si­de­ro que son una he­rra­mien­ta po­si­ti­va pa­ra trans­mi­tir co­sas sin te­ner que es­pe­rar a que los me­dios lo co­mu­ni­quen. Si ha­ces buen uso de ellas son he­rra­mien­tas po­si­ti­vas.

Pre­ci­sa­men­te, en Ins­ta­gram hi­cis­te un pe­que­ño ho­me­na­je a Ma­ría Luisa Irí­zar, la atle­ta a la que arre­ba­tas­te el ré­cord de Eus­ka­di de ma­ra­tón. Era una mar­ca de ha­ce 26 años…

Aho­ra nos que­ja­mos, pe­ro an­tes las mu­je­res eran aún más in­vi­si­bles. En su épo­ca no te­nían re­co­no­ci­mien­to. Ma­ría Luisa tra­ba­ja­ba en el ca­se­río, re­par­tía le­che por los pue­blos y ade­más en­tre­na­ba y com­pe­tía ha­cien­do 2:36 en ma­ra­tón. Ha­ce po­cos días tu­ve la suer­te de ha­blar con ella y me con­tó que en un par de ma­ra­to­nes lle­gó a ha­cer 2:34, pe­ro que esas prue­bas tu­vie­ron pro­ble­mas con la ho­mo­lo­ga­ción. A es­te ti­po de mu­je­res se las ha de­ja­do en el ol­vi­do y creo que hay que re­cor­dar­las. Al fin y al ca­bo, las de aho­ra es­ta­mos si­guien­do sus pa­sos y nos sir­ven de ins­pi­ra­ción. No se las ha va­lo­ra­do lo su­fi­cien­te.

An­tes de ser co­rre­do­ra ha­bi­tual, ¿se­guías a es­tas fi­gu­ras que des­ta­ca­ron ha­ce años o te has pues­to al día a raíz de ser atle­ta?

No. Es aho­ra cuan­do me es­toy in­for­man­do más. Yo se­guía los Mun­dia­les y los Jue­gos Olím­pi­cos por la te­le­vi­sión y co­no­cía a los atle­tas más fa­mo­sos del mun­do, pe­ro la fi­gu­ra de Ma­ría Luisa la descubrí tras ba­tir el ré­cord de Eus­ka­di de me­dio ma­ra­tón y plan­tear­me el de ma­ra­tón, que es­ta­ba en su po­der.

A Mar­tín Fiz sí le co­no­ce­rías de so­bra an­tes de ser tu en­tre­na­dor, ¿no?

Ja­ja­ja­ja. Co­no­cí a Mar­tín sien­do yo una enana, por­que vino al co­le­gio y él era el do­ble de al­to que yo, así que ima­gí­na­te… ja­ja­ja­ja. Él ha­bía si­do cam­peón del mun­do. Me hi­cie­ron una fo­to con él y me fir­mó un au­tó­gra­fo… ¡Quién me iba a de­cir que iba a aca­bar en­tre­nán­do­me! Du­ran­te años, cuan­do pa­sa­ba por el Par­que del Prado, le veía dan­do vuel­tas. Y cuan­do yo em­pe­cé a co­rrer un po­qui­to más, nos sa­lu­dá­ba­mos, etc.

¿Cuán­do te em­pe­zó a en­tre­nar Mar­tín y có­mo fue el acer­ca­mien­to?

Ha­ce tres años y me­dio, pe­ro yo ya me ha­bía di­ri­gi­do a él ha­ce cin­co años, por­que que­ría ir al cam­peo­na­to de Es­pa­ña de me­dio ma­ra­tón y no sa­bía có­mo en­tre­nar, pe­ro so­lo que­da­ba mes y me­dio y Mar­tín me di­jo que a esas al­tu­ras no con­ve­nía mo­di­fi­car mis ru­ti­nas, que po­día ser peor el re­me­dio que la en­fer­me­dad, y que si­guie­ra en­tre­nan­do por mi cuen­ta has­ta el cam­peo­na­to. Año y me­dio des­pués hi­ce un 5.000 en To­lo­sa e Iván Ro­drí­guez le co­men­tó a Mar­tín Fiz mi mar­ca. Po­co des­pués me di­jo que Mar­tín es­ta­ría dispuesto a en­tre­nar­me. Con­tac­tó con­mi­go y en sep­tiem­bre de 2015 ya em­pe­za­mos en se­rio.

POR ÁLEX CALABUIG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.