Cam­peón Ve­ge­ta­riano

CO­RRE MUY RÁ­PI­DO. TAN­TO QUE ES EL AC­TUAL CAM­PEÓN DE LA SAN SIL­VES­TRE VA­LLE­CA­NA PO­PU­LAR. Y TO­DO ELLO CON UNA ALI­MEN­TA­CIÓN VE­GA­NA.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR AL­BER­TO HERNÁNDEZ

Co­no­ce a Borja Pérez, ga­na­dor de la San Sil­ves­tre Va­lle­ca­na en ca­te­go­ría po­pu­lar.

ÚÚLTIMO DÍA DE 2005. En las ca­lles de Ma­drid los enemi­gos de la pe­re­za des­pi­den el año con una pe­que­ña do­sis de sue­la que­ma­da. 10 km pa­ra ga­nar­se el de­re­cho a re­ven­tar la ce­na de Nochevieja. Un via­je ha­cia Va­lle­cas, ve­loz pa­ra al­gu­nos, de len­ta di­ver­sión pa­ra otros. En ese gru­po he­te­ro­gé­neo del úl­ti­mo ca­jón, ata­via­do con ma­llas y tu­tú, se en­cuen­tra Borja, un jo­ven de Las Ro­zas a pun­to de dis­fru­tar por pri­me­ra vez la ca­rre­ra que una dé­ca­da des­pués se in­crus­ta­rá fir­me­men­te en su eco­sis­te­ma sen­ti­men­tal. Aque­lla San Sil­ves­tre aca­bó “en una ho­ra y pico, ni lo re­cuer­do. Por aquel en­ton­ces no pen­sa­ba que lle­ga­ría a co­rrer­la en se­rio al­gu­na vez”, cuen­ta el hom­bre que, co­mo sue­le ser ha­bi­tal cuan­do te ad­mi­nis­tran el ve­neno del run­ning, se fue pi­can­do “y ya al año si­guien­te hi­ce cua­ren­ta y tan­tos, lue­go trein­ta y ocho...”. Así has­ta que en 2015 co­men­zó su exi­to­sa tri­lo­gía con fi­nal en el ca­jón del cam­po del Ra­yo: ter­ce­ro, se­gun­do (2016) y ga­na­dor en la úl­ti­ma edi­ción de la ci­ta: “Fue la cul­mi­na­ción de mu­chos sa­cri­fi­cios. Han pa­sa­do cua­tro me­ses y todavía me si­go emo­cio­na­do cuan­do veo el ví­deo”.

Son 12 abri­les tren­zan­do zan­ca­das, pe­ro con se­rie­dad, lo que se di­ce po­nien­do to­da la car­ne en el asa­dor (con per­dón a su ve­ga­nis­mo), al­go me­nos: “Lle­vo to­mán­do­me el atle­tis­mo en se­rio más o me­nos des­de 2010. Ahí fue cuan­do co­men­cé a en­tre­nar de verdad”. Es­tá cla­ro que en broma no pue­de ir el pu­pi­lo de Héc­tor del Pozo cuan­do es­cu­chas que se ma­cha­ca lu­nes, mar­tes, miér­co­les, jue­ves, vier­nes, sá­ba­do y do­min­go. Cuan­do re­la­ta que su vo­lu­men se­ma­nal es­tá en torno a los 140 ki­ló­me­tros. Cuan­do con­fie­sa ha­cer 3 se­sio­nes de se­ries y do­blar to­dos los días me­nos el fin de se­ma­na... To­do ello in­ter­ca­la­do con el tra­ba­jo en la in­mo­bi­lia­ria fa­mi­liar, su fa­ce­ta de en­tre­na­dor per­so­nal o el car­go de coor­di­na­dor del Club Co­rre­do­res de Las Ro­zas.

Sin em­bar­go cree que no ten­drá más pre­sión de la ha­bi­tual cuan­do to­que de­fen­der el tí­tu­lo de la que, “jun­to a la Beho­bia-San Se­bas­tián, que lle­vo dispu­tan­do des­de 2006 (me­jor re­sul­ta­do: 6º ha­ce dos tem­po­ra­das), pa­ra mí es la me­jor ca­rre­ra de Es­pa­ña. En su mo­men­to de­ci­di­re­mos si re­pi­to en ‘La Po­pu­lar’ o me de­can­to por ‘La Internacional’. Ha­ga lo que ha­ga le pon­dré las mis­ma ga­nas por­que ten­go mar­ca­da la ci­ta co­mo al­go im­por­tan­te, mi en­tre­na­dor y yo la vi­vi­mos de ma­ne­ra muy es­pe­cial”.

Re­cién cum­pli­dos los 34 echa la vis­ta atrás y en­cuen­tra mo­ti­vos más que su­fi­cien­tes pa­ra sen­tir­se or­gu­llo­so de su es­cue­ta pe­ro in­ten­sa tra­yec­to­ria de­por­ti­va, en la que ade­más de par­ti­ci­par en más de 100 ca­rre­ras (“ha­bré ga­na­do unas 20”)

ha te­ni­do tiem­po pa­ra co­que­tear con el mul­ti­de­por­te: “En 2014 pro­bé el triatlón, don­de con­se­guí al­gu­nos po­dios. Lue­go me pa­sé al duatlón; en la es­pe­cia­li­dad sprint ha­ce dos años me pro­cla­mé cam­peón del mun­do en el gru­po de edad 30-34. Aho­ra es­toy to­tal­men­te cen­tra­do en la ca­rre­ra a pie”.

Los es­fuer­zos le han cun­di­do bas­tan­te. Si echas un vis­ta­zo a su ho­ja de ser­vi­cios to­pas con mar­cas más que res­pe­ta­bles pa­ra al­guien que no se de­di­ca pro­fe­sio­nal­men­te a cas­ti­gar los múscu­los a ba­se de pa­sos rá­pi­dos y re­pe­ti­ti­vos. Ha co­rri­do el 5.000 en 14:07.71, los 10 km en 29:25 y el me­dio ma­ra­tón en 1:06:19.

Un as­pec­to que de­fi­ne su per­so­na­li­dad es la op­ción es­co­gi­da pa­ra nu­trir­se. Ya os apun­tá­ba­mos en el se­gun­do pá­rra­fo que es ve­gano, al­go que sor­pren­de a mu­chos afi­cio­na­dos de la zo­na cen­tro pe­nin­su­lar, don­de es un per­so­na­je bas­tan­te co­no­ci­do en­tre los fe­li­gre­ses del dor­sal. “Lo de­ci­dí ha­ce 8 años. En­tre­na­ba por las tar­des y no­ta­ba co­mo me sen­ta­ba mal la car­ne. Des­pués de co­mer­la no co­rría a gus­to. Em­pe­cé a leer to­do lo que te­nía que leer, ade­más de ma­ne­ra muy in­ten­sa, y eso in­tro­du­jo el fac­tor éti­co en mi de­ci­sión”, cuen­ta po­co an­tes de ade­lan­tar­se a la si­guien­te cues­tión con una res­pues­ta pre­ci­sa: “No, no afec­ta pa­ra na­da a mi ren­di­mien­to, to­do lo con­tra­rio”.

Su ma­ne­ra de com­pe­tir co­nec­ta muy bien con el afi­cio­na­do. En­tre­gar­se a to­pe, sin ne­go­ciar el su­fri­mien­to, asu­mien­do que la pri­me­ra re­gla de la vic­to­ria es no dar na­da por per­di­do. Así ac­tuó en los úl­ti­mos me­tros de ‘La Va­lle­ca­na’ cuan­do pa­re­cía que to­ca­ba re­pe­tir se­gun­do pues­to. Álex Ji­mé­nez mar­cha­ba es­ca­pa­do ape­nas a unos me­tros de la me­ta. Por de­lan­te el úl­ti­mo re­pe­chón y una cur­va, po­co más. Ca­si to­dos po­nían nom­bre a la vic­to­ria, no ha­bía mu­cho res­qui­cio pa­ra la du­da... Ex­cep­to en la ca­be­za de Borja, don­de el guión exi­gía un fi­nal abier­to. Un desen­la­ce co­mo el que se en­car­gó de fir­mar, pa­san­do li­ge­ro al cos­ta­do de su ri­val y aven­ta­ján­do­le en tres se­gun­dos (cru­zó el ar­co con el crono mar­can­do 31:06), más que su­fi­cien­tes pa­ra el cha­val del tu­tú, el des­a­bri­do pro­yec­to de cam­peón que acu­dió a su pri­me­ra ca­rre­ra co­mo el que ha si­do in­vi­ta­do a una fies­ta que se aca­ba yen­do de las ma­nos y, días des­pués, con­ti­nua en el lu­gar más in­sos­pe­cha­do. Hoy su nom­bre fi­gu­ra en el pal­ma­rés del 10 K po­pu­lar más pres­ti­gio­so de Eu­ro­pa y, den­tro de me­dio año, cuan­do el gen­tío vuel­va a con­gre­gar­se en la Pla­za de los Sa­gra­dos Corazones, to­dos sa­brán quién es el fa­vo­ri­to a lle­gar pri­me­ro a las en­tra­ñas del Va­lle del Kas.

“El com­pro­mi­so éti­co es una de las ra­zo­nes por las que me hi­ce ve­gano. No es una ma­ne­ra de ali­men­tar­se, for­ma par­te de mi es­ti­lo de vida”

SON LAS ZAN­CA­DAS esa for­ma de ex­pre­sar lo que el co­ra­zón no sa­be y gri­ta a la­ti­dos, lo que el al­ma ig­no­ra o no se atre­ve a de­cir ca­llán­do­lo por te­mor, por ti­mi­dez o por do­lor.

Ellas pue­den ser la má­xi­ma ex­pre­sión de la ale­gría o la re­pre­sen­ta­ción del es­fuer­zo más ti­tá­ni­co, el mo­do de sen­tir la fe­li­ci­dad y de pur­gar las pe­nas, sim­bo­li­zan­do siem­pre la vida que avan­za a gol­pe de pi­sa­das y de an­he­los por con­su­mar, pun­tean­do, con­quis­tan­do y ha­cien­do su­yo ca­da es­pa­cio.

Son esa for­ma de poe­sía que mues­tra el in­te­rior si­len­cio­so que des­co­no­ce có­mo de­cir lo que sien­te, esa poe­sía que es la úni­ca ca­paz de ha­blar cuan­do la men­te en­mu­de­ce.

Y son an­te to­do las pa­la­bras que con­ver­san con el ca­mino, la es­pe­ran­za que dis­cu­rre por las ve­nas del co­rre­dor, nu­trien­do sus as­pi­ra­cio­nes a fin de ha­cer­las reales.

Y es por eso que las zan­ca­das, cuan­do no en­cuen­tran pa­la­bras, llo­ran. Y tam­bién llo­ran cuan­do no ha­llan el ca­mino o cuan­do en las ve­nas se hie­la y pa­ra­li­za la es­pe­ran­za.

Y es por eso que ríen cuan­do ha­llan vo­ca­blos iné­di­tos que les de­vuel­ven la vida, cuan­do des­cu­bren no­ve­do­sos ca­mi­nos don­de se­guir fa­ti­gán­do­se, cuan­do en las ve­nas flu­ye y se ac­ti­va la es­pe­ran­za que ha­bía que­da­do con­ge­la­da.

Pue­den ser las zan­ca­das vir­tuo­sas e inocen­tes, afa­bles y ra­dian­tes cuan­do no tie­nen mu­ros que las fre­nen ni ma­les que las de­ten­gan, pe­ro si en­con­tra­mos que se mues­tran in­jus­tas e in­clu­so mal­va­das es por­que se han to­pa­do con la in­com­pren­sión o por­que la ra­zón no res­pon­de a sus de­seos. Po­drán, qui­zá en­ton­ces, tor­cer­se y errar en sus afa­nes arras­tran­do por los sue­los sus con­tra­rie­da­des, mien­tras des­car­gan en los do­lo­ri­dos pies sus dis­gus­tos. Pe­ro se­rá su enojo fruto tan so­lo de la de­s­es­pe­ran­za y la tris­te­za por no en­con­trar pa­la­bras, por ha­ber per­di­do sin que­rer el ca­mino, por pa­ra­li­zar­se en las ve­nas la ilu­sión y no po­der cum­plir nues­tras sú­pli­cas.

Aun así so­bre­vi­vi­rán por siem­pre las zan­ca­das ta­len­to­sas a las sen­das si­nuo­sas, adap­tan­do su vi­rar a ca­da re­co­do que sur­ja, do­ble­gan­do ca­da mie­do, es­qui­nan­do ca­da mu­ro que ame­na­za con rom­per la fa­ci­li­dad de avan­zar ági­les aun­que sin pri­sa, li­ge­ros mas sin ago­bio.

Re­sis­ti­rán las zan­ca­das y es­ta­rán siem­pre aten­tas a con­so­lar el al­ma cuan­do gi­me o a dar ideas al ce­re­bro pe­re­zo­so que no en­cuen­tra so­lu­ción al pen­sa­mien­to que le abru­ma. Allí es­ta­rán ellas, en los ca­mi­nos y en las sen­das, en el do­lor y en las pe­nas pa­ra tro­car pe­sa­dum­bres por di­chas, y tris­tes pen­sa­mien­tos por son­ri­sas.

Con pre­ci­sa es­cri­tu­ra tro­que­la­rán los pa­sos pa­ra lle­gar adon­de siem­pre re­ca­lan, don­de tar­de o tem­prano re­gre­san, si es que al­gu­na vez se fue­ron.

Es­tán autorizadas co­mo na­die pa­ra avan­zar en lí­nea rec­ta o a trom­pi­co­nes, pa­ra caer a me­nu­do y pa­ra le­van­tar­se siem­pre; pa­ra ser re­fu­gio de sue­ños y al­ber­gue de qui­me­ras, pa­ra es­pan­tar pe­sa­di­llas y ai­rear ma­los hu­mo­res. Zan­ca­das son al fin y al ca­bo, he­chas pa­ra co­rrer de­pri­sa o pa­ra avan­zar des­pa­cio, pa­ra los len­tos y pa­ra los rá­pi­dos; pa­ra ser­vir tan­to al atle­ta ilus­tre, con­sa­gra­do y ex­per­to co­mo al co­rre­dor anó­ni­mo, pri­me­ri­zo y afi­cio­na­do; pa­ra dar co­bi­jo a quien pe­lea por dí­gi­tos y dis­tan­cias o a quien so­lo bus­ca ex­pe­rien­cias o re­tos, crea­das por to­dos y ap­tas pa­ra to­dos. Pro­por­cio­nan alien­to y con­ver­sa­ción a quien hu­ye de la so­le­dad y ofre­cen so­sie­go a quien desea el si­len­cio. No se les pue­de pe­dir más de lo que dan, pues pue­den lle­gar a rom­per­se, pe­ro nos res­pon­den con cre­ces cuan­do las tra­ta­mos co­mo se me­re­cen.

Aurora Pérez es la atle­ta ve­te­ra­na es­pa­ño­la más lau­rea­da de to­dos

los tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.