Te­rri­to­rio Bea­mon

VI­VIR EN LA CA­RRE­TE­RA

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR MI­GUEL CAL­VO Sí­gue­le en @Mi­gue­lCal­vo_A

El sor­pre­si­vo cru­ce de ca­mi­nos en­tre el te­són ma­ra­to­niano y el triun­fo es pu­ro rock.

PA­RA­FRA­SEAN­DO A PES­SOA, Bob Dy­lan di­bu­jó su pro­pio uni­ver­so en el dis­co High­way 61 Re­vi­si­ted.

La mí­ti­ca au­to­pis­ta 61 cru­za el co­ra­zón de Es­ta­dos Uni­dos de nor­te a sur y, tras de­jar atrás Memp­his e in­ter­nar­se en Ten­nes­see y Loui­sia­na has­ta el del­ta del Mis­sis­sip­pi, a me­di­da que la ca­rre­te­ra se pier­de en­tre rec­tas in­fi­ni­tas, cam­pos de al­go­dón y pre­cio­sos atar­de­ce­res don­de tras ca­da puer­ta abier­ta en pue­blos y mo­te­les se es­ca­pa la mú­si­ca que nos lle­va a los orí­ge­nes del blues, el jazz y el rock, a su al­re­de­dor no pa­ran de asal­tar­nos nom­bres co­mo El­vis Pres­ley, Johnny Cash, B. B. King, Muddy Wa­ters o Louis Arms­trong y el so­ni­do de Nue­va Or­leans en el que to­do desem­bo­ca. Co­mo el cru­ce con la 49, don­de la le­yen­da si­túa a Ro­bert John­son ven­dien­do su al­ma al dia­blo a cam­bio de con­ver­tir­se en el me­jor mú­si­co de blues.

Pa­ra el pro­pio Dy­lan, la ca­rre­te­ra que na­ce en su pue­blo na­tal de Du­luth (Min­ne­so­ta) re­pre­sen­ta­ba to­do su mun­do mu­si­cal. Pe­ro, por en­ci­ma de to­do, re­fle­ja­ba su de­seo de huir de la ciu­dad, de bus­car nue­vos ho­ri­zon­tes. Co­mo si el des­tino hu­bie­se que­ri­do que la ru­ta que me­jor sim­bo­li­za un via­je a las raí­ces y a la li­ber­tad de la mú­si­ca tu­vie­ra que pa­sar jus­to de­lan­te de su ca­sa pa­ra po­der sa­lir co­rrien­do, con­vir­tién­do­lo en una par­te más del re­la­to.

Co­rrer, co­mo vi­vir, mu­chas ve­ces es una fo­to fi­ja: una ca­rre­te­ra que se pier­de en la le­ja­nía. Un bos­que. El so­li­ta­rio si­len­cio de los gran­des es­pa­cios abier­tos úni­ca­men­te al­te­ra­do por el so­ni­do de las zan­ca­das. Siem­pre co­mo una hui­da ha­cia ade­lan­te.

En una de esas imá­ge­nes con­tem­pla­mos a Sha­la­ne Fla­na­gan, la pri­me­ra es­ta­dou­ni­den­se en ga­nar el ma­ra­tón de Nue­va York en 40 años, per­di­da en la so­le­dad de las ca­rre­te­ras y los bos­ques que cre­cen a los pies de la cum­bre ne­va­da del mon­te Hood o las mon­ta­ñas de Flags­taff y Mam­moth La­kes.

Nue­ve me­ses an­tes de con­ver­tir­se en la pri­me­ra es­ta­dou­ni­den­se en ga­nar el ma­ra­tón de Bos­ton des­de 1985, Des Lin­den ni si­quie­ra po­día co­rrer y, ator­men­ta­da por las le­sio­nes, creó su pro­pio re­fu­gio al­re­de­dor del la­go Mi­chi­gan, bus­cán­do­se a sí mis­ma en un ka­yak, pes­can­do y en­ce­rra­da en­tre cien­tos de libros, co­mo si a ve­ces ne­ce­si­tá­ra­mos per­der­nos en la fic­ción pa­ra po­der en­con­trar­nos en la reali­dad.

Con la lle­ga­da del oto­ño co­men­zó a co­rrer de nue­vo, cen­tra­da en dis­tan­cias cor­tas. Y, por fin, el in­vierno se con­vir­tió en una lar­ga ca­rre­te­ra, en cien­tos de mi­llas a la ca­rre­ra.

“Es otro día en el pa­raí­so”, na­rra­ba su ma­ri­do du­ran­te la re­trans­mi­sión del pa­sa­do ma­ra­tón de Bos­ton pa­ra ex­pli­car có­mo Lin­den se­guía co­rrien­do en ca­be­za dis­pues­ta a ga­nar du­ran­te un día in­fer­nal de frío y llu­via des­pués de unos me­ses muy du­ros de en­tre­na­mien­to ba­jo la nie­ve, el hie­lo y el vien­to.

Y jun­to a Lin­den y Fla­na­gan, la apasionante fi­gu­ra del ja­po­nés Yu­ki Ka­wau­chi se­ría im­po­si­ble de de­fi­nir sin la me­tá­fo­ra de la vida con­ver­ti­da en un ma­ra­tón in­fi­ni­to.

Las emo­ti­vas vic­to­rias de es­tos tres co­rre­do­res en dos de los me­jo­res ma­ra­to­nes del mun­do nos ha­cen se­guir cre­yen­do en los cuen­tos con fi­na­les fe­li­ces y, pre­ci­sa­men­te, co­mo si re­co­rrié­se­mos la au­to­pis­ta 61, po­cas ca­rre­ras re­fle­jan me­jor la bús­que­da de los orí­ge­nes que Nue­va York y Bos­ton. Detrás de la fie­bre por las ca­rre­ras po­pu­la­res que ini­ció Fred Le­bow en Cen­tral Park, a lo lar­go de la ca­rre­te­ra que une Hop­kin­ton con Bos­ton a tra­vés de las co­li­nas don­de los mi­tos lle­van for­ján­do­se des­de ha­ce más de 120 años.

Mien­tras, sin de­jar de co­rrer, se­gui­re­mos so­ñan­do con vie­jos ca­di­llacs, con ca­rre­te­ras se­cun­da­rias y con que la vida, co­mo si es­tu­vié­ra­mos den­tro de un te­ma de Bru­ce Springs­teen, siem­pre se pu­die­se re­su­mir en una apues­ta por el rock and roll: “Sú­be­te al co­che, es­te es un pue­blo lleno de per­de­do­res y es­toy in­ten­tan­do sa­lir de aquí pa­ra ga­nar”.

Mi­guel Calvo es es­ta­dís­ti­co de la AEEA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.