Fres­cu­ra Men­tal

HA­CER KI­LÓ­ME­TROS TRAS UNA DU­RA JOR­NA­DA LA­BO­RAL PUE­DE SER UN MO­DO DE ALI­VIAR TEN­SIO­NES, PE­RO PO­DRÍA SER CON­TRA­PRO­DU­CEN­TE.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR SA­MANT­HA LEFAVE

A la ho­ra de en­tre­nar, de­ja atrás las preo­cu­pa­cio­nes, li­mi­tan tu ren­di­mien­to.

PIEN­SA EN la úl­ti­ma vez que hi­cis­te una ti­ra­da. ¿Qué es­ta­bas ha­cien­do an­tes? Tal vez es­ta­bas des­per­tán­do­te tras pa­sar ma­la no­che, o aca­ba­bas de ter­mi­nar un im­por­tan­te pro­yec­to en el tra­ba­jo, o es­tu­vis­te na­ve­gan­do un buen ra­to por Ins­ta­gram. Aun­que de pri­me­ras no pa­rez­ca evi­den­te, to­das esas co­sas te ab­sor­ben men­tal­men­te y pue­den afec­tar a tu de­pó­si­to men­tal. Los es­tu­dios mues­tran que tu en­tre­na­mien­to se re­sien­te cuan­do te cal­zas las za­pa­ti­llas con se­me­jan­te es­ta­do de áni­mo.

Una eva­lua­ción re­cien­te de on­ce in­ves­ti­ga­cio­nes, pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Sports Me­di­ci­ne, re­ve­ló que cuan­do es­ta­mos men­tal­men­te fa­ti­ga­dos, el ren­di­mien­to glo­bal en en­tre­na­mien­tos de re­sis­ten­cia y tan­das de al­ta in­ten­si­dad (co­mo ro­da­jes lar­gos o se­ries en cues­ta) se ve afec­ta­do de ma­ne­ra ne­ga­ti­va. “No so­mos ca­pa­ces de se­guir cen­trán­do­nos en la se­sión, pues ya ve­ni­mos can­sa­dos de es­tar muy centrados con an­te­rio­ri­dad al en­tre­na­mien­to”, di­ce An­gie Fi­fer, con­sul­to­ra de ren­di­mien­to men­tal de la As­so­cia­tion for Ap­plied Sport Psy­cho­logy.

En uno de los es­tu­dios eva­lua­do, los in­ves­ti­ga­do­res pu­sie­ron a unos atle­tas a com­ple­tar dos en­tre­na­mien­tos. En el pri­me­ro, los su­je­tos vie­ron un do­cu­men­tal de 90 mi­nu­tos que no les cau­só ten­sión men­tal y lue­go pe­da­lea­ron a al­ta in­ten­si­dad has­ta ago­tar­se. En el se­gun­do, rea­li­za­ron una ta­rea con el or­de­na­dor que re­que­ría al­ta con­cen­tra­ción du­ran­te 90 mi­nu­tos y lue­go eje­cu­ta­ron el mis­mo pe­da­leo a al­ta in­ten­si­dad has­ta el ago­ta­mien­to. Cuan­do se ana­li­zó el ren­di­mien­to de los dos gru­pos, los ex-

per­tos des­cu­brie­ron que aun­que las me­di­cio­nes fí­si­cas (fre­cuen­cia car­día­ca, lac­ta­to en san­gre y con­su­mo de oxí­geno) no se veían afec­ta­das por la ta­rea men­tal­men­te tra­ba­jo­sa, los ín­di­ces psi­co­ló­gi­cos (co­mo el es­fuer­zo per­ci­bi­do) sí que lo es­ta­ban. Es­te se­gun­do en­tre­na­mien­to se per­ci­bió co­mo más du­ro y obró que los atle­tas se can­sa­ran más rá­pi­da­men­te, cuen­ta Je­roen Van Cut­sem, au­tor del es­tu­dio.

Pe­se a no po­der de­cir exac­ta­men­te qué es lo que pa­sa, Van Cut­sem teo­ri­za que es­ta per­cep­ción in­cre­men­ta­da del es­fuer­zo pue­de de­ber­se a que, cuan­do se es­tá men­tal­men­te fa­ti­ga­do, el ce­re­bro tie­ne que in­cre­men­tar los men­sa­jes de es­tí­mu­lo a los múscu­los pa­ra que rin­dan al mis­mo ni­vel. Es­to se co­no­ce co­mo ta­sa de se­ña­li­za­ción ma­yor y ha­ce que sien­tas te­ner que tra­ba­jar fí­si­ca­men­te más du­ro. Otra teo­ría es que el ce­re­bro pro­ce­sa el es­fuer­zo de for­ma dis­tin­ta a cuan­do es­tás men­tal­men­te ex­haus­to, co­sa que tam­bién po­dría ha­cer que el en­tre­na­mien­to pa­rez­ca más du­ro.

No obs­tan­te, es im­por­tan­te se­ña­lar que la fa­ti­ga men­tal no es lo mis­mo que que­mar­se; es­to úl­ti­mo es un es­ta­do cró­ni­co de fa­ti­ga men­tal, oca­sio­na­do por co­sas co­mo gran­des y sis­te­má­ti­cas car­gas de tra­ba­jo, la in­se­gu­ri­dad la­bo­ral o un control me­nor de las co­sas co­ti­dia­nas que te ro­dean, di­ce Van Cut­sem. Es­to úl­ti­mo pue­de aña­dir ago­ta­mien­to emo­cio­nal y sen­ti­mien­tos de in­com­pe­ten­cia, que pue­den de­ri­var en pro­ble­mas a lar­go pla­zo. La fa­ti­ga men­tal es agu­da, y tie­ne lu­gar cuan­do el ce­re­bro se can­sa de pe­rio­dos pro­lon­ga­dos (de 30 mi­nu­tos a dos ho­ras) de es­fuer­zo exi­gen­te.

“Un día du­ro en el tra­ba­jo tra­tan­do un pro­ble­ma o re­to es­pe­cí­fi­co, ha­cer un dis­cur­so o pre­sen­ta­ción… To­do es­to pue­de cau­sar fa­ti­ga men­tal”, di­ce Fi­fer. “Bá­si­ca­men­te, es al­go que re­quie­re gran can­ti­dad de aten­ción du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do”.

An­tes de preo­cu­par­te por si tu ce­re­bro es­tá de­ma­sia­do can­sa­do o no pa­ra en­tre­nar (lo cual, iró­ni­ca­men­te, lo mo­le­rá aún más), el la­do bueno es que la fa­ti­ga men­tal no afec­ta a to­dos los en­tre­na­mien­tos por igual. Van Cut­sem di­ce que lo im­por­tan­te es la in­ten­si­dad. “Se tra­ta de en­tre­na­mien­tos de re­sis­ten­cia con­tra en­tre­na­mien­tos to­ta­les, de es­fuer­zo má­xi­mo”, ex­pli­ca. Los en­tre­na­mien­tos to­ta­les cor­tos (co­mo los in­ter­vá­li­cos de al­ta in­ten­si­dad) no re­quie­ren mu­cho pro­ce­so cog­ni­ti­vo, así que real­men­te no im­por­ta cuán can­sa­da es­té tu men­te. “Cuan­to más corta y ma­xi­ma­lis­ta sea la ta­rea, me­nor se­rá el im­pac­to de la fa­ti­ga men­tal”, se­ña­la. Es al­go así co­mo gus­tar de ha­cer una co­sa an­tes de que el ce­re­bro lle­gue a com­pren­der qué es­tá pa­san­do: eje­cu­tar una se­rie in­ter­vá­li­ca de al­ta in­ten­si­dad de 20 se­gun­dos es men­tal­men­te más fá­cil de lle­var que men­ta­li­zar­te pa­ra un ro­da­je de dos ho­ras. De mo­do que si tu en­tre­na­mien­to no re­quie­re pen­sar mu­cho y tra­ta más bien de es­for­zar­se a ni­vel fí­si­co, tal vez sea una op­ción me­jor en los días en que men­tal­men­te te sien­tes ex­haus­to.

Tam­bién hay mo­dos de com­ba­tir la fa­ti­ga men­tal a lo lar­go del día, apun­ta Fi­fer. Su me­jor con­se­jo es: Es­truc­tu­ra el día con una pau­sa en­tre tus reunio­nes o se­sio­nes de in­ter­cam­bio de ideas. “Aun­que pen­sa­mos que po­de­mos so­bre­lle­var­lo y ha­cer más co­sas, lo me­jor es ges­tio­nar men­tal­men­te el es­trés y ha­cer pe­que­ños des­can­sos”, ex­pli­ca. “La re­gla ge­ne­ral es con­cen­trar­se du­ran­te 20 mi­nu­tos con una pau­sa de cin­co”. Y en los días que sien­tas no es­tar con­cen­tra­do, si­gue tu pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to se­gún lo pre­vis­to e in­ten­ta acep­tar el re­to re­co­no­cien­do el es­fuer­zo que po­nes en com­ple­tar esa ti­ra­da (aun cuan­do no sea la me­jor que has he­cho). Van Cut­sem afir­ma que los es­tu­dios pre­li­mi­na­res in­di­can que, ha­cién­do­lo así, se me­jo­ra la re­sis­ten­cia al ago­ta­mien­to men­tal, re­dun­dan­do en una ma­yor du­re­za men­tal de ca­ra a even­tos im­por­tan­tes, co­mo el día de la ca­rre­ra.

“Aun­que pen­sa­mos que po­de­mos so­bre­lle­var­lo y ha­cer más co­sas, lo me­jor es ges­tio­nar men­tal­men­te el es­trés y ha­cer pe­que­ños des­can­sos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.