MA­DRID DE ARRI­BA ABA­JO

Runner's World (Spain) - - Recomendación -

Co­rrer es uno de los de­por­tes más agra­de­ci­dos por­que en po­co tiem­po pue­des te­ner gran­des be­ne­fi­cios, y sa­lir con tus za­pa­ti­llas des­de cual­quier par­te. Pe­ro si vi­ves y/o tra­ba­jas en un nú­cleo ur­bano co­mo Ma­drid, la me­jor for­ma pa­ra tras­la­dar­te a los me­jo­res lu­ga­res pa­ra co­rrer es en mo­to, elu­dien­do las ho­ras pun­ta y los inevi­ta­bles atas­cos que tan­to tiem­po qui­tan.

La ven­ta­ja de ir so­bre dos rue­das es que pue­des lle­gar a es­pa­cios na­tu­ra­les, más tran­qui­los y agra­da­bles pa­ra en­tre­nar, en muy po­co tiem­po. Te pro­po­ne­mos tres re­co­rri­dos pa­ra es­ca­par­te a es­ca­sos 20 mi­nu­tos del cen­tro de la capital: uno en el nor­te (El Pardo), otro en el es­te (Par­que Juan Car­los I) y otro en el sur (La Ca­sa de Cam­po).

Al Pardo pue­des ac­ce­der rá­pi­da­men­te des­de cual­quier pun­to a tra­vés de la M30 y de­jar la mo­to en el apar­ca­mien­to de Club de­por­ti­vo So­mon­tes. Des­de ahí ac­ce­des di­rec­ta­men­te al Co­rre­dor Am­bien­tal del Man­za­na­res, don­de po­drás dis­fru­tar de 7 ki­ló­me­tros lla­nos has­ta el em­bal­se del Pardo, más lo mis­mo de vuel­ta, o si eres más un trail run­ner po­drás ex­plo­rar sus in­fi­ni­tos ca­mi­nos del mon­te ale­da­ño a Ma­drid.

En el Par­que Juan Car­los I, po­drás sa­car una ru­ta cir­cu­lar de en­tre 1 y 3 ki­ló­me­tros, muy ade­cua­da pa­ra quie­nes em­pie­zan a co­rrer y no quie­ren ir­se muy le­jos. Po­drás ac­ce­der des­de cual­quier pun­to por la M40 o atra­ve­san­do la ciu­dad des­de Ca­ni­lle­jas u Hor­ta­le­za. Tie­ne un am­plio apar­ca­mien­to don­de po­drás de­jar la mo­to con tu ro­pa y ha­cer un en­tre­na­mien­to mo­de­ra­do pa­ra ir ga­nan­do re­sis­ten­cia. La fa­ci­li­dad de po­der pa­sar jun­to al tu vehícu­lo te per­mi­te pa­rar a hi­dra­tar­te (muy im­por­tan­te es­tos pró­xi­mos me­ses de ca­lor), to­mar un pe­que­ño des­can­so y se­guir un po­co más pa­ra bus­car tu me­jo­ra.

La Ca­sa de Cam­po es el gran re­fu­gio de los co­rre­do­res, so­bre to­do los fi­nes de se­ma­na, pe­ro pa­ra ti pue­de ser tam­bién cual­quier día de dia­rio ac­ce­dien­do rá­pi­da­men­te con tu mo­to. Lo pue­des ha­cer des­de múl­ti­ples pun­tos por la M30 o por el cen­tro de la ciu­dad, ya que es ca­si equi­dis­tan­te tan­to pa­ra los de la zo­na nor­te co­mo pa­ra los de la sur. Es­te pa­ra­je pro­te­gi­do cuen­ta con múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des, aun­que el más mí­ti­co es la ‘vuel­ta la tapia’ (14 km). Pue­des sa­car cir­cui­tos de to­do ti­po, per­der­te por los ca­mi­nos, ha­cer en­tre­na­mien­tos es­pe­cí­fi­cos bien me­di­dos en as­fal­to, o rea­li­zar unas bue­nas cues­tas pa­ra ga­nar fuer­za. La Ca­sa de Cam­po es ap­ta pa­ra co­rre­do­res de cual­quier ni­vel. Pue­des de­jar la mo­to jun­to a los res­tau­ran­tes, y tras aca­bar y cam­biar­te, to­mar en es­tos un re­fri­ge­rio o co­mer.

To­do se sim­pli­fi­ca des­pla­zán­do­te so­bre dos rue­das por Ma­drid, co­rre­rás más días y, si quie­res, en di­fe­ren­tes lu­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.