Nu­tri­ción..... ...............................

ES DI­FÍ­CIL PA­SAR DE LOS ALI­MEN­TOS DE MO­DA. TE CON­TA­MOS CUÁ­LES ME­RE­CEN LA PENA.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR MATT­HEW KADEY

Acei­te de Co­co

SU RE­CLA­MO:

FA­VO­RE­CE EL ADEL­GA­ZA­MIEN­TO

Al­gu­nos es­tu­dios su­gie­ren que es más fá­cil que­mar sus tri­gli­cé­ri­dos de ca­de­na me­dia (TCM) que al­ma­ce­nar­los co­mo gra­sa cor­po­ral. No tan rá­pi­do: “El acei­te de co­co con­tie­ne ni­ve­les de TCM mu­cho más ba­jos que lo uti­li­za­do en las in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra au­men­tar el me­ta­bo­lis­mo y la pér­di­da de pe­so, así que no pue­des asu­mir que va­ya a te­ner el mis­mo im­pac­to”, di­ce la in­ves­ti­ga­do­ra Mar­ni Sum­bal. Los die­tis­tas tam­bién afir­man que el acei­te de co­co in­cre­men­ta la sen­sa­ción de sa­cie­dad, ha­cien­do que comas me­nos. Pe­ro un es­tu­dio de 2017 pu­bli­ca­do en el European Jour­nal of Nu­tri­tion re­ve­ló que no cal­ma­ba el ape­ti­to tan bien co­mo el acei­te de oli­va y no te­nía nin­gún im­pac­to so­bre el me­ta­bo­lis­mo que­ma-gra­sas.

VE­RE­DIC­TO: BLUFF.

“Aña­dir a tu die­ta acei­te de co­co, tan den­so en ca­lo­rías, sin re­cor­tar­las de otro la­do, con­du­ci­rá a que ga­nes pe­so”, di­ce Sum­bal. En su lu­gar, au­men­ta tu ki­lo­me­tra­je y li­mi­ta tus por­cio­nes (aun­que sí, pue­des po­ner un po­co de acei­te de co­co).

Kom­bu­cha

SU RE­CLA­MO:

FA­VO­RE­CE L A SA­LUD INTESTINAL

Los pro­bió­ti­cos be­bi­bles se re­la­cio­nan con una me­jor sa­lud di­ges­ti­va, un sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio más fuer­te y una me­nor in­fla­ma­ción mus­cu­lar. Pe­ro aten­to a las eti­que­tas. “La kom­bu­cha pue­de te­ner sa­bor avi­na­gra­do, así que al­gu­nas mar­cas aña­den azú­car pa­ra ha­cer­la más sa­bro­sa”, di­ce la die­tis­ta Bon­nie Taub-Dix. Ese azú­car aña­di­do pue­de arrin­co­nar los be­ne­fi­cios de los pro­bió­ti­cos: “Eli­ge mar­cas que ten­gan 2 g de azú­car (o me­nos) y no te pon­gas mu­cha. Al­gu­nas bo­te­llas equi­va­len a dos ra­cio­nes”, afir­ma.

VE­RE­DIC­TO: ES­TRE­LLA.

Pa­ra co­se­char el má­xi­mo be­ne­fi­cio de los pro­bió­ti­cos, me­jor in­cor­po­ra yo­gur y otros ali­men­tos fer­men­ta­dos a tu die­ta.

Cal­do Ani­mal

SU RE­CLA­MO:

FA­VO­RE­CE LA SA­LUD ÓSEA

He­cho de hue­sos y te­ji­do adi­po­so, tie­ne fama de ser una bue­na fuen­te de co­lá­geno, una pro­teí­na que ayu­da a re­pa­rar la ma­sa ósea, los ten­do­nes, los li­ga­men­tos y la piel.

“La creen­cia de que el co­lá­geno de los hue­sos del cal­do fa­vo­re­ce su for­ma­ción en nues­tro cuer­po (im­pac­tan­do así di­rec­ta­men­te en la sa­lud ósea) es una ilu­sión”, afir­ma Wi­lliam H. Percy, ex­per­to de la Uni­ver­sity of South Da­ko­ta. “El sis­te­ma di­ges­ti­vo des­com­po­ne el co­lá­geno del cal­do en ami­noá­ci­dos, que se usa­rán allá don­de se ne­ce­si­ten”.

En ca­so de do­lor ar­ti­cu­lar, los es­ca­sos es­tu­dios exis­ten­tes so­bre el te­ma se han rea­li­za­do con al­tos ni­ve­les de su­ple­men­tos de co­lá­geno puro en per­so­nas con en­fer­me­da­des de­bi­li­tan­tes, co­mo la os­teoar­tri­tis, y no con un co­rre­dor del mon­tón que se que­ja tras un ro­da­je lar­go. Y da­do que no es un ali­men­to re­gu­la­do, el contenido nu­tri­cio­nal pue­de va­riar, ha­cien­do im­po­si­ble sa­ber cuán­to co­lá­geno es­tás de he­cho to­man­do.

VE­RE­DIC­TO: BLUFF.

Aun­que el cal­do ani­mal no es una pa­na­cea, es ri­co en pro­teí­nas y elec­tro­li­tos, lo cual es bueno pa­ra la re­cu­pe­ra­ción.

He­la­do Ba­jo en Ca­lo­rías

SU RE­CLA­MO:

AN­TO­JO LI­BRE DE CUL­PA

Los he­la­dos ba­jos en ca­lo­rías y ri­cos en pro­teí­nas se su­po­ne que tie­nen tan so­lo 280 ca­lo­rías y has­ta 24 g de pro­teí­nas por ca­da ½ kg. Téc­ni­ca­men­te son he­la­dos (si pre­sen­tan al me­nos un 10% de ma­te­ria gra­sa). Pe­ro es­tas op­cio­nes “más sa­lu­da­bles” po­drían no ser­lo tan­to. “Uno de los pe­li­gros reales es que la gen­te aca­be to­mán­do­los de más cre­yen­do que es bueno”, di­ce Sum­bal. “Y pue­de que tam­bién to­mes más pa­ra sen­tir­te sa­tis­fe­cho”. Las ra­cio­nes sue­len ser de unos 125 g, así que co­mo te comas más de ½ kg, te es­ta­rás pa­san­do de ca­lo­rías.

Los pos­tres he­la­dos so­brios sue­len con­te­ner edul­co­ran­tes muy ba­jos en ca­lo­rías, co­mo fru­ta mon­je y ste­via. Aun­que res­tan ca­lo­rías, no se las aso­cia con la pér­di­da de pe­so a lar­go pla­zo, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Ca­na­dian Me­di­cal As­so­cia­tion Jour­nal.

¿Y las pro­teí­nas? La ma­yo­ría de los co­rre­do­res ya las to­man me­dian­te una die­ta equi­li­bra­da.

VE­RE­DIC­TO: BLUFF.

Co­mo todos los pos­tres, los he­la­dos ba­jos en ca­lo­rías de­be­rían con­su­mir­se con mo­de­ra­ción.

Gra­nos Ger­mi­na­dos

SU RE­CLA­MO:

CAR­BOHI­DRA­TOS DE CA­LI­DAD

La nue­va ten­den­cia de la co­mi­da en­va­sa­da: pre­pa­rar la co­mi­da ha­bi­tual con grano ger­mi­na­do (gra­no­la, tor­ti­tas, pa­pi­llas). Es un pro­ce­so que pue­de in­cre­men­tar los ni­ve­les de an­ti­oxi­dan­tes, pro­teí­nas, fo­la­to y vi­ta­mi­na C de los ali­men­tos, di­ce la in­ves­ti­ga­do­ra Molly Kim­ball. Los es­tu­dios aún no han con­clui­do si los gra­nos ger­mi­na­dos pue­den po­ten­ciar el ren­di­mien­to atlé­ti­co, pe­ro da­do que só­lo el grano in­te­gral pue­de ger­mi­nar (no así el re­fi­na­do), es pro­ba­ble que comas más sano si eli­ges los ger­mi­na­dos.

VE­RE­DIC­TO: ES­TRE­LLA.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que los pa­nes ger­mi­na­dos pue­den man­te­ner es­ta­bles tus ni­ve­les de ener­gía y re­sul­tar a tu es­tó­ma­go más li­ge­ros.

Aguas Nu­tri­ti­vas

SU RE­CLA­MO:

HIDRATAN ME­JOR

El agua de cac­tus, san­día y ar­ce (por nom­brar al­gu­na) es ten­den­cia en Instagram. Aun­que to­das hidratan, la ma­yo­ría de sus “ma­ra­vi­llas” son un pro­duc­to mer­ca­do­téc­ni­co. “Sí, mu­chas de es­tas be­bi­das pue­den apor­tar nu­trien­tes co­mo cal­cio o vi­ta­mi­na C, pe­ro a unos ni­ve­les tan ín­fi­mos que los co­rre­do­res que si­guen una die­ta equi­li­bra­da los to­man de to­das for­mas”, di­ce Kim­ball.

Y que la pa­la­bra “agua” no te in­duz­ca a pensar que no tie­nen ca­lo­rías, apun­ta Kim­ball. “La gen­te pue­de ol­vi­dar­se de las ca­lo­rías en es­tas aguas, pe­ro si to­mas va­rias bo­te­llas al día en vez de agua nor­mal, esas ca­lo­rías de más se acu­mu­lan”, ex­pli­ca. Una bo­te­lli­ta de agua de san­día con­tie­ne 12 g de azú­car, por ejem­plo. En su lu­gar, pro­cu­ra aña­dir unas ro­da­jas de fru­ta o pe­pino a tu agua mi­ne­ral pa­ra ob­te­ner un po­co de sa­bor.

VE­RE­DIC­TO:

BLUFF.

Sigue to­man­do agua nor­mal y to­ma be­bi­da de­por­ti­va si ne­ce­si­ta­ras unas ca­lo­rías o elec­tro­li­tos ex­tra pa­ra los ro­da­jes ca­lu­ro­sos de 60 o más mi­nu­tos.

SU RE­CLA­MO:

SU PO­DER OME­GA-3

Los es­tu­dios in­di­can que la car­ne de va­cas ali­men­ta­das con pas­to pro­por­cio­na me­no­res ni­ve­les de gra­sas sa­tu­ra­das y áci­dos gra­sos Ome­ga-6 (pro­vo­can in­fla­ma­ción), y ma­yo­res ni­ve­les de vi­ta­mi­na E, be­ta-ca­ro­te­nos y gra­sas car­dio­sa­lu­da­bles Ome­ga-3. Ali­men­tos co­mo las nue­ces y el sal­món son ri­cos en vi­ta­mi­na E y Ome­ga-3, pe­ro cuan­do se tra­ta de car­ne o lácteos, la cla­ve es que la res ha­ya si­do ali­men­ta­da con pas­to, di­ce Taub-Dix.

VE­RE­DIC­TO: ES­TRE­LLA.

Sá­ca­le el má­xi­mo par­ti­do a tu pe­pi­to de ter­ne­ra y a tu ba­ti­do post-ca­rre­ra pa­gan­do un po­co más. Ase­gú­ra­te de que la eti­que­ta pon­ga “100% cria­da con pas­tos” o de que cuen­te con al­gu­na cer­ti­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.