Op­ción de In­te­rior

UN CO­RRE­DOR DU­RO DE PELAR DES­CU­BRE QUE LOS NUE­VOS AR­TI­LU­GIOS Y APPS HA­CEN QUE PI­SAR EL FIR­ME SEA MÁS DI­VER­TI­DO Y, POR EN­DE, EFI­CAZ.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR MATT GROSS

La tec­no­lo­gía de las cin­tas de co­rrer avan­za de for­ma im­pa­ra­ble, otra po­si­bi­li­dad más de es­qui­var los ri­go­res del cli­ma ba­jo te­cho.

NO HA­CE MU­CHO TIEM­PO me mon­té so­bre una cin­ta de co­rrer en un gim­na­sio del ba­jo Man­hat­tan y pen­sé que un en­tre­na­mien­to lla­ma­do “Mo­do Bes­tia” (una se­sión pre­gra­ba­da de re­sis­ten­cia de 30 mi­nu­tos en la iOS app Stu­dio) es­ta­ba he­cho pa­ra mí. No me im­por­tó es­tar su­pues­ta­men­te en­tre­nan­do pa­ra la me­dia ma­ra­tón de Nue­va York o que no hu­bie­ra plan­ta­do un pie en una cin­ta en años, so­lo y con cas­cos. Es­to era una app pa­ra cin­ta. ¿Cuán di­fí­cil po­día ser?

Con la mú­si­ca electrónica de bai­le in cres­cen­do, el ins­truc­tor vir­tual dio la cuen­ta atrás ¡5, 4, 3, 2, 1! y ya es­ta­ba co­rrien­do a un rit­mo de 6:30 por mi­lla. Mi um­bral. Du­ran­te 3 km se­gui­dos. La cin­ta se es­tre­me­cía y la in­se­gu­ri­dad se apo­de­ró de mí. ¿Adón­de me lle­van los pies? ¿Por qué el ai­re hue­le ra­ro? Mi­ro por la ven­ta­na. Pues­tos de co­mi­da, ta­xis… ¡Y co­rre­do­res! Co­rre­do­res co­rrien­do li­bres, sin ata­du­ras, por las ca­lles so­lea­das. ¿Por qué no es­toy ahí aba­jo?

En­ton­ces re­sue­na la voz del ins­truc­tor: “Man­tén la pi­sa­da jus­to de­ba­jo de la ca­de­ra”. “Zan­ca­das más cor­tas, ca­den­cia más al­ta”. “¡Bar­bi­lla arri­ba, bar­bi­lla arri­ba! ¿Y esa res­pi­ra­ción? Usa el dia­frag­ma”. “Que­dan tres mi­nu­tos, aguan­ta ahí”.

Ex­tra­ña­men­te, fun­cio­nó. Es­cu­char sus con­se­jos (aun­que gra­ba­dos e im­per­so­na­les), ver a otros co­rre­do­res en la ta­bla de tiem­pos y sa­ber que la ve­lo­ci­dad e in­cli­na­ción es­ta­ban en úl­ti­ma ins­tan­cia ba­jo mi con­trol, me man­tu­vo co­rrien­do. Y no só­lo du­ran­te esos 3 km; tam­bién du­ran­te los du­ros in­ter­va­los que si­guie­ron.

No es tan ex­tra­ño. Des­pués de to­do, es­to es lo que Stu­dio y la nue­va hor­na­da de apps e in­ter­fa­ces tra­tan de ha­cer: que las cin­tas de co­rrer re­sul­ten ex­ci­tan­tes, adic­ti­vas y di­ver­ti­das. Si co­rres al ai­re li­bre du­ran­te to­do el año, es ten­ta­dor pensar en es­to co­mo un ni­cho. Pe­ro me­nu­do ni­cho. El mer­ca­do de las cin­tas de co­rrer es­tá va­lo­ra­do en unos 3.740 mi­llo­nes de dó­la­res y sigue en au­men­to. Y da­do que has­ta aho­ra la ex­pe­rien­cia con es­tas má­qui­nas ha con­sis­ti­do prin­ci­pal­men­te en ver un pun­ti­to rojo ful­gu­rar a lo lar­go de una pis­ta, hay mar­gen de me­jo­ra.

En el trans­cur­so de una se­ma­na pro­bé Stu­dio y Zwift, dos apps con pro­gra­mas de en­tre­na­mien­to pa­ra cin­ta de co­rrer, así co­mo Pe­lo­ton Tread y Nor­dic Track X22i, cu­yo soft­wa­re se in­te­gra en la má­qui­na. Aun­que nin­guno de ellos es per­fec­to, en con­jun­to me con­ven­cie­ron (yo sue­lo ha­cer unos 75 km se­ma­na­les) de que las cin­tas no son tan ma­las.

Stu­dio ejem­pli­fi­ca el fun­cio­na­mien­to ge­ne­ral de es­tos sis­te­mas. Eli­ges un en­tre­na­mien­to (di­ga­mos, dos cla­ses al día (a las seis de la ma­ña­na y de la tar­de) o al­gu­na de las que hay pre­gra­ba­das, des­de Hip Hop In­ter­vals has­ta Walk It Out. Sin­cro­ni­zas un apa­ra­to (en el ca­so de Stu­dio, so­lo el Ap­ple Watch, aun­que al­gu­nas cin­tas Li­fe Fit­ness de­jan car­gar­lo di­rec­ta­men­te). Y lue­go co­rres, ajus­tan­do ma­nual­men­te la ve­lo­ci­dad y la in­cli­na­ción de acuer­do con los con­se­jos del mo­ni­tor y com­pa­ran­do tu ren­di­mien­to con otros co­rre­do­res en la ta­bla de tiem­pos.

Stu­dio es el sis­te­ma con el pro­ba­ble­men­te me que­da­ré. Es ase­qui­ble y por­tá­til, in­clu­so pien­so usar­lo al ai­re li­bre,

tal vez ac­ti­van­do el “Mo­do Bes­tia” en la pis­ta lo­cal. Aun­que pa­ra su­per­vi­sar mi ren­di­mien­to aún ten­dría que in­ver­tir en un Ap­ple Watch.

Zwift, sin em­bar­go, se sin­cro­ni­za con cin­tas co­nec­ta­das por Blue­tooth y cual­quier sen­sor de ren­di­mien­to que se en­gan­che a tu za­pa­ti­lla (co­mo Stryd o Mi­les­to­ne). El pro­gra­ma po­ne en mo­vi­mien­to en tu te­lé­fono, ta­ble­ta u or­de­na­dor a un co­rre­dor vir­tual pa­ra ir al mis­mo rit­mo que tú por un pai­sa­je ge­ne­ra­do in­fo­grá­fi­ca­men­te. Zwift, el fa­vo­ri­to de los ci­clis­tas, es tal vez la app de run­ning más crea­ti­va que ja­más ha­ya vis­to: Mi ro­da­je de prue­ba lle­vó a mi ava­tar a lo lar­go de 5 km al­re­de­dor de una is­la vol­cá­ni­ca lle­na de man­tos de la­va y tú­ne­les os­cu­ros en el fic­ti­cio reino de Wa­to­pia. Es exac­ta­men­te lo que quie­ro cuan­do es­toy so­bre una cin­ta: si­mu­lar que me ha­llo en un lu­gar dis­tin­to.

Por des­gra­cia, co­mo app pa­ra mó­vi­les, Zwift es un desas­tre. La pan­ta­lla es­tá ates­ta­da y las le­tras son muy pe­que­ñas. Ape­nas pu­de dis­tin­guir al­go, so­bre to­do cuan­do el te­lé­fono que­da apo­ya­do en la con­so­la de la cin­ta y hay que mi­rar pa­ra aba­jo. ¿De­be­ría co­rrer más rá­pi­do? ¿Más len­to? ¿Va­riar la in­cli­na­ción? No po­día ver­lo y tam­po­co ha­bía se­ña­les acús­ti­cas (Zwift re­co­mien­da una ta­ble­ta). Aún peor, tu­ve que ba­jar­me otra app, Zwift Com­pa­nion, pa­ra con­tro­lar mis ajus­tes y ob­je­ti­vos, ins­cri­bir­me en ca­rre­ras e in­clu­so ver ro­da­jes pre­vios. La app Com­pa­nion no es pri­mor­dial, pe­ro to­do pa­re­ce muy com­pli­ca­do pa­ra el me­ro he­cho de co­rrer. De mo­men­to, Zwift al me­nos es gra­tis.

La que no es gra­tis es Pe­lo­ton Tread. La cin­ta de co­rrer su­ce­so­ra de la muy po­pu­lar bi­ci es­tá­ti­ca de Pe­lo­ton cues­ta unos 3.500 eu­ros, sin in­cluir la sus­crip­ción men­sual que ne­ce­si­ta­rás pa­ra re­ci­bir cla­ses en di­rec­to. Pe­ro es un apa­ra­to ma­ra­vi­llo­sa­men­te di­se­ña­do. La cin­ta, de 59 ta­bli­llas, es es­ta­ble y ro­bus­ta. Con­tro­las la ve­lo­ci­dad y la in­cli­na­ción apre­tan­do unos bo­to­nes que hay a la al­tu­ra de la mano. La ace­le­ra­ción y des­ace­le­ra­ción son ca­si ins­tan­tá­neas. La pan­ta­lla, enor­me, se co­lo­ca de mo­do que, se­gún vas co­rrien­do con el ins­truc­tor, en­ta­blas con­tac­to vi­sual con él y vi­ce­ver­sa. Que­das re­gis­tra­do en una ta­bla de re­sul­ta­dos, así que es pro­ba­ble que te lla­me por tu nom­bre pa­ra ani­mar­te jus­to cuan­do es­tá mi­ran­do a una de las seis cá­ma­ras que cap­tu­ran ca­da uno de tus mo­vi­mien­tos. Y si no di­ce tu nom­bre, pues uno de los cien­tos, sino mi­les, que es­tán asis­tien­do a esa cla­se vir­tual con­ti­go.

Si te gus­tan las cla­ses en gru­po (en par­ti­cu­lar las que mez­clan ki­ló­me­tros y en­tre­na­mien­to de fuer­za) y re­cla­mas el con­trol que ofre­ce una cin­ta de co­rrer, no en­con­tra­rás un sis­te­ma más ca­paz y so­fis­ti­ca­do que Pe­lo­ton Tread. Es co­mo ir a un gim­na­sio de lu­jo con la co­mo­di­dad de tu pro­pia ca­sa.

Si te quie­res eva­dir de la ciu­dad, ahí es­tá la Nor­dic Track X22i por me­nos de 3.000 eu­ros. Co­mo la Pe­lo­ton, cuen­ta con una enor­me pan­ta­lla tác­til in­te­gra­da que te per­mi­te co­rrer por to­das par­tes, ya sea tra­zan­do tu pro­pia ru­ta en Goo­gle Maps o eli­gien­do las fil­ma­das en vi­deo 4KHD por iFit Globe Trek en ca­da con­ti­nen­te. Yo nun­ca ha­bía es­ta­do en Utah, así que se­guí a mi en­tre­na­do­ra du­ran­te 4,5 km a tra­vés del Red Rock Can­yon. A ca­da co­li­na, la cin­ta au­to­má­ti­ca­men­te cam­bia­ba la in­cli­na­ción pa­ra ir acor­de con el te­rreno. Y a ca­da sprint de 90 se­gun­dos, ace­le­ra­ba sin que yo tu­vie­ra que ha­cer na­da, ex­cep­to apre­tar el pa­so y ad­mi­rar el pai­sa­je. Un gus­ta­zo.

O ca­si. La ma­qui­na­ria no es­tá al ni­vel del soft­wa­re. Los cam­bios en ve­lo­ci­dad e in­cli­na­ción no son tan rá­pi­dos co­mo en Pe­lo­ton y la pan­ta­lla de 22 pul­ga­das no só­lo es­tá em­pla­za­da de­ma­sia­do aba­jo (¿re­cor­dáis “¡Bar­bi­lla arri­ba, bar­bi­lla arri­ba!”?), sino que tam­bién pre­sen­ta mu­cho grano, a pe­sar de ser HD.

An­tes de ba­jar­me de la cin­ta, lle­gué a una su­do­ro­sa con­clu­sión. Sí, las cin­tas de co­rrer son mu­chí­si­mo me­jor aho­ra de lo que so­lían. Si ne­ce­si­tas una (por­que tus in­vier­nos son lar­gos, tus ca­lles es­tán ates­ta­das o tie­nes que apa­ñar­te con unos po­cos in­ter­va­los an­tes de sa­lir pi­tan­do al tra­ba­jo, Stu­dio, Pe­lo­ton y Nor­di­cT­rack pue­den sa­tis­fa­cer­te. (Per­dón, Zwift). Yo no es­toy pre­pa­ra­do pa­ra aban­do­nar com­ple­ta­men­te el frío, el ca­lor y la llu­via, pe­ro cuan­do no que­da más re­me­dio, aho­ra sé que ten­go otras op­cio­nes.

“Una pan­ta­lla tác­til in­te­gra­da que te per­mi­te co­rrer por to­das par­tes en cual­quier con­ti­nen­te”.

TK E SEC­TION N T R E N A MI E N T O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.