Ma­rat­hon Man

EL AUS­TRA­LIANO TRENT MORROW, QUE OS­TEN­TA EL BESTIAL RÉ­CORD DE HA­BER CO­RRI­DO 160 MA­RA­TO­NES EN 7 CONTINENTES EN UN AÑO, VI­SI­TÓ MA­DRID EL PA­SA­DO ABRIL PA­RA PAR­TI­CI­PAR EN SU MA­RA­TÓN.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR RO­BER­TO PETUKHOV

Es Trent Morrow (com­ple­tó 160 ma­ra­to­nes en un año) y re­cien­te­men­te corrió en Ma­drid.

AATENCIÓN A ES­TE HOM­BRE. Pe­cu­liar, corre sin pa­rar por to­do el glo­bo y, cuan­do vie­ne a Ma­drid, se alo­ja en Ge­ta­fe, en las afue­ras de la capital. Es Trent Morrow, de 44 años, y corre co­mo homenaje a su ma­dre y su ma­dras­tra, am­bas fa­lle­ci­das a cau­sa del cán­cer. De só­li­da for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria (li­cen­cia­do en His­to­ria Po­lí­ti­ca, más­ter en Ne­go­cio Mer­ca­do­téc­ni­co) y con una pro­me­te­do­ra ca­rre­ra co­mo agen­te de ven­tas en va­rias fir­mas in­ter­na­cio­na­les, ha­ce unos años ha­lló un nuevo com­pro­mi­so y una mo­ti­va­ción arro­lla­do­ra: “A fi­na­les de 2012, mi ma­dras­tra Ca­rol, quien en­ton­ces vi­vía en Phoe­nix (EE.UU.) me re­ve­ló su diag­nós­ti­co de cán­cer de pul­món en fa­se ter­mi­nal. Aque­llo fue un pun­to de in­fle­xión to­tal pa­ra mí, pues ya ha­bía per­di­do a mi ma­dre en 1993 por cán­cer de co­lon. Así que de­ci­dí via­jar allá pa­ra pa­sar jun­tos el ma­yor tiem­po po­si­ble y, mien­tras, com­pro­me­ter­me a un re­to vi­tal: co­rrer el ma­yor nú­me­ro de ma­ra­to­nes po­si­ble a lo lar­go de 7 continentes du­ran­te un año y de­di­car tal mi­sión a la pre­cia­da me­mo­ria de mi ma­dre y mi ma­dras­tra. Fue un aban­dono in­creí­ble de mi zo­na de con­fort, pues no es­ta­ba se­gu­ro de po­der ma­ne­jar tal de­sa­fío a dia­rio en los pla­nos fí­si­co, lo­gís­ti­co, fi­nan­cie­ro, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual. Era ha­cer al­go que nun­ca an­tes se ha­bía he­cho. Pe­ro aho­ra es es­tu­pen­do po­der com­bi­nar mi pa­sión por el run­ning con mi tra­ba­jo en Al­tra Run­ning, en Aus­tra­lia”, cuen­ta Morrow, de­ta­llan­do la mo­ti­va­ción que le lle­vó a com­ple­tar 160 ma­ra­to­nes en­tre abril de 2013 y abril de 2014 en 12 paí­ses de los 7 continentes.

Trent Morrow sue­le via­jar so­lo (“Aun­que me en­can­ta­ría com­par­tir los via­jes con la chi­ca ade­cua­da cuan­do nos en­con­tre­mos”, di­ce) y co­rrer pa­ra ins­pi­rar en otros la idea de que to­do es po­si­ble con mo­ti­va­ción, de que ca­da uno de no­so­tros po­de­mos ser un su­per­hé­roe en to­das las áreas de la vi­da. “El ma­yor de­sa­fío es fi­nan­ciar los via­jes, es­pe­ro se­guir en­con­tran­do so­cios y com­par­tir es­ta mi­sión con la ma­yor can­ti­dad de gen­te en to­do el mun­do”, se­ña­la. La cla­ve es el apo­yo: “Soy muy afor­tu­na­do de po­der con­tar con un in­creí­ble gru­po de apo­yo en las re­des so­cia­les”.

¿Y có­mo es co­rrer 160 ma­ra­to­nes en un año? “Es­tás to­tal­men­te com­pro­me­ti­do, te cen­tras en ha­llar tiem­po pa­ra via­jar al ma­ra­tón del día si­guien­te, por la noche, a ve­ces sin dor­mir. La lo­gís­ti­ca es de otro mun­do, se­rá es­tu­pen­do de­ta­llar­lo to­do pró­xi­ma­men­te en un li­bro. En reali­dad, aún me es­toy re­cu­pe­ran­do en mu­chos as­pec­tos de es­tos lo­gros (el

“El ma­yor de­sa­fío es fi­nan­ciar

los via­jes, es­pe­ro se­guir en­con­tran­do so­cios y com­par­tir es­ta mi­sión con la ma­yor can­ti­dad de gen­te en to­do el

mun­do”

más di­fí­cil, el com­po­nen­te fi­nan­cie­ro). No ha­bía tiem­po pa­ra en­tre­nar en­tre los mu­chos ma­ra­to­nes co­rri­dos en días con­se­cu­ti­vos y, es­pe­cial­men­te, los 32 ma­ra­to­nes en 35 días por sie­te es­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos. La prio­ri­dad era so­lo po­der co­mer y re­cu­pe­rar­me to­do lo po­si­ble en­tre prue­ba y prue­ba”, ex­pli­ca. Morrow no via­jó acom­pa­ña­do de nin­gún fi­sio­te­ra­peu­ta ni na­da que se le pa­re­cie­ra. “Me ha­bría en­can­ta­do, pe­ro me apa­ñé con ro­di­llos de ma­sa­je, me­dias de com­pre­sión y un apa­ra­to de elec­tro­es­ti­mu­la­ción. De vez en cuan­do me aten­dió al­gún ma­sa­jis­ta, una ben­di­ción.”

Morrow se es­tre­nó co­rrien­do en 2008 a lo gran­de: el Ma­rat­hon Des Sa­bles por el de­sier­to del Sáha­ra, una ca­rre­ra du­rí­si­ma. En 2018, año de su dé­ci­mo aniver­sa­rio co­mo co­rre­dor, ha te­ni­do pro­ble­mas de pe­so y le­sio­nes, al­can­zan­do los 125 kg de pe­so. Pe­ro vol­vió a es­ta prue­ba an­tes de re­ca­lar en Ma­drid. “El ob­je­ti­vo pa­ra vol­ver al de­sier­to del Sáha­ra re­qui­rió mu­cha mo­ti­va­ción y, en po­cos me­ses, per­dí más de 25 kg pa­ra es­tar lis­to. Y sí, tu­ve du­das, so­bre to­do en la eta­pa larga de 86 ki­ló­me­tros, con am­po­llas en un pie, un ca­lor de más de cua­ren­ta gra­dos por el día y un frío tre­men­do por la noche. A Ma­drid lle­gué fí­si­ca­men­te ex­haus­to, con el is­quio­ti­bial derecho to­ca­do y una in­fec­ción ocu­lar. Pe­ro na­da me de­tu­vo”, re­ma­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.