Mar­tín Fiz

El hom­bre que cam­bió la fi­so­no­mía del ma­ra­tón es­pa­ñol. Su le­ga­do su­pera me­da­llas y mar­cas. ¿Pró­xi­mo desafío? So­lo hay una co­sa cla­ra: sus za­pa­ti­llas le acom­pa­ña­rán hasta que el cuer­po aguan­te.

Runner's World (Spain) - - Mundo Runner Con Los Pies Por Delante -

EL CAM­PEÓN MUN­DIAL guar­da un re­cuer­do muy fa­mi­liar de sus pri­me­ras za­pa­ti­llas, lo que no re­sul­ta na­da ex­tra­ño, pues eran he­re­di­ta­rias: “Las lla­ma­ba ‘te­nis’ y re­cuer­do que pa­sa­ban de her­mano a her­mano. Soy el me­diano, con lo cual fui el se­gun­do en pro­bar­las”. Ha­bla­mos de los pri­me­ros 70, cuan­do la es­pe­cia­li­za­ción de­por­ti­va es­ta­ba en es­ta­do em­brio­na­rio, así que aquel par sin pe­di­grí re­sul­ta­ba sin em­bar­go de una po­li­va­len­cia exa­ge­ra­da, pues “ju­ga­ban al ba­lon­ces­to, al fút­bol, co­rrían cam­po a tra­vés... Ha­cían de to­do esas Tao de lo­na azul, sin amor­ti­gua­ción, que por su­pues­to no sa­bía­mos si eran pa­ra co­rre­do­res neu­tros, pro­na­do­res o su­pi­na­do­res”, co­men­ta uno de los atle­tas es­pa­ño­les que, pro­ba­ble­men­te, más sue­las ha de­vas­ta­do des­de aque­llos tiem­pos de zan­ca­das des­a­bri­das.

En­tre tan­tos mo­de­los cal­za­dos por al­guien que se de­di­ca pro­fe­sio­nal­men­te a la acu­mu­la­ción de ki­ló­me­tros, de­be ser di­fí­cil es­co­ger los que mar­ca­ron su per­cep­ción de ca­da pi­sa­da con ma­yor fir­me­za.

Sin em­bar­go Fiz lo tie­ne muy cla­ro: “Guar­do un ca­ri­ño es­pe­cial a las za­pa­ti­llas con las que com­pe­tí en mis pri­me­ras ma­ra­to­nes y ga­né el Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de Hel­sin­ki en 1994. Pa­sa­do el tiem­po, en 2015, me to­pé por vez pri­me­ra con unas Ske­chers, lo re­cuer­do per­fec­ta­men­te por­que fue en Nue­va York, don­de ini­cié mi re­to de ga­nar las Six Ma­jors en ca­te­go­ría mas­ter. Las vi por pri­me­ra vez en la Fe­ria del Co­rre­dor, ha­bía oí­do ha­blar de ellas, pe­ro no las co­no­cía en pro­fun­di­dad, así que me acer­qué al stand a in­for­mar­me. Me di­je­ron que era la se­gun­da mar­ca más ven­di­da... ¡del mun­do! A par­tir de ahí me pu­se en con­tac­to con sus res­pon­sa­bles en Es­pa­ña y Es­ta­dos Uni­dos y sur­gió el amor... que du­ra hasta hoy”.

¿Y qué es lo que más va­lo­ra un doc­to­ra­do en la ma­te­ria de sus com­pa­ñe­ras de fa­ti­gas? “Me gus­ta su po­li­va­len­cia, el ca­rác­ter mix­to, ni ex­ce­si­va­men­te rá­pi­das ni len­tas, idea­les pa­ra un fon­dis­ta; el equi­li­brio per­fec­to en­tre una za­pa­ti­lla ve­loz y una de amor­ti­gua­ción”, dice un ti­po que, al año, sue­le usar en­tre “cua­tro pa­res, dos de com­pe­ti­ción y dos de en­tre­na­mien­to. No soy de los que tie­ne ne­ce­si­dad de es­tre­nar cal­za­do cons­tan­te­men­te, me gus­ta aco­mo­dar­me muy bien a la za­pa­ti­lla, do­mar­la y usar­la bas­tan­te, en­tre 800 y 1.000 ki­ló­me­tros, unos cua­tro me­ses”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.