Te­rri­to­rio Bea­mon

“AN­TES DEL FRÍO, LE­VAN­TA LAS VELAS” (VETUSTA MORLA)

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR MI­GUEL CAL­VO Sí­gue­le en @Mi­gue­lCal­vo_A

La pa­sión por la ve­lo­ci­dad tras­cien­de el pa­so del tiem­po, de re­cuer­do más len­to.

CO­MO SI LAS SO­LU­CIO­NES pa­ra to­do siem­pre se en­con­tra­sen en la li­te­ra­tu­ra y en el ar­te, el es­cri­tor ar­gen­tino Ricardo Pi­glia con­vir­tió a la len­ti­tud en el me­jor an­tí­do­to con­tra el vér­ti­go: “Cuan­to más pro­fun­da es la quie­tud, más in­ten­sa es la na­rra­ción”, de­cía.

En el la­do opues­to, una en­tre­vis­ta con un cam­peón del mun­do ya re­ti­ra­do en bus­ca de su nue­vo lu­gar en el mun­do: “Cuan­do co­rría, siem­pre que­ría ir más rá­pi­do. Unas cen­té­si­mas me­nos. Lle­gar an­tes a la lí­nea de me­ta. Ga­nar. De­rro­tar al re­loj. Y cuan­do vas tan rá­pi­do, la vi­da pa­sa de­ma­sia­do de­pri­sa”.

Y en­tre las ga­nas de vi­vir con in­ten­si­dad ca­da ins­tan­te y la ne­ce­si­dad de en­con­trar la pau­sa que ha­ce gi­rar el mun­do más des­pa­cio, una ca­rre­ra ba­jo el ca­lor de una in­ter­mi­na­ble no­che de San Juan. El sue­ño de con­se­guir un nue­vo ré­cord, de se­guir acu­mu­lan­do nú­me­ros y re­cuer­dos. Y la emo­ción de to­do el gra­de­río pues­to de pie den­tro de una ajus­ta­da ca­rre­ra de re­le­vos.

¿Al­gún día el pa­sa­do se­rá más gran­de que el fu­tu­ro y que­rre­mos que to­do co­mien­ce a ir a cá­ma­ra len­ta?

“Quién sa­be cuán­do co­men­za­ré a sentir nos­tal­gia, cuán­do me em­pe­za­rá a do­ler que sean otros los que co­rran den­tro del es­ta­dio. De mo­men­to, me pa­re­ce se­guir vi­vien­do en una at­mós­fe­ra irreal, co­mo si con­ti­nua­se via­jan­do fue­ra del tiem­po”, tal y co­mo di­jo du­ran­te sus úl­ti­mos años co­mo atle­ta de éli­te el ita­liano Pie­tro Men­nea, el cam­peón olím­pi­co de 200 en Mos­cú 1980 de­trás de cu­yo le­ga­do pa­re­cen co­rrer en la ac­tua­li­dad jó­ve­nes co­mo Fi­lip­po Tor­tu o Bruno Hor­te­lano.

“Una vi­ta di cor­sa”, se­gún se ti­tu­la una de las bio­gra­fías más re­cien­tes so­bre el ve­lo­cis­ta de Bar­let­ta fa­lle­ci­do en 2013, pe­ro a quien ca­da 12 de sep­tiem­bre se le si­gue re­cor­dan­do con ca­rre­ras en co­le­gios y ca­lles de to­da Ita­lia.

La pa­sa­da pri­ma­ve­ra, con 83 años y con mo­ti­vo de una ca­rre­ra con­me­mo­ra­ti­va, Ar­man­do Ro­ca re­gre­só ca­si me­dio si­glo des­pués a la pis­ta de ce­ni­za de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria de Ma­drid don­de ba­tió el ré­cord de Es­pa­ña de 100 me­tros en 1959.

El día an­te­rior a la com­pe­ti­ción, na­da más lle­gar a la gran ciu­dad des­pués de un via­je en tren des­de To­lo­sa, el atle­ta de­jó las ma­le­tas en el ho­tel y lo pri­me­ro que hi­zo fue ir a re­en­con­trar­se con la vie­ja pis­ta, en­ga­la­na­da co­mo en las me­jo­res oca­sio­nes des­pués de tan­to tiem­po de si­len­cio.

Emo­cio­na­do, abra­za­do por la so­le­dad del es­ta­dio va­cío y el olor a tie­rra mo­ja­da que que­da des­pués de una pe­que­ña tor­men­ta, el ve­te­rano ve­lo­cis­ta co­men­zó a pa­sear en­tre to­dos sus re­cuer­dos jun­to a la lí­nea de me­ta pin­ta­da con cal so­bre la ce­ni­za.

Des­de una de las es­qui­nas del re­cin­to, una jo­ven es­cul­to­ra que ul­ti­ma­ba unos tra­ba­jos pa­ra la fies­ta del día si­guien­te, con­tem­pló la es­ce­na y, muer­ta por la cu­rio­si­dad, se acer­có a ese hom­bre que pa­re­cía pa­sear sin rum­bo so­bre la pis­ta.

Sin na­die más que pu­die­ra ver­los, ella, lle­na de la len­ti­tud en la que na­ce el ar­te, y él, atra­pa­do en la ve­lo­ci­dad de quien si­gue vi­vien­do de ca­rre­ra en ca­rre­ra, ca­mi­na­ron jun­tos por la rec­ta prin­ci­pal mien­tras que el viejo le ha­bla­ba de una épo­ca tan le­ja­na que de­jó de exis­tir ha­ce mu­cho tiem­po. De to­das las emo­cio­nes y los sen­ti­mien­tos que se­guían la­tien­do allí, tan ocul­tos y a la vez tan vi­vos.

Y la ar­tis­ta, com­ple­ta­men­te aje­na al mun­do del atle­tis­mo, le es­cu­chó con­tar su pro­pia his­to­ria y la del lu­gar en el que se en­con­tra­ban, mien­tras sen­tía có­mo sus ojos se iban po­nien­do ca­da vez más vi­drio­sos y la piel se le iba eri­zan­do al es­cu­char­le ha­blar, atra­pa­da por la emo­ción de sus pa­la­bras.

“Han pa­sa­do cin­cuen­ta años, pe­ro aún si­go so­ñan­do con es­ta rec­ta”, con­clu­yó él an­tes de ir­se en si­len­cio por don­de ha­bía ve­ni­do y re­gre­sar a la ma­ña­na si­guien­te pa­ra co­rrer allí una vez más.

Mi­guel Cal­voes es­ta­dís­ti­co de la AEEA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.