R nineT Racer

LA TEN­DEN­CIA RE­TRO O VIN­TA­GE HA ARRI­BA­DO EN AVA­LAN­CHA AL CA­TÁ­LO­GO BMW DES­DE 2014. EN 2017 TO­DA­VÍA SON MÁS MO­DE­LOS Y ME­JO­RES, EN CAM­PO O EN CA­RRE­TE­RA. LA RACER ES LA MÁ­XI­MA EX­PRE­SIÓN DE­POR­TI­VA "ON ROAD".

Scooting - - Sumario - RA­MÓN LÓPEZ

Co­mo los cua­tro ji­ne­tes del Apo­ca­lip­sis, las cua­tro va­rian­tes BMW He­ri­ta­ge ex­clu­si­va­men­te di­se­ña­das pa­ra ca­rre­te­ra (Ur­ban G/S al mar­gen) ac­tual­men­te dis­po­ni­bles han he­cho una fe­roz apa­ri­ción en la es­ce­na del seg­men­to re­tro. Du­ran­te 2016, la su­ma de las ver­sio­nes R NineT y Scrambler al­can­zó el 43% de las ven­tas de mo­tos de más de 900 cc en es­te sector. Y pa­ra la pre­sen­te cam­pa­ña se han su­ma­do dos nue­vas al­ter­na­ti­vas BMW R NineT Pu­re y BMW R NineT Racer. En un mo­men­to de eu­fo­ria de es­tos mo­de­los en­tre las mar­cas lí­de­res, en Ale­ma­nia han pen­sa­do que no hay me­jor de­fen­sa que un buen ata­que. La reali­dad ha de­mos­tra­do que a BMW le co­gió ab­so­lu­ta­men­te por sor­pre­sa es­te éxi­to in­me­dia­to. La fá­bri­ca de Berlín se las ha vis­to y desea­do pa­ra re­du­cir las enor­mes lis­tas de es­pe­ra que la pri­me­ra BMW R NineT ha co­se­cha­do des­de su lanzamiento. Co­mo es ló­gi­co, an­te es­ta res­pues­ta, las pers­pec­ti­vas que se abrían pa­ra la fir­ma ale­ma­na eran in­fi­ni­tas. Una his­to­ria de ca­si un si­glo pla­ga­da de re­fe­ren­cias de­por­ti­vas y co­mer­cia­les es el me­jor cal­do de cul­ti­vo pa­ra el de­sa­rro­llo de la fi­lo­so­fía im­pe­ran­te hoy día en es­tos mo­de­los, ca­pa­ces de in­te­grar la le­yen­da del pa­sa­do con la tec­no­lo­gía ac­tual. Pe­ro más allá de cues­tio­nes de mar­ke­ting, mo­da y opor­tu­ni­da­des, hay una reali­dad irre­fu­ta­ble: el fac­tor nos­tal­gia es la cla­ve de los mo­de­los re­tro-Vin­ta­ge-He­ri­ta­ge.

Por­que re­vi­vir un pa­sa­do que, pro­ba­ble­men­te, ja­más se ha­ya vi­vi­do, nos ofre­ce una atrac­ción irre­sis­ti­ble.El re­cla­mo del "cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor" es di­fí­cil de re­ba­tir. Y no es una sim­ple cues­tión de mo­da. No creo que por­que te de­jes una for­ma de lar­ga bar­ba en con­cre­to ya te sur­ja la pa­sión por ro­dar con una roads­ter re­tro. Es cues­tión de pu­ra ne­ce­si­dad vi­tal.

Y mi pro­pia ex­pe­rien­cia es mi prin­ci­pal ejem­plo. No me ba­jo de una mo­to de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción cuan­do ya es­toy subido en otra, y en otra, y en otra... Sin em­bar­go, so­lo al­gu­nas te lle­gan al al­ma, te ha­blan ba­ji­to y al oí­do, y las nue­vas BMW tie­nen mil y una historias pa­ra con­tar­te. Son mo­tos vis­ce­ra­les, que ja­más ten­drías en cuen­ta des­de un pun­to de vis­ta ló­gi­co, pe­ro ¿quién ha di­cho que mon­tar en la mo­to de tus sue­ños ten­ga na­da de ra­cio­nal?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.