ASÍ LA VE­MOS

Scooting - - Moto A -

Su im­pe­ca­ble ima­gen te pre­dis­po­ne a un via­je al pa­sa­do sin trans­bor­dos. Georg Mei­rer, Walter Ze­ller o Hel­mut Dah­ne son pi­lo­tos ale­ma­nes de dis­tin­tas dé­ca­das que de­fen­die­ron los co­lo­res de BMW en com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Y aquí es­tás tú, en 2017, con la bar­bi­lla so­bre el de­pó­si­to, to­tal­men­te apla­na­do y sin­tien­do el bra­mi­do del mi­to bó­xer. Eso sí, so­lo un ra­to, por fa­vor. Con el ma­ni­llar allí de­lan­te y aba­jo, el asien­to muy atrás y las es­tri­be­ras ele­va­das y re­tra­sa­das, su po­si­ción es más exi­gen­te que una BMW S 1000 RR, crée­me.

Si tie­nes la re­fe­ren­cia de la pri­me­ra se­rie naked R nineT, la tran­si­ción en­tre el fluir en la con­duc­ción de és­tas y la de­por­ti­va Racer es bru­tal. Las pri­me­ras cur­vas cues­ta tra­zar­las por don­de quie­res, has­ta que te aco­plas y te tras­la­das a otra di­men­sión. Aún yen­do des­pa­cio, te ha­ce creer que vas rá­pi­do. Al car­gar más pe­so de­lan­te, la di­fe­ren­cia de en­tra­da en cur­va res­pec­to al res­to de R nineT es abis­mal. Sen­sa­cio­nes y más sen­sa­cio­nes, que aho­ra sí te in­vi­tan a ju­gar más con el po­ten­cial del bó­xer de ai­re... y su so­ni­do.

Es ob­vio que la po­si­ción de con­duc­ción no in­vi­ta a pa­sar mu­cho tiem­po se­gui­do a sus man­dos, pe­ro na­da que no se su­pere cuan­do sa­bo­reas en to­do su es­plen­dor la au­ten­ti­ci­dad que te ofre­ce. Y tan­ta loa al pa­sa­do no es obs­tácu­lo pa­ra in­gre­dien­te de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, co­mo la in­clu­sión co­mo com­po­nen­te op­ci­nal del ASC, el sis­te­ma an­ti­des­li­za­mien­to de BMW. Al fre­nar no echas de me­nos las pin­zas ra­dia­les que sí es­tán pre­sen­tes en su her­ma­na R nineT que dió ori­gen a la sa­ga ale­ma­na, al igual que la hor­qui­lla con­ven­cio­nal tam­po­co que­da por de­ba­jo del ni­vel de la in­ver­ti­da de és­ta. In­clu­so en am­bos ca­sos agra­de­ces un apor­te vi­sual que res­pal­da su ate­so­ra­da ima­gen de an­ta­ño.

CON PA­SA­JE­RO

Se pue­de con­ver­tir en bi­pla­za, pe­ro la per­so­na­li­dad de la Racer es in­di­vi­dua­lis­ta. Por­tar un acom­pa­ñan­te se­ría un gra­ve error por va­rios mo­ti­vos. Pa­ra em­pe­zar, por­que en­ton­ces ten­drías que eli­mi­nar la ta­pa de co­lín, un ele­men­to sin el cual pier­de mu­cho en­can­to re­tro. Pe­ro lo prin­ci­pal es que es­tá pen­sa­da pa­ra un uso di­ná­mi­co de­por­ti­vo, y con pa­sa­je­ro se re­du­ce ra­di­cal­men­te es­te po­ten­cial. Y, en am­bos ca­sos, no es­ta­rás dis­pues­to a se­guir dis­cu­tien­do so­bre el te­ma, en ab­so­lu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.