He­rra­mien­tas pa­ra aman­sar a las fie­ras

Ser Padres - - BIENVENIDO - Por: Vio­le­ta Al­co­cer, psi­có­lo­ga

Can­tar­le. Nues­tra voz es una for­ma de con­tac­to que el be­bé co­no­ce des­de el vien­tre y, aun­que no sus­ti­tu­ye al ca­lor del pe­cho, le tran­qui­li­za y com­ple­men­ta a las ca­ri­cias y a los achu­cho­nes. Las can­cio­nes (in­ven­ta­das o po­pu­la­res) ade­más de ayu­dar a re­la­jar­nos, son un puen­te de co­mu­ni­ca­ción ver­bal y emo­cio­nal.

Pa­sear. Los pa­seos al ai­re li­bre son una fuen­te de sa­lud pa­ra los be­bés y a mu­chos les cal­ma en las «ho­ras ma­las» (que sue­len ser al atar­de­cer). Es­co­ger un en­torno agra­da­ble (un par­que cer­cano a ca­sa, la ori­lla de la pla­ya) y dar to­dos los días una ca­mi­na­ta es una de las me­jo­res te­ra­pias con­tra el es­trés (de ni­ños y ma­yo­res).

Cam­biar de bra­zos. ¿Qué ten­drá la abue­la que en sus bra­zos no llo­ra? o ¿Por qué los bra­zos de pa­pá ac­túan co­mo som­ní­fe­ro ins­tan­tá­neo? Cuan­do es­ta­mos can­sa­das, ner­vio­sas o irri­ta­das des­pués de un día du­ro, a ve­ces vie­nen bien unos bra­zos ex­tra que sean ca­pa­ces de trans­mi­tir la tran­qui­li­dad que he­mos per­di­do.

Un ba­ño re­la­jan­te. Un ba­ño de es­pu­ma, en su ba­ñe­ri­ta o en la ba­ñe­ra gran­de con ma­má o pa­pá, pue­de re­la­jar­le. Si le en­vol­ve­mos des­pués en un arru­llo y le me­ce­mos al ca­lor­ci­to ten­dre­mos un fi­nal fe­liz.

Jue­gos de des­car­ga. Dar gol­pes con una pa­la en un cu­bo, es­pa­chu­rrar la are­na hú­me­da con las ma­nos, ras­gar pa­pe­les (de una revista vie­ja, su­per­vi­san­do que no se lle­ve los tro­ci­tos a la bo­ca)... Es­tos jue­gos le per­mi­ten des­pren­der­se de su es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.