¿Y el ta­ca­tá? ¡des­acon­se­ja­do!

Ser Padres - - 1 años -

Ha­ce años era muy uti­li­za­do pa­ra que los be­bés apren­die­ran a ca­mi­nar. In­clu­ye una ba­se con rue­das, un asien­to y ac­ti­vi­da­des. Pa­ra qué sir­ve: Pa­ra sen­tar al ni­ño de for­ma que sus pies to­quen el sue­lo y se des­pla­ce im­pul­sán­do­se con ellos. Be­ne­fi­cios: Nin­guno. Su uso pue­de oca­sio­nar más pro­ble­mas que ven­ta­jas: den­tro del ta­ca­tá, el ni­ño no ejer­ci­ta el sen­ti­do del equi­li­brio, apo­ya los pies y mue­ve las pier­nas de una for­ma inade­cua­da, y adop­ta una pos­tu­ra for­za­da, se­mi­er­gui­da pe­ro ines­ta­ble, lo que pue­de in­fluir ne­ga­ti­va­men­te en su desa­rro­llo mo­tor. Ade­más, con el ta­ca­tá se des­pla­za ve­loz­men­te ca­si sin es­fuer­zo, con el con­si­guien­te ries­go de ac­ci­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.