Llo­ra si lo ne­ce­si­tas, mi amor.

Es­tá sano, lim­pio, des­can­sa­do y en bra­zos, pe­ro no de­ja de llo­rar.

Ser Padres - - SUMARIO -

Có­mo co­nec­tar con un be­bé sen­si­ble

Hay be­bés que mues­tran, des­de el na­ci­mien­to, una gran ten­den­cia al es­tés que no es­tá jus­ti­fi­ca­da por nin­gún pro­ble­ma mé­di­co. La cau­sa pue­de ser una ge­né­ti­ca que de­ter­mi­na una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial, trau­mas vi­vi­dos por la ma­dre o por el be­bé du­ran­te el em­ba­ra­zo o el par­to, cir­cuns­tan­cias am­bien­ta­les, una mez­cla de va­rios de es­tos fac­to­res… Lo cier­to es que los re­cién na­ci­dos no son una ta­bla ra­sa, la he­ren­cia ge­né­ti­ca y las ex­pe­rien­cias tem­pra­nas mar­can en ellos la im­pron­ta de su ca­rác­ter y, de la mis­ma ma­ne­ra que hay ni­ños tran­qui­los y ri­sue­ños, otros son más ner­vio­sos e irri­ta­bles.

Pri­var al be­bé sen­si­ble de la aten­ción que ne­ce­si­ta, ig­no­rar­lo o pen­sar que es­tá mal acos­tum­bra­do o que nos chan­ta­jea so­lo agra­va­rá la si­tua­ción. Por eso, aun­que no hay que dra­ma­ti­zar, es im­por­tan­te ser cons­cien­tes de que ne­ce­si­ta­re­mos más re­cur­sos e in­clu­so pe­dir ayu­da es­pe­cí­fi­ca lle­ga­do el ca­so. ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra acom­pa­ñar a nues­tro pe­que­ño cas­ca­rra­bias?

Aten­der­le cuan­do llo­ra

El llan­to siem­pre ex­pre­sa una ne­ce­si­dad fí­si­ca (ham­bre, frío), de con­sue­lo afec­ti­vo o de desaho­go. Hay que aten­der al be­bé en cuan­to sea po­si­ble, pro­por­cio­nán­do­le con­tac­to fí­si­co (pe­cho con pe­cho si es po­si­ble), tran­qui­li­dad y pa­la­bras bo­ni­tas di­chas con sua­vi­dad. Si ha co­mi­do, es­tá lim­pio y le es­ta­mos acu­nan­do amo­ro­sa­men­te du­ran­te un buen ra­to y aun así no de­ja de llo­rar, lo me­jor es re­la­jar­se, res­pi­rar hon­do y, con el be­bé en el re­ga­zo, per­mi­tir que se desaho­gue, ha­cién­do­le sa­ber que es­ta­mos ahí y que pue­de llo­rar lo que ne­ce­si­te.

El llan­to no siem­pre tie­ne que ser re­pri­mi­do, lo que no sig­ni­fi­ca que ha­ya que de­jar­le llo­rar so­lo. En oca­sio­nes, el ac­to de llo­rar re­pre­sen­ta un desaho­go ne­ce­sa­rio pa­ra li­be­rar ten­sio­nes.

Que­rer­le co­mo es

Nues­tro be­bé ne­ce­si­ta que le acep­te­mos tal y co­mo es. Y aun­que a ve­ces nos des­qui­cie o ten­ga­mos el ocul­to de­seo de que sea más tran­qui­lo, dor­mi­lón o ri­sue­ño, es fun­da­men­tal que com­pren­da­mos que ha­ce lo que pue­de y des­de lue­go, na­da de ello es pa­ra ha­cer­nos sen­tir mal.

Pen­sar y ha­blar en po­si­ti­vo

Aun­que no lle­gue­mos a conocer las cau­sas de su for­ma de ser, siem­pre po­de­mos ha­cer una lec­tu­ra en po­si­ti­vo de nues­tra his­to­ria jun­tos. Así, en vez de pen­sar (y con­tar a to­do el mun­do) que «nos ha sa­li­do un be­bé muy que­ji­ca, es de­ses­pe­ran­te», po­de­mos de­cir: «Nues­tro be­bé es muy sen­si­ble y a ve­ces lo pa­sa­mos to­dos muy mal». Es el mis­mo men­sa­je, pe­ro con di­fe­ren­te fon­do. Los men­sa­jes que re­ci­be el ni­ño, in­clu­so mu­cho an­tes de com­pren­der el len­gua­je, tie­nen un im­pac­to en la for­ma de ver­se a sí mis­mo y su his­to­ria.

Cui­da­do con la so­bre­es­ti­mu­la­ción

Los rui­dos fuer­tes o cons­tan­tes (mú­si­ca, gri­tos de otros ni­ños), los per­fu­mes, la tem­pe­ra­tu­ra, el mo­vi­mien­to cir­cun­dan­te (co­ches, mul­ti­tud en la ca­lle) y la es­ti­mu­la­ción vi­sual (te­le­vi­sión, ju­gue­tes lla­ma­ti­vos) han de adap­tar­se a su um­bral de to­le­ran­cia par­ti­cu­lar. Siem­pre que po­da­mos, bus­que­mos en­tor­nos en los que po­da­mos ofre­cer al be­bé to­da nues­tra aten­ción sin dis­trac­cio­nes: una ha­bi­ta­ción con luz sua­ve y mú­si­ca te­nue, una pra­de­ra con sombra, etc.

Co­ger­le mu­cho en bra­zos Es­tá de­mos­tra­do que los be­bés que son por­tea­dos (es de­cir, lle­va­dos en bra­zos, so­bre el pe­cho o so­bre la es­pal­da de su ma­má, pa­pá o cui­da­do­res, ma­nual­men­te o con la ayu­da de mo­chi­las o te­las) llo­ran me­nos de lo que llo­ra­rían si es­tu­vie­ran en una cu­na y se mues­tran en ge­ne­ral más tran­qui­los. Dor­mir a su la­do Los be­bés que se des­pier­tan muy a me­nu­do du­ran­te la no­che ne­ce­si­tan te­ner cer­ca a sus pa­dres. Co­mo es­ta si­tua­ción, a la lar­ga, pa­sa fac­tu­ra a to­dos, la fór­mu­la más ade­cua­da es dor­mir jun­tos o en la mis­ma ha­bi­ta­ción. La idea es lo­grar un me­jor des­can­so pa­ra to­dos: el pe­cho y el olor de ma­má, la voz de pa­pá y la se­gu­ri­dad de es­tar pro­te­gi­do fa­vo­re­cen un sue­ño más re­pa­ra­dor. Res­pi­rar de for­ma tran­qui­la (ha­cien­do ins­pi­ra­cio­nes y ex­pi­ra­cio­nes lar­gas y so­no­ras) muy cer­ca del be­bé le ayu­da­rá a re­la­jar­se. Si le po­ne­mos so­bre nues­tro pe­cho y ade­más per­ci­be los mo­vi­mien­tos de nues­tro tó­rax y el la­ti­do de nues­tro co­ra­zón, me­jor. Bus­car el pro­pio equi­li­brio El apo­yo de una pa­re­ja com­pro­me­ti­da, cul­ti­var la tran­qui­li­dad con ac­ti­vi­da­des co­mo yo­ga, lec­tu­ra o na­ta­ción y dis­po­ner de una red de apo­yo (al­guien que se ocu­pe de las ta­reas do­més­ti­cas o con quien com­par­tir nues­tras du­das) son la ba­se del equi­li­brio per­so­nal y nos dan pa­cien­cia pa­ra afron­tar los mo­men­tos de ten­sión. Exis­ten gru­pos de apo­yo y re­des on­li­ne con quie­nes com­par­tir la aven­tu­ra de la ma­ter­ni­dad. Mu­chos pro­fe­sio­na­les (psi­có­lo­gos, edu­ca­do­res) tam­bién po­drán ayu­dar­nos cuan­do sin­ta­mos que ne­ce­si­ta­mos una ayu­da ex­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.