¿Nue­vas ru­ti­nas?

Así es el día a día del ni­ño du­ran­te el cur­so: se levanta a las 8:00 a. m., desa­yu­na rá­pi­do pa­ra ir a la guar­de­ría o al co­le­gio, dos ho­ras de cla­se y pa­tio, más cla­ses has­ta la co­mi­da, pa­tio de nue­vo, cla­ses de tar­de has­ta el mo­men­to de vol­ver a ca­sa, ext

Ser Padres - - SUMARIO -

La vi­da in­fan­til es muy ru­ti­na­ria y mo­nó­to­na. Los ni­ños tie­nen des­de bien pe­que­ños sus obli­ga­cio­nes, y la so­cie­dad nos exi­ge a ni­ños y ma­yo­res cum­plir con unos cá­no­nes de re­pe­ti­ción de ta­reas que a ve­ces re­sul­tan te­dio­sos, pe­ro que se agra­de­cen por el buen fun­cio­na­mien­to del ho­gar. Al­gu­nos pa­dres se em­pe­ñan en que sus be­bés man­ten­gan unos ho­ra­rios rí­gi­dos: co­mer ca­da tres ho­ras, ha­cer un nú­me­ro equis de ca­cas al día, el ba­ño an­tes de la ce­na, el pa­seo de una ho­ra (no más que se can­sa y no me­nos por­que sino no to­ma el sol su­fi­cien­te pa­ra lo­grar la can­ti­dad de vi­ta­mi­na D que ne­ce­si­ta), acos­tar­se al to­que de sil­ba­to... Y si el ni­ño no cum­ple al­gu­na de esas ru­ti­nas, es­tos pa­pás sien­ten an­sie­dad y se pre­gun­tan: «¿Es­ta­rá mi hi­jo ma­lo?» «¿De­be­ría lle­var­le al pe­dia­tra?».

No pon­go en du­da que al­gu­nas ru­ti­nas son be­ne­fi­cio­sas pa­ra el be­bé y des­de lue­go tran­qui­li­zan a los pa­dres. Sa­ber qué hay que ha­cer sue­le ser re­la­jan­te, pe­ro sa­lir del ám­bi­to de con­fort tam­bién pue­de re­sul­tar edu­ca­ti­vo y muy di­ver­ti­do. Es­ta­mos en ve­rano y es un gran mo-

men­to pa­ra sa­lir­nos del ties­to, ex­plo­rar nue­vas po­si­bi­li­da­des y dis­fru­tar de los cam­bios.

Aho­ra no hay co­le ni es­cue­la in­fan­til, o el be­bé es de­ma­sia­do pe­que­ño to­da­vía pa­ra lle­var­le, los pa­dres no te­ne­mos que ir al tra­ba­jo y que­re­mos dis­fru­tar una vez al año de no ha­cer na­da... ¡Pues pon­gá­mo­nos a ello! Es tiem­po de acos­tar­nos y le­van­tar­nos tar­de, dis­fru­tar de la ca­ma to­dos jun­tos sin la pre­sión del despertador, ha­cer desa­yu­nos sa­lu­da­bles en fa­mi­lia, pa­sear, ba­ñar­se en la pis­ci­na o en la pla­ya has­ta la ho­ra del ape­ri­ti­vo en el chi­rin­gui­to, co­mer otra vez to­dos jun­tos sin gue­rras ni dis­cu­sio­nes (aun­que los ni­ños co­man me­nos por­que es­tán en un lu­gar di­fe­ren­te no pa­sa na­da, ya co­me­rán otro día).

Aho­ra to­ca re­la­jar­se

Es buen mo­men­to pa­ra qui­tar pa­ña­les, por­que si el ni­ño tie­ne es­ca­pes, la ro­pa se se­ca pron­to y hay que la­var me­nos. Es tiem­po tam­bién pa­ra pro­bar nue­vos ali­men­tos o nue­vas for­mas de pre­pa­rar­los al es­ti­lo lo­cal de don­de es­téis; tiem­po pa­ra dor­mir to­dos jun­tos en ca­ma re­don­da si no lo ha­céis ha­bi­tual­men­te; tiem­po pa­ra dis­fru­tar de la com­pa­ñía de tus pe­que­ños du­ran­te las 24 ho­ras del día, re­la­jan­do las nor­mas, sin per­der de vis­ta los lí­mi­tes, pe­ro eli­mi­nan­do lo su­per­fluo; tiem­po pa­ra ju­gar con tus hi­jos; pa­ra sor­pren­der­les ha­cien­do «gam­be­rra­das» de pa­dre, pa­ra mos­trar­les que tú tam­bién fuis­te pe­que­ño y que te acuer­das de ello.

Sa­béis que el be­bé se de­be ali­men­tar a de­man­da, sin ho­ra­rios y sin can­ti­da­des pre­de­ter­mi­na­das, tan­to si to­ma el pe­cho co­mo si ya es­tá con la ali­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria. Per­mi­ti­ros tam­bién vo­so­tros una vi­da a de­man­da por­que se­gu­ro que es be­ne­fi­cio­so pa­ra to­da la fa­mi­lia.

Las ru­ti­nas pue­den ser bue­nas, pe­ro me ape­na mu­cho cuan­do con­sul­táis por­que el ni­ño ha he­cho dos ca­cas en vez de la ca­ca úni­ca que le co­rres­pon­día, o por­que man­cha el pa­ñal ca­da dos o tres días, cuan­do os ago­bia que no duer­ma las ho­ras ha­bi­tua­les o cuan­do os pe­leáis con él por­que « no co­me » . El mie­do a que se des­or­de­ne, a que ha­ya pro­ble­mas al vol­ver a los ho­ra­rios, pue­de im­pe­dir que vi­va­mos ple­na­men­te las va­ca­cio­nes. No de­jéis de dis­fru­tar to­do lo po­si­ble por te­mor a lo que ocu­rra en el fu­tu­ro, por­que los ni­ños son fle­xi­bles y se aco­mo­dan a to­do con mu­cha más fa­ci­li­dad que no­so­tros.

Dr. Jesús Martínez, pe­dia­tra. Au­tor de El mé­di­co de mi hi­jo (ed. Te­mas de Hoy), y del blog el­me­di­co­de­mihi­jo.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.