Mi fa­mi­lia y otros ani­ma­les.

Los be­bés y las mas­co­tas pue­den con­vi­vir per­fec­ta­men­te. So­lo con­vie­ne to­mar al­gu­nas me­di­das.

Ser Padres - - SUMARIO -

PRI­MER PA­SO Edu­car a la mas­co­ta

Es im­por­tan­te que el ani­mal es­té «bien edu­ca­do» y acep­te al nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia con na­tu­ra­li­dad. Al­gu­nos pe­rros, por ejem­plo, adop­tan el pa­pel do­mi­nan­te en la fa­mi­lia (ellos son los amos, los je­fes de la ma­na­da) y pue­den su­po­ner un pe­li­gro pa­ra el be­bé. Hay que edu­car a la mas­co­ta ha­cién­do­le en­ten­der que él no es el que man­da. Pa­ra ello, nor­mal­men­te ser re­co­mien­da tra­tar­le co­mo uno más: no ha de co­mer de nues­tra co­mi­da y es me­jor que tam­po­co co­ma en el mis­mo lu­gar. Tam­po­co ha de dor­mir en nues­tra ha­bi­ta­ción. Y, por úl­ti­mo, es im­por­tan­te que le aca­ri­cie­mos tam­bién cuan­do no­so­tros que­ra­mos, no so­lo cuan­do él lo pida. Apli­can­do es­ta u otras me­di­das que pue­da in­di­car el ve­te­ri­na­rio o edu­ca­dor, un pe­rro do­mi­nan­te pue­de de­jar de ser­lo en unos seis o sie­te me­ses (de­pen­de­rá del ani­mal y del sis­te­ma em­plea­do).

Al­gu­nos pe­rros adop­tan el pa­pel do­mi­nan­te, por eso es im­por­tan­te edu­car­les pa­ra ha­cer­les en­ten­der que ellos no man­dan

SE­GUN­DO PA­SO Acos­tum­brar­se al be­bé

Los pe­rros y ga­tos han de acos­tum­brar­se a la pre­sen­cia del pe­que­ño po­co a po­co. Si es po­si­ble, an­tes de que lle­gue a ca­sa he­mos de prohi­bir la en­tra­da de la mas­co­ta en la ha­bi­ta­ción que va a ocu­par el be­bé. Y cuan­do ha­ya na­ci­do pe­ro aún es­té en el hos­pi­tal, po­de­mos dar­le una pren­da del pe­que­ña­jo pa­ra que va­ya acos­tum­brán­do­se a su olor.

Hay que per­mi­tir al ani­mal acer­car­se al ni­ño, que le hue­la, pe­ro sin ro­zar­le con la bo­ca o la na­riz. En ese ca­so, hay que la­var al pe­que­ño in­me­dia­ta­men­te.

Pro­cu­re­mos no dar mu­chos mi­mos al pe­que­ño de­lan­te del pe­rro al prin­ci­pio.

TER­CER PA­SO Vi­gi­lan­cia

Es im­por­tan­te que, al prin­ci­pio, el ani­mal no es­té so­lo con el ni­ño. Tam­bién hay que vi­gi­lar que no pa­se por de­ba­jo del moi­sés o de la cu­na por­que po­dría vol­car­la. Más ade­lan­te, cuan­do el ni­ño crez­ca, no hay pro­ble­ma de que jue­guen jun­tos. Eso sí, cuan­do terminen, el pe­que­ño ha de la­var­se bien las ma­nos.

Por el bien del ni­ño (y el de la mas­co­ta) hay que pro­cu­rar que no es­tén jun­tos a so­las, sin nues­tra vi­gi­lan­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.