El pa­dre sí ayu­da.

Cuan­do se im­pli­ca en el par­to, me­jo­ra el bie­nes­tar emo­cio­nal de la ma­dre y el be­bé lo no­ta. Ahí se es­tá cons­tru­yen­do una fa­mi­lia.

Ser Padres - - SUMARIO - Por: Be­lén Juan

La pre­sen­cia del pa­dre en el par­to apor­ta a la mu­jer tran­qui­li­dad, se­gu­ri­dad, com­pa­ñía… Y me­jo­ra la re­la­ción fa­mi­liar, la lac­tan­cia… to­do», nos ex­pli­ca el doc­tor Jesús Gran­de, je­fe de Sec­ción de Asis­ten­cia al Par­to del Hos­pi­tal Ma­terno In­fan­til 12 de Oc­tu­bre de Ma­drid. Sa­be bien de lo que ha­bla: su cen­tro fue pio­ne­ro en nues­tro país en per­mi­tir el ac­ce­so de los pa­dres a las sa­las de par­to y más ade­lan­te, en 2010, en pro­mo­ver su pre­sen­cia en las ce­sá­reas.

Los be­ne­fi­cios son tan pa­ten­tes que ca­da vez más hos­pi­ta­les per­mi­ten la pre­sen­cia del pa­dre en es­te ti­po de par­tos, si se dan las con­di­cio­nes. Es­te gi­ne­có­lo­go ha vis­to na­cer a mu­chos ni­ños y lo tie­ne cla­ro: «El víncu­lo ma­terno y pa­terno con el be­bé es ma­yor cuan­do el pa­dre es­tá pre­sen­te. Se co­lo­ca al re­cién na­ci­do en con­tac­to piel con piel con la ma­dre y el be­bé rep­ta has­ta el pe­cho pa­ra ini­ciar la lac­tan­cia. El pa­dre es­tá ahí ayu­dan­do, apo­yan­do, y es­to re­fuer­za el víncu­lo fa­mi­liar ».

Des­de el prin­ci­pio

Ese apo­yo esen­cial co­mien­za mu­cho an­tes, en el mo­men­to en que la pa­re­ja se plan­tea te­ner un hi­jo. Así lo cuen­ta la ma­tro­na Mar­ta Se­vi­llano: «El em­ba­ra­zo es un pro­ce­so cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad com­pe­te a dos per­so­nas. La ma­dre lle­va el pe­so fí­si­co por­que es la ges­tan­te, pe­ro la pa­re­ja tie­ne que pres­tar­le su apo­yo des­de el ini­cio, tam­bién en to­dos los cam­bios psi­co­ló­gi­cos, des­de el pri­mer tri­mes­tre has­ta más allá del pos­par­to. El pa­pel del pa­dre es fun­da­men­tal en el mo­men­to del par­to, pe­ro esa im­por­tan­cia se ex­tien­de a to­da la con­cep­ción».

El doc­tor Gran­de ha po­di­do cons­ta­tar­lo en las con­sul­tas: «La ma­yo­ría de las mu­je­res acu­den con su pa­re­ja. Y en 40 años de ex­pe­rien­cia he vis­to llo­ros, ri­sas, abra­zos… to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes de ale­gría. Ahí em­pie­za el víncu­lo, la unión de la pa­re­ja en torno al be­bé. Si el pa­dre es­tá im­pli­ca­do, to­do se lle­va mu­cho me­jor », ex­pli­ca.

La ma­yo­ría de los fu­tu­ros pa­pás es­tán desean­do im­pli­car­se en la ges­ta­ción y for­mar par­te del mo­men­to úni­co del na­ci­mien­to. «Re­co­men­da­mos que acu­dan a los cur­sos de pre­pa­ra­ción al par­to por­que apren­den mu­cho so­bre el pro­ce­so fi­sio­ló­gi­co que pa­sa la mu­jer – ex­pli­ca Mar­ta Se­vi­llano– y eso les pro­por­cio­na se­gu­ri­dad y con­fian­za». Ade­más, des­de es­tos cur­sos se or­ga­ni­zan las vi­si­tas pre­vias al hos­pi­tal en el que na­ce­rá el be­bé. «Tie­nen la po­si­bi­li­dad de conocer la sa­la de par­tos, la de di­la­ta­ción, ur­gen­cias… El hos­pi­tal es, en cier­ta ma­ne­ra, un en­torno hos­til. La vi­si­ta pre­via qui­ta al­go de an­sie­dad so­bre el in­gre­so de par­to, los pro­ce­di­mien­tos y las ins­ta­la­cio­nes», ase­gu­ra.

El gran día

La ma­yo­ría de las mu­je­res que­re­mos es­tar con nues­tra pa­re­ja cuan­do lle­ga el mo­men­to. Nos da con­fian­za y nos ayu­da a sen­tir­nos pro­te­gi­das y apo­ya­das en una cir­cuns­tan­cia irre­pe­ti­ble. No pa­sa na­da ni ten­drá con­se­cuen­cias fu­tu­ras pa­ra el re­cién na­ci­do si su pa­dre no es­tá... pe­ro si es­tá, es me­jor pa­ra to­dos.

El doc­tor Gran­de ase­gu­ra que la ma­yo­ría de los pa­dres lle­gan al hos­pi­tal con las co­sas cla­ras: «Gra­cias a las cla­ses de pre­pa­ra­ción, sa­ben bien qué tie­nen que ha­cer, có­mo de­ben apo­yar…Hay pa­dres que di­cen ‘si veo san­gre me ma­reo’, pe­ro lue­go es­tán con su mu­jer, la aba­ni­can, la po­nen una com­pre­sa fría en la fren­te si tie­ne ca­lor… In­ten­tan cui­dar­la».

Y es que el na­ci­mien­to de un hi­jo su­po­ne, ade­más de una enor­me sa­tis­fac­ción, una fuen­te de es­trés im­por­tan­te. Es un mo­men­to de gran in­ten­si­dad en el que a ve­ces hay que en­fren­tar­se a si­tua­cio­nes que se es­ca­pan de nues­tro con­trol. Ahí es fun­da­men­tal que el pa­dre man­ten­ga la cal­ma.

«Tie­nen que in­ten­tar cen­trar la ener­gía del pro­ce­so de par­to en la ma­dre – ex­pli­ca Mar­ta Se­vi­llano–. Aun­que le ha­yan pues­to anes­te­sia epi­du­ral y es­té más tran­qui­la, un par­to es co­mo un ma­ra­tón, es un pro­ce­so lar­go y ago­ta­dor y to­do el pe­so del par­to y el ex­pul­si­vo re­cae so­bre ella. Si la pa­re­ja es­tá ahí pa­ra aten­der esas pe­que­ñas ne­ce­si­da­des fí­si­cas, ella se sen­ti­rá apo­ya­da. ¿El pa­dre qué pue­de ha­cer? Ani­mar­la, le­van­tar­le la ca­be­za, dar­le un po­qui­to de ai­re, lle­var va­se­li­na pa­ra los la­bios por si se le re­se­can, aba­ni­car­la si tie­ne ca­lor… Pe­que­ños de­ta­lles que a él le ha­cen sen­tir­se par­te del pro­ce­so y a ella, arro­pa­da. Si se pue­de y si se atre­ve, tam­bién pue­de ser él quien cor­te el cor­dón».

En los hos­pi­ta­les es­pa­ño­les se per­mi­te la pre­sen­cia de un acom­pa­ñan­te, pre­fe­ri­ble­men­te la pa­re­ja, en to­do mo­men­to du­ran­te el in­gre­so de la em­ba­ra­za­da. Cuan­do el par­to es por ce­sá­rea, si no es de ur­gen­cia y no hay ries­go pa­ra la ma­dre, ca­da vez más ma­ter­ni­da­des per­mi­ten la pre­sen­cia del pa­dre en qui­ró­fano. Si no es po­si­ble, el per­so­nal sa­ni­ta­rio pro­cu­ra que el en­cuen­tro ma­dre-pa­dre-hi­jo ocu­rra cuan­to an­tes.

Si es­ta­mos tran­qui­las, dis­mi­nu­yen los ni­ve­les de adre­na­li­na, la hor­mo­na del es­trés, y li­be­ra­mos en­dor­fi­nas, que ayu­dan a sen­tir­se me­jor y ali­vian el do­lor. Po­der com­par­tir con la pa­re­ja los te­mo­res y la emo­ción del en­cuen­tro con el be­bé re­fuer­za los la­zos.

Tam­bién si hay ce­sá­rea

En el 12 de Oc­tu­bre, la idea de que el pa­dre asis­tie­ra a es­tos par­tos se la pro­pu­sie­ron al doc­tor Gran­de los neo­na­tó­lo­gos. «Yo te­nía una es­pi­ni­ta cla­va­da por mi pro­pia ex­pe­rien­cia, por­que mi hi­ja ma­yor na­ció por ce­sá­rea y mi mu­jer pa­só 18 ho­ras sin ver­la. El he­cho de que el pa­dre es­té, que se ha­ga el piel con piel en es­tos par­tos, fue un gran re­to. Y hu­bo que pe­lear mu­cho. Lo im­por­tan­te es que si en un hos­pi­tal tan gran­de co­mo es­te se pue­de ha­cer, se pue­de en cual­quier si­tio», ase­gu­ra.

Una vez es­tá pre­pa­ra­do el cam­po qui­rúr­gi­co, cuan­do ya es­tá pues­ta la anes­te­sia y la ma­dre no tie­ne do­lor, una ma­tro­na va a bus­car al pa­dre. Un pa­ño evi­ta que se vea la zo­na de la ce­sá­rea. «Si al­guno quie­re mi­rar, cla­ro que le de­ja­mos –apun­ta Gran­de–. No se ocul­ta na­da. Sí les avi­sa­mos an­tes de que, si hay al­gu­na com­pli­ca­ción, el pa­dre ten­drá que sa­lir del qui­ró­fano. En es­tos ca­sos es él quien se va con el re­cién na­ci­do a Neo­na­to­lo­gía pa­ra ha­cer piel con piel. La sa­tis­fac­ción de te­ner a su hi­jo so­bre el tor­so en con­tac­to, bus­can­do la ma­ma… Los pa­dres co­men­tan que es una vi­ven­cia úni­ca. Lue­go, en cuan­to es po­si­ble, se lle­va al hi­jo con la ma­dre. Así no se pier­de en nin­gún mo­men­to el víncu­lo fa­mi­liar ».

«El pro­ce­so de na­ci­mien­to es irre­pe­ti­ble. In­clu­so el pri­me­ro y el se­gun­do van a ser par­tos di­fe­ren­tes, igual que son hi­jos di­fe­ren­tes –re­cuer­da la ma­tro­na Mar­ta Se­vi­llano–. Yo re­co­mien­do a los pa­dres que in­ten­ten vi­ven­ciar­lo de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. Que de­jen los mó­vi­les, ya in­for­ma­rán a la fa­mi­lia y a los ami­gos. Dis­fru­ta aho­ra de los pri­me­ros mo­men­tos de tu hi­jo, que aca­ba de na­cer, vin­cú­la­te a tu cria­tu­ra, pon to­da tu ener­gía en la ma­dre, por­que es­to no se va a vol­ver a re­pe­tir », ex­pli­ca Mar­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.