Per­mi­si­vi­dad

Ser Padres - - EDUCACION -

Lo que sí sa­be­mos es que la fal­ta de lí­mi­tes cla­ros tie­ne gra­ves con­se­cuen­cias en el desa­rro­llo emo­cio­nal de los ni­ños. Ali­cia Ban­de­ras dis­tin­gue en­tre dos es­ti­los de pa­dres per­mi­si­vos:

Los per­mi­si­vos-per­mi­si­vos. Edu­can a sus hi­jos sin lí­mi­tes, no asu­men la res­pon­sa­bi­li­dad de to­mar de­ci­sio­nes res­pec­to a sus hi­jos. Es co­mo si no es­tu­vie­ran, son pa­dres au­sen­tes. Es­tos ni­ños se sien­ten in­se­gu­ros por­que dis­po­nen de tan­ta au­to­no­mía que no son ca­pa­ces de ges­tio­nar­la, y per­ci­ben esa fal­ta de lí­mi­tes co­mo una fal­ta de amor y cui­da­dos. Tien­den a ser au­to­ri­ta­rios, con ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, ca­pri­cho­sos e irres­pon­sa­bles. Tam­bién son muy de­man­dan­tes e in­tere­sa­dos, lo que ha­ce que ten­gan po­ca ca­pa­ci­dad pa­ra re­la­cio­nar­se con

sus igua­les y que pue­dan ter­mi­nar re­cu­rrien­do a la vio­len­cia pa­ra im­po­ner­se, por ejem­plo en el ám­bi­to es­co­lar.

Per­mi­si­vos-so­bre­pro­tec­to­res. Son esos ni­ños con pa­dres-he­li­cóp­te­ro o pa­dres-am­bu­lan­cia, que les ofre­cen ayu­da an­tes de que la pi­dan y re­suel­ven sus pro­ble­mas por ellos. Esa ma­dre que di­ce «Nos va­mos del par­que, que ma­ña­na te­ne­mos un exa­men». Pe­ro ¿ quién tie­ne el exa­men? Es­tos pe­que­ños se frus­tran con fa­ci­li­dad y la vi­da se les que­da gran­de. No tie­nen opor­tu­ni­dad de en­fren­tar­se a au­tén­ti­cos re­tos y su­pe­rar­los. Su éxi­to o su fra­ca­so es, al fi­nal, de sus pa­dres, que son quie­nes ha­cen real­men­te las co­sas (por eso se to­man tan mal las reunio­nes con los pro­fe­so­res por ba­jo ren­di­mien­to de sus hi­jos).

Unos y otros sue­len te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra ma­du­rar, pa­ra si­tuar­se an­te los lí­mi­tes de la vi­da, y nor­mal­men­te son ni­ños más dis­per­sos, con pro­ble­mas de con­cen­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.