La fuer­za del dé­bil

Des­de el pun­to de vis­ta de la bio­lo­gía y el de­sa­rro­llo, las de­fi­cien­cias del re­cién na­ci­do son con fre­cuen­cia sus pun­tos fuer­tes. Lo que en­ten­de­mos co­mo lí­mi­te es el es­ca­lón que le per­mi­ti­rá se­guir avan­zan­do.

Ser Padres - - Bienvenido - POR: Bea­triz Pas­cual

No ha­bla nin­gún idio­ma

No na­ce ha­blan­do. Por eso pue­de apren­der cual­quier idio­ma. Los ani­ma­les na­cen co­no­cien­do la len­gua de su es­pe­cie, los hu­ma­nos no. Pe­ro ellos ja­más apren­de­rán otra len­gua. Esa in­de­fi­ni­ción es jus­to lo que per­mi­te al be­bé adaptarse al lugar del pla­ne­ta en el que na­ce y apren­der cual­quier len­gua, sin con­di­cio­na­mien­tos. ¡Ojo!, por­que aun­que no ha­ble, el be­bé do­mi­na, des­de el pri­mer se­gun­do, un len­gua­je cor­po­ral y ges­tual que nos per­mi­te re­la­cio­nar­nos y en­ten­der­nos per­fec­ta­men­te con él sin ne­ce­si­dad de pa­la­bras. Es un len­gua­je que des­co­di­fi­ca­mos en nues­tro in­cons­cien­te.

Su ca­be­za es blan­di­ta

Que ten­ga su ca­be­ci­ta muy blan­da tie­ne una ra­zón: al­ber­gar un ce­re­bro que cre­ce. ¿No se­ría más se­gu­ro que el ce­re­bro es­tu­vie­ra pro­te­gi­do por una es­truc­tu­ra du­ra? En reali­dad, no. Esa ca­be­za blan­da per­mi­te al ce­re­bro cre­cer y afron­tar sin mu­chas con­se­cuen­cias las nu­me­ro­sas y na­tu­ra­les caí­das que su­fre al en­sa­yar con su cuer­po pa­ra al­can­zar el si­guien­te hi­to mo­triz.

La gra­sa de la cin­tu­ra...

Le sir­ve pa­ra re­gu­lar su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral has­ta que pue­da ge­ne­rar ca­lor por sí mis­mo a tra­vés del mo­vi­mien­to con­tro­la­do. Esa gra­si­ta em­pie­za a des­apa­re­cer cuan­do el be­bé ga­tea y es­pe­cial­men­te al em­pe­zar a an­dar. Ya no la ne­ce­si­ta.

Ese llan­to tan des­agra­da­ble le ga­ran­ti­za que se­rá aten­di­do

Lo im­por­tan­te pa­ra los adul­tos no siem­pre coin­ci­de con lo im­pres­cin­di­ble pa­ra el be­bé, así que ne­ce­si­ta al­go que le ase­gu­re nues­tra aten­ción, un llan­to que es di­fí­cil de ig­no­rar. Llo­ra cuan­do otros in­ten­tos (ges­tua­les o cor­po­ra­les) han fra­ca­sa­do. Es la he­rra­mien­ta de emer­gen­cia en el cam­po de la co­mu­ni­ca­ción. De he­cho, las ma­dres nos con­ver­ti­mos muy pron­to en ex­per­tas en llan­tos y apren­de­mos a di­fe­ren­ciar si nues­tro be­bé es­tá can­sa­do, tie­ne ham­bre, es­tá in­có­mo­do…

Te­ner que co­mer ca­da po­co y de­pen­der de ma­má pa­ra ello es cla­ve pa­ra es­ta­ble­cer el víncu­lo

Por­que les obli­ga a pa­sar mu­cho tiem­po jun­tos, en con­tac­to cuer­po a cuer­po, y en ese con­tac­to se co­no­cen y se ac­ti­van las hor­mo­nas del amor. La ma­dre va ga­nan­do, en to­dos esos mo­men­tos de for­zo­sa pro­xi­mi­dad, con­fian­za en su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­se car­go de su hi­jo. El re­fle­jo de suc­ción no so­lo sir­ve al be­bé pa­ra alimentarse, le sir­ve pa­ra vin­cu­lar­se con su ma­dre, pa­ra com­par­tir afec­ti­vi­dad y ter­nu­ra.

La des­coor­di­na­ción de mo­vi­mien­tos y los so­bre­sal­tos pro­pi­cian el abra­zo or­ga­ni­za­dor de sus pa­dres

Lo te­ne­mos en bra­zos, se so­bre­sal­ta (fru­to de un re­fle­jo) y ma­má lo aprie­ta un po­co más, lo abraza y lo con­tie­ne, le mues­tra sus lí­mi­tes cor­po­ra­les, esos que el be­bé aún no co­no­ce. Los bra­zos y el abra­zo de sus pa­dres ayu­dan al be­bé a re­gu­lar su tono y su sis­te­ma ner­vio­so. Le ayu­dan a ma­du­rar.

¡Un cue­llo que no se sos­tie­ne!

¿ Qué fi­na­li­dad po­dría te­ner es­to? Por­que cla­ro, una co­sa es que no an­de o no ha­ble, ¡y otra es que ni si­quie­ra sea ca­paz de sos­te­ner su pro­pia ca­be­za! Eso sí que nos de­ja, co­mo es­pe­cie, en un lugar com­pro­me­ti­do...

Ese cue­llo fue im­pres­cin­di­ble pa­ra atra­ve­sar el ca­nal del par­to con éxi­to: ha­cía fal­ta una es­truc­tu­ra in­creí­ble­men­te fle­xi­ble pa­ra po­der ha­cer los sor­pren­den­tes gi­ros que la ca­be­za rea­li­za du­ran­te el na­ci­mien­to. Pa­ra eso el cue­llo ape­nas po­día te­ner mus­cu­la­tu­ra, y así na­ce­mos. Pe­ro no es so­lo una con­se­cuen­cia, tam­bién po­de­mos ob­ser­var una fi­na­li­dad: ga­ran­ti­za que du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas el be­bé per­ma­nez­ca en po­si­ción ho­ri­zon­tal (tum­ba­do o en bra­zos) la ma­yor par­te del día, jus­to lo que ne­ce­si­ta mientras su ce­re­bro y su ca­be­za cre­cen a to­da ve­lo­ci­dad y aprende a con­tro­lar par­te de su cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.