Dor­mir bien

Res­pon­de el Dr. Gon­za­lo Pin: ¿Se­gui­mos usan­do la sá­ba­na de se­gu­ri­dad?

Ser Padres - - Sumario -

Nues­tro hi­jo de nue­ve me­ses duer­me con una sá­ba­na de se­gu­ri­dad. Pe­ro la sá­ba­na ha ce­di­do y pue­de po­ner­se en pie con ella pues­ta. Pa­ra evi­tar que se ha­ga da­ño te­ne­mos que que­dar­nos con él has­ta que se duer­me, a ve­ces ca­si una ho­ra. Ade­más, se mue­ve mu­cho y siem­pre aca­ba bo­ca aba­jo y, si le da­mos la vuel­ta, so­lo con­se­gui­mos des­per­tar­lo. Nos preo­cu­pa el te­ma de la muer­te sú­bi­ta. ¿Qué ha­ce­mos?

Ele­na M. H. (Lo­gro­ño)

Ala edad de tu be­bé, la pre­va­len­cia del síndrome de muer­te sú­bi­ta se ha re­du­ci­do mu­cho. El ni­ño ya es ca­paz de dar­se la vuel­ta y su ce­re­bro se ha desa­rro­lla­do lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra res­pon­der a las al­te­ra­cio­nes res­pi­ra­to­rias o de otra ín­do­le du­ran­te el sue­ño. Es más, con nue­ve me­ses la li­ber­tad de mo­vi­mien­to du­ran­te el sue­ño es bá­si­ca pa­ra dor­mir bien.

Os acon­se­jo re­ti­rar la sá­ba­na de se­gu­ri­dad. Ya ha cum­pli­do su pa­pel y aho­ra pro­ba­ble­men­te en­tor­pez­ca más el sue­ño que otra co­sa. Co­mo mu­cho, en los me­ses de in­vierno se pue­de sus­ti­tuir por un sa­co de dor­mir pa­ra que no se des­ta­pe. Por otro la­do, creo que con­vie­ne em­pe­zar a mo­di­fi­car cier­tas pau­tas edu­ca­ti­vas. Vues­tra mi­sión co­mo pa­dres es en­se­ñar al ni­ño há­bi­tos que le per­mi­tan ser au­tó­no­mo y le ha­gan sen­tir­se se­gu­ro por­que sa­be lo que va a pa­sar, ya que los acon­te­ci­mien­tos se su­ce­den uno tras otro. Vues­tro co­me­ti­do es fa­ci­li­tar­le una en­tra­da en el sue­ño re­la­ja­da y tran­qui­la, pe­ro no dor­mir­lo.

Pa­ra ello, os pro­pon­go que to­dos los días a la mis­ma ho­ra (más o me­nos), va­yáis con él a su cu­na (que es­tá muy bien en vues­tro cuar­to), le de­jéis allí pa­ra dor­mir y le cal­méis tan­tas ve­ces co­mo sea ne­ce­sa­rio y du­ran­te el tiem­po que ha­ga fal­ta pa­ra abrir­le la puer­ta del sue­ño, pe­ro de­jan­do que sea él el que en­tre por ella.

Cal­mad­le y cui­dad­le, pe­ro no le dur­máis. Es nor­mal que un ni­ño de nue­ve me­ses se des­pier­te va­rias ve­ces du­ran­te la no­che. Lo im­por­tan­te es que sea ca­paz de vol­ver a dor­mir­se so­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.