En­tre­vis­ta

Yeap Ban Har, crea­dor del mé­to­do Sin­ga­pur de ma­te­má­ti­cas.

Ser Padres - - Sumario -

Mu­chos alum­nos es­pa­ño­les tie­nen pá­ni­co a las ma­te­má­ti­cas, una asig­na­tu­ra «di­fí­cil» des­de el pri­mer año de co­le­gio. Pe­ro es­ta va­lo­ra­ción no es­tá ge­ne­ra­li­za­da. Exis­ten paí­ses co­mo Sin­ga­pur don­de es real­men­te di­fí­cil que un ni­ño sus­pen­da es­ta asig­na­tu­ra. De he­cho, uti­li­zan un sis­te­ma de en­se­ñan­za que lle­va su nom­bre: el mé­to­do Sin­ga­pur.

El Dr. en edu­ca­ción ma­te­má­ti­ca, Yeap Ban Har, re­fe­ren­te mun­dial en la apli­ca­ción de es­ta for­ma de edu­car, ex­pli­ca a Ser Pa­dres los se­cre­tos de su éxi­to en un país con los me­jo­res re­sul­ta­dos en prue­bas edu­ca­ti­vas in­ter­na­cio­na­les, co­mo el in­for­me PI­SA.

¿En qué con­sis­te el mé­to­do Sin­ga­pur? ¿Dón­de ra­di­ca su éxi­to?

En reali­dad no exis­te un mé­to­do pro­pia­men­te di­cho. Se tra­ta más bien de una for­ma de en­se­ñar. Bus­ca que los pro­fe­so­res tra­ba­jen en equi­po con los alum­nos, que es­cu­chen sus ideas pa­ra la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas en lugar de ha­cer­les me­mo­ri­zar. Y es­te en­fo­que del apren­di­za­je con­ven­ce por igual a do­cen­tes y ni­ños. De he­cho, mu­chos adul­tos re­co­no­cen que hu­bie­ran desea­do apren­der las ma­te­má­ti­cas de es­ta ma­ne­ra.

En Sin­ga­pur ha triun­fa­do, pe­ro… ¿es fá­cil de apli­car en cual­quier país?

No es sen­ci­llo, pe­ro sí po­si­ble. Lo im­por­tan­te es la for­ma­ción y con­tar con di­rec­to­res fuer­tes en los co­le­gios. Ha triun­fa­do en los cen­tros que cuen­tan con lí­de­res fuer­tes que fa­ci­li­tan el apren­di­za­je.

¿A par­tir de qué edad pue­de co­men­zar a em­plear­se?

Des­de la es­cue­la Pri­ma­ria, des­de pri­me­ro, o in­clu­so des­de la es­cue­la In­fan­til, si el ni­ño asis­te a una, cla­ro.

Pe­ro pa­re­ce un tan­to di­fí­cil en un país co­mo Es­pa­ña, con 30 alum­nos por cla­se. ¿Có­mo pue­den los pro­fe­so­res rea­li­zar una es­cu­cha ac­ti­va en es­tas con­di­cio­nes?

Trein­ta es un nú­me­ro per­fec­to. De he­cho, en Sin­ga­pur los alum­nos por au­la lle­gan a 40. El apren­di­za­je se­rá ade­cua­do si los edu­ca­do­res ani­man a los es­tu­dian­tes a tra­ba­jar jun­tos en gru­pos, a es­cu­char­se. Es­tá cla­ro que al de­ba­tir en cla­se apren­den a res­pe­tar el turno, a com­par­tir ideas y pun­tos de vis­ta. Los pe­que­ños de­be­rían te­ner la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar cuan­do des­cu­bren una nue­va idea, uti­li­zan­do en cla­se ob­je­tos y ma­te­ria­les con­cre­tos pa­ra desa­rro­llar­lo.

En­ton­ces… ¿ne­ce­si­tan los do­cen­tes un en­tre­na­mien­to es­pe­cial?

Tie­nen que apren­der a cam­biar su men­ta­li­dad so­bre las ma­te­má­ti­cas y en­ten­der que im­pli­can pen­sar y cal­cu­lar, y que to­dos los alum­nos pue­den apren­der­las. Hay que des­te­rrar la idea de que las ma­te­má­ti­cas son pro­ce­di­mien­tos, me­mo­ri­za­ción y cálcu­los te­dio­sos.

¿Pue­den ayu­dar las nue­vas tec­no­lo­gías?

Su rol de­be ser el de apo­yar y ayu­dar a los pro­fe­so­res, por ejem­plo, en ca­sos en que ne­ce­si­tan ani­ma­ción pa­ra ex­pli­car al­gún con­cep­to. Pe­ro no son in­dis­pen­sa­bles y se pue­de dar cla­se sin uti­li­zar­las. Eso sí, no hay que ne­gar su uti­li­dad con guías pa­ra los pro­fe­so­res, que apren­den (por ejem­plo) a tra­vés de vi­deos de tu­to­ria­les.

¿Pue­den los pa­dres apo­yar la me­to­do­lo­gía des­de ca­sa?

Se­gu­ro que sí, aun­que creo que el pa­pel de la en­se­ñan­za de las ma­te­má­ti­cas de­be re­caer en los co­le­gios. Los pa­dres pue­den apo­yar a sus hi­jos co­mo pa­dres que son, pe­ro no se pue­de es­pe­rar que en­se­ñen a los ni­ños ma­te­rias es­co­la­res, que de­ben apren­der en cla­se. Eso sí, la fal­ta de con­fian­za de los pa­dres ha­cia los pro­fe­so­res no ayu­da. Pa­ra que la edu­ca­ción fun­cio­ne, su re­la­ción de­be­ría ser flui­da, de com­pa­ñe­ros y alia­dos.

Las di­fe­ren­cias de re­sul­ta­dos en el in­for­me PI­SA son muy sig­ni­fi­ca­ti­vas. ¿Crees que pue­de ser un re­fle­jo fia­ble de la edu­ca­ción de ca­da país?

Es un in­di­ca­dor. Aun­que no lo cuen­ta to­do, sí tie­ne cla­ras im­pli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas.

«Hay que crear un am­bien­te de en­se­ñan­za don­de se va­lo­ren las ideas más que las res­pues­tas me­ca­ni­za­das»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.