Tes­ti­mo­nios

Fa­mi­lia Zapp: un via­je de 17 años en fa­mi­lia.

Ser Padres - - Sumario - Por: Lo­la Tei­xi­do

Cuen­ta Can­de­la­ria que cuan­do se des­pi­dió de su fa­mi­lia ha­ce al­go más de 17 años nun­ca pen­só que pa­sa­ría más de dé­ca­da y me­dia via­jan­do. En­ton­ces te­nía trein­ta años, lle­va­ba seis ca­sa­da y vi­vía una vi­da aco­mo­da­da. Tan­to ella co­mo su ma­ri­do, Herman, ha­bían en­con­tra­do bue­nos pues­tos de tra­ba­jo y aca­ba­ban de terminar de cons­truir la ca­sa en la que pen­sa­ban vi­vir los si­guien­tes años de su vi­da. Que­rían ser pa­dres, y ese mo­men­to de es­ta­bi­li­dad pa­re­cía la oca­sión per­fec­ta. Pe­ro de­ci­die­ron que an­tes ha­rían el via­je con el que siem­pre ha­bían so­ña­do por­que si no cum­plían en­ton­ces su sue­ño, qui­zá nun­ca lo hi­cie­ran.

Así fue co­mo se em­bar­ca­ron en una aven­tu­ra que en prin­ci­pio iba a lle­var­les a Alas­ka pe­ro aca­bó dan­do la vuel­ta al mun­do. To­do con la ayu­da de un an­ti­guo mo­de­lo de au­to­mó­vil, Graham Pai­ge de 1928, por el que na­die apos­ta­ba. «El pri­mer día so­lo pu­di­mos ha­cer 55 ki­ló­me­tros por­que el co­che de­jó de fun­cio­nar », cuen­ta Herman en­tre ri­sas. «Pe­ro no de­ses­pe­ra­mos, se­gui­mos in­ten­tán­do­lo. Lo re­pa­ra­mos y con­ti­nua­mos ca­mino. Fue la me­jor de­ci­sión que pu­di­mos ha­ber to­ma­do», co­men­ta. Aho­ra, 17 años y cua­tro hi­jos des­pués, es­tán a pun­to de terminar ese via­je. «La idea era re­co­rrer los cin­co con­ti­nen­tes, y ya so­lo nos que­da Eu­ro­pa, que es don­de es­ta­mos aho­ra. Pa­ra fi­na­les del año que vie­ne vol­ve­re­mos a ca­sa. ¿Có­mo se­rá adaptarse a una nue­va vi­da sin via­jar cons­tan­te­men­te? No lo sé, pe­ro no me preo­cu­pa. En el via­je apren­di­mos a adap­tar­nos a mi­llo­nes de co­sas, y es­to se­rá adaptarse nue­va­men­te», di­ce.

Pam­pa, Tehue, Pa­lo­ma y Wa­llaby, cua­tro via­je­ros más

Cuan­do Pam­pa lle­gó al mun­do dos años y me­dio des­pués de que em­pren­die­ran aquel via­je a Alas­ka, Can­de­la­ria y Herman es­ta­ban a pun­to de lle­gar a su des­tino. Pa­dres pri­me­ri­zos, ase­gu­ran que los mie­dos que te­nían eran mu­chos pe­ro de­ci­die­ron se­guir co­no­cien­do mun­do has­ta al­can­zar la me­ta de su via­je. «El que pier­de es el que no lo in­ten­ta», di­ce Herman. Y así, des­pués de un mes de «pa­rón» en Ca­ro­li­na del Nor­te, don­de vino al mun­do Pam­pa, si­guie­ron ha­cien­do ki­ló­me­tros en cuan­to la pe­dia­tra les di­jo que to­do es­ta­ba en or­den. Po­co des­pués lle­ga­ban a Alas­ka, su ob­je­ti­vo. Y allí de­ci­die­ron que ese lugar no so­lo mar­ca­ba el fi­nal de un sue­ño sino tam­bién el co­mien­zo de otro: re­co­rrer los cin­co con­ti­nen­tes. Una me­ta que es­tán a pun­to de cum­plir aun­que nun­ca

es­tu­vie­ron se­gu­ros de po­der con­se­guir­la. «Cuan­do sa­li­mos de ca­sa en prin­ci­pio pa­ra seis me­ses la idea has­ta so­na­ba irres­pon­sa­ble por­que sig­ni­fi­ca­ba seis me­ses sin tra­ba­jar. Pe­ro apren­di­mos tan­to, y se­gui­mos apren­dien­do tan­to, que va­le la pe­na», ex­pli­ca Herman. «En ca­da lugar hay que apren­der otro idio­ma, otras cos­tum­bres, otras tra­di­cio­nes, otra for­ma de ser... Eso es lo bo­ni­to del via­je», di­ce aña­dien­do que aun­que a mu­cha gen­te le pa­rez­ca im­po­si­ble via­jar con ni­ños, ellos son las prue­ba de que la ex­pe­rien­cia, ade­más de ser fac­ti­ble, es pre­cio­sa. «No es tan di­fí­cil. Vi­vi­mos en un mun­do que ha avan­za­do mu­chí­si­mo, y allí don­de he­mos ido ha ha­bi­do mé­di­cos. Ni si­quie­ra en los em­ba­ra­zos he­mos te­ni­do pro­ble­mas. Cuan­do he­mos ne­ce­si­ta­do ha­cer las re­vi­sio­nes mé­di­cas, usa­mos la car­ti­lla mé­di­ca in­ter­na­cio­nal. To­dos los mé­di­cos han es­cri­to lo que veían en in­glés pa­ra que el pró­xi­mo doc­tor lo pu­die­ra en­ten­der. Tam­po­co el di­ne­ro ha si­do pro­ble­ma por­que ha­cía­mos true­ques: una eco­gra­fía por una pin­tu­ra de Can­de­la­ria y co­sas así. La gen­te siem­pre in­ten­ta ayu­dar, hay mu­chí­si­mos an­ge­li­tos en el ca­mino», cuen­ta el pro­ge­ni­tor de es­ta fa­mi­lia de via­je­ros.

El día a día

Di­ce la fa­mi­lia Zapp que su Graham Pai­ge de 1928 es un miem­bro más de la fa­mi­lia. No so­lo por­que les ha da­do co­bi­jo cuan­do no han te­ni­do dón­de dor­mir, sino tam­bién por­que con él han subido al Hi­ma­la­ya, re­co­rri­do las du­nas de Na­mi­bia y el de­sier­to del Saha­ra, ba­ja­do el Ama­zo­nas, pa­sa­do por la Quin­ta Ave­ni­da de Nue­va York... Mu­chos de los bue­nos re­cuer­dos de es­tos úl­ti­mos 17 años es­tán aso­cia­dos a él y a mo­men­tos de ocio en fa­mi­lia.

Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no ha­ya obli­ga­cio­nes. Ca­da ma­ña­na, Can­de­la­ria apro­ve­cha pa­ra dar cla­se a sus hi­jos has­ta que lle­ga la ho­ra de co­mer. De cua­tro a seis ho­ras en las que apren­den ma­te­má­ti­cas, len­gua, bio­lo­gía, his­to­ria... Co­mo otros ni­ños de su edad, so­lo que en un au­la al­go más es­pe­cial que va cam­bian­do ca­da día. Pue­de ser el sa­lón de la ca­sa de la fa­mi­lia que les aco­ge, ya que se hos­pe­dan con fa­mi­lias que se ofre­cen a alo­jar­los; el pro­pio co­che si to­ca ha­cer ki­ló­me­tros; un par­que na­tu­ral fren­te a un río... Cual­quier lugar sir­ve pa­ra apren­der.

« Se­gui­mos el sis­te­ma de edu­ca­ción abier­ta y a dis­tan­cia ( SEAD), que en Ar­gen­ti­na fun­cio­na con exá­me­nes ca­da dos me­ses. Pe­ro ade­más de lo que apren­den en los li­bros es­tá lo que co­no­cen de pri­me­ra mano por el via­je: vi­si­ta­mos la ca­sa de Da­lí, es-

Ca­da ma­ña­na Can­de­la­ria da cla­ses a sus hi­jos. Y lo que no apren­den de los li­bros, lo co­no­cen de pri­me­ra mano por las ex­pe­rien­cias del via­je.

tu­vi­mos en el mu­seo del Her­mi­ta­ge de San Pe­ters­bur­go, han en­tra­do en las pi­rá­mi­des de Egipto, he­mos ido a ver des­pe­gar una na­ve en el Ca­bo Ca­ña­ve­ral...», cuen­ta Herman.

En cuan­to al res­to de las ru­ti­nas del via­je, los tiem­pos y los lu­ga­res los va dan­do el ca­mino. «Si tu­vié­ra­mos que an­dar una me­dia de ki­ló­me­tros por día nos per­de­ría­mos un mon­tón de lu­ga­res. Hay pe­que­ñas zo­nas en las que he­mos es­ta­do seis me­ses y otras in­men­sas en las que he­mos pa­sa­do so­lo quin­ce días, de­pen­de del lugar. Lo que que­re­mos no es pa­sar por un si­tio sin más, sino vi­vir los lu­ga­res que nos in­tere­sen. Lle­va dos o tres días vi­si­tar ca­da si­tio. Siem­pre es­ta­mos en ca­sas de fa­mi­lias, y no es­tá bien ir a ca­sa de al­guien, dor­mir y al día si­guien­te ir­te. Es más bo­ni­to dis­fru­tar de la cul­tu­ra, de las cos­tum­bres, con la pro­pia gen­te de ese si­tio», ex­pli­ca Herman.

El via­je, es­cue­la de vi­da

Pam­pa lle­va 15 años via­jan­do; Tehue, 12; Pa­lo­ma, 9; y Wa­llaby, 8. Por eso, a pe­sar de su cor­ta edad, sa­ben bien que hay pai­sa­jes sa­ca­dos co­mo de cuen­to en dis­tin­tas par­tes del mun­do. O que en ca­da país se ha­bla un idio­ma di­fe­ren­te, se co­men co­sas dis­tin­tas y la gen­te se com­por­ta de di­ver­sas ma­ne­ras. Y tam­bién que, a pe­sar de to­das esas di­fe­ren­cias, nos unen mu­chas más co­sas de las que nos se­pa­ran. Prue­ba de ello es que han ju­ga­do con ni­ños in­dios, mo­zam­bi­que­ños, ca­na­dien­ses o aus­tra­lia­nos sin que la len­gua o el color de piel su­pu­sie­ran obs­tácu­lo al­guno. Es par­te de lo que han apren­di­do en un via­je que ha si­do su for­ma de vi­da des­de que vi­nie­ron al mun­do. Pe­ro tam­bién co­no­cen la otra ru­ti­na. Ca­da tres o cua­tro años re­gre­san du­ran­te dos me­ses a Ar­gen­ti­na y si­guen el es­ti­lo de vi­da de la ma­yo­ría de las fa­mi­lias: los ni­ños van al co­le­gio, si­guen los ho­ra­rios de

los de­más y ha­cen las mis­mas ac­ti­vi­da­des que sus ami­gos o ve­ci­nos. Allí, en Ar­gen­ti­na, les es­pe­ran pri­mos, tíos y de­más fa­mi­lia­res que re­ci­ben a los Zapp con los bra­zos abier­tos. Con ellos pa­sa­rán más tiem­po a par­tir del pró­xi­mo año, cuan­do fi­na­li­ce el via­je. Se­gu­ra­men­te en­ton­ces Can­de­la­ria pon­drá en prác­ti­ca el mé­to­do que usa pa­ra sa­ber si es­tá ha­cien­do bien las co­sas: ver si to­dos son fe­li­ces, al­go que has­ta la fe­cha le ha fun­cio­na­do a la per­fec­ción.

«El di­ne­ro no ha si­do pro­ble­ma», nos cuen­tan, «he­mos he­cho true­ques, he­mos dor­mi­do en ca­sas de fa­mi­lias que nos han aco­gi­do... Hay mu­chí­si­mos an­ge­li­tos por el ca­mino»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.