En­tre no­so­tras

¿De quién me fío?

Ser Padres - - Sumario - Por: Bea­triz Gon­zá­lez

Una vez hi­ce el ejer­ci­cio de con­tar cuán­tas ve­ces a lo lar­go del día se me pre­sen­ta­ba una du­da so­bre el cui­da­do de mi hi­jo», cuen­ta Mi­le­na, ma­dre de un ni­ño de dos años. «Y lo hi­ce en do­ce oca­sio­nes. Al­gu­nas eran du­das ton­tas, co­mo si co­ger su im­permea­ble o una ca­za­do­ra que abri­ga­ra más. Pe­ro otras no eran tan su­per­fi­cia­les. Por ejem­plo, si em­pe­zar a qui­tar­le el pa­ñal o no. O si es­ta­ba ha­cien­do bien crián­do­lo en ca­sa con la ayu­da de mi ma­dre o de­bía lle­var­lo a la guar­de­ría», re­cuer­da.

Mi­le­na cree que el es­ta­do na­tu­ral de la ma­yo­ría de ma­dres es el de la eter­na du­da. Y tie­ne su teo­ría: «A dia­rio de­bes to­mar de­ce­nas de de­ci­sio­nes de las que de­pen­de­rá en par­te el fu­tu­ro de tus hi­jos: co­le­gio pú­bli­co o pri­va­do, ali­men­ta­ción, lac­tan­cia pro­lon­ga­da, há­bi­tos de sue­ño... Por mu­cho que lo ha­gas a dia­rio, si­gue dan­do mie­do es­co­ger ». Esa res­pon­sa­bi­li­dad, la de to­mar la me­jor de­ci­sión pa­ra el ni­ño, es la que lle­va a mi­llo­nes de ma­dres a bus­car apo­yo, y es ahí don­de sur­gen las di­fi­cul­ta­des. Pue­den en­con­trar orien­ta­ción a tra­vés de dis­tin­tas vías co­mo la con­sul­ta del pe­dia­tra, las re­des so­cia­les o el círcu­lo de ami­gos y co­no­ci­dos. Pe­ro es po­si­ble que tan­ta in­for­ma­ción aca­be por des­pis­tar­nos.

Pep­pa Pig, ¿bue­na o ma­la?

Ha­ce unos me­ses, la psi­có­lo­ga aus­tra­lia­na Ka­ren Phi­llip le­van­ta­ba un gran re­vue­lo en In­ter­net al afir­mar que Pep­pa Pig es­ta­ba aca­ban­do con la ima­gi­na­ción de los ni­ños. Se­gún Phi­llip, los ni­ños es­tán per­dien­do «la ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar ha­bi­li­da­des en em­pa­tía y leer el len­gua­je cor­po­ral de otras per­so­nas por­que ya no es­tán en sin­to­nía con él» de­bi­do a es­ta se­rie de ani­ma­ción. En de­fen­sa de los di­bu­jos ani­ma­dos sa­lía en­ton­ces el pro­fe­sor Al­bert Ban­du­ra, au­tor de la teo­ría del apren­di­za­je so­cial y do­cen­te en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford (EE UU). El pro­fe­sor ase­gu­ra­ba que los di­bu­jos ani­ma­dos pro­por­cio­nan opor­tu­ni­da­des pa­ra el de­sa­rro­llo in­fan­til. «Los de ti­po edu­ca­ti­vo pue­den con­tri­buir al de­sa­rro­llo lin­güís­ti­co y na­rra­ti­vo, a la di­men­sión es­pa­cio tem­po­ral, así co­mo a la ca­pa­ci­dad de so­lu­cio­nar pro­ble­mas y di­fi­cul­ta­des a tra­vés del mo­de­la­do», de­cía. Mientras tan­to, dis­tin­tos blogs se su­ma­ban a la po­lé­mi­ca, tan­to a fa­vor co­mo en con­tra.

Ejem­plos co­mo ese, en el que no hay una­ni­mi­dad so­bre un te­ma, se dan a dia­rio en to­do lo re­la­cio­na­do con el cui­da­do de los ni­ños. «¿A quién ha­ces ca­so?», se pre­gun­ta Claudia, ma­dre de Mar­cos, de tres

años. «¿A tu ma­dre, que ha cria­do bien a cua­tro hi­jos? ¿Al pe­dia­tra, que a ve­ces me pa­re­ce de­ma­sia­do es­tric­to? ¿A los blogs que si­go, que sue­len de­cir lo opues­to a mi ma­dre? Al fi­nal aca­bo con más du­das que an­tes de pre­gun­tar co­sas co­mo si de­bo prohi­bir­le a mi hi­jo de tres años la tele».

Cien­cia vs ex­pe­rien­cia

Es­co­ger co­rrec­ta­men­te im­pli­ca cier­ta pre­sión, y es­ta no es bue­na com­pa­ñe­ra. Sin em­bar­go, sa­ber­lo no ayu­da a ele­gir. ¿Lac­tan­cia has­ta los seis o has­ta los dos años? ¿Es bueno o ma­lo el co­le­cho? ¿De­jar que llo­re pa­ra que apren­da a dor­mir­se so­lo o acu­dir a co- ger­lo en bra­zos? Ali­cia, ma­dre de tres ni­ños de ocho, cin­co y dos años, ase­gu­ra que aun­que sea una ma­dre de fa­mi­lia nu­me­ro­sa con cier­ta ex­pe­rien­cia, le si­gue re­sul­tan­do di­fí­cil ele­gir el cri­te­rio con el que edu­car a sus hi­jos. Pe­ro en el ca­mino ha apren­di­do que no hay ver­da­des ab­so­lu­tas.

«An­tes era de las que de­cía que la cien­cia es la que man­da, así que lo que acon­se­ja­ba mi pe­dia­tra iba a mi­sa. Pe­ro cuan­do na­ció mi se­gun­do hi­jo em­pe­cé a po­ner­lo en du­da. El ma­yor dur­mió muy bien ca­si des­de el prin­ci­pio. No hi­zo fal­ta se­guir el con­se­jo del pe­dia­tra, que era no acu­dir in­me­dia­ta­men­te a su cu­na cuan­do llo­ra­ra. Sin em­bar­go, Pa­blo dor­mía peor, y yo no aguan­ta­ba sin co­ger­lo mu­cho tiem­po, me pa­re­cía

que es­ta­ba su­frien­do. Des­pués leí a Car­los Gon­zá­lez, que di­ce que no es cierto que si los co­ges en bra­zos se vuel­ven llo­ro­nes. Y aho­ra, va­rios años des­pués, veo que es­ta­ba en lo cierto. A la ho­ra de edu­car há­bi­tos co­mo el del sue­ño, creo que la cien­cia no sir­ve tan­to co­mo la ex­pe­rien­cia», di­ce. «Pe­ro si se tra­ta de co­sas co­mo qué ha­cer cuan­do el ni­ño tie­ne fie­bre cla­ro que si­go lo que me di­ga el pe­dia­tra. No me fío de re­me­dios ca­se­ros que he leí­do en blogs».

Hay al­gu­nas ver­da­des ab­so­lu­tas: va­cu­nas sí, por ejem­plo

Tam­po­co ha he­cho ca­so a la cam­pa­ña que co­lec­ti­vos an­ti­va­cu­nas reac­ti­va­ron ha­ce unos me­ses. En­ton­ces, re­co­no­ci­das blo­gue­ras co­mo la pe­dia­tra Lu­cía Ga­lán apro­ve­cha­ban la Se­ma­na Mun­dial de la In­mu­ni­za­ción pa­ra ex­pli­car por qué se de­be va­cu­nar a los ni­ños, ade­más de pu­bli­car en su fa­ce­book un grá­fi­co que evi­den­cia el des­cen­so de los ca­sos re­gis­tra­dos de ca­da en­fer­me­dad en la era de las va­cu­nas. Un co­men­ta­rio a esa pu­bli­ca­ción, en el que se alu­día a los efec­tos que las va­cu­nas po­dían te­ner en los ni­ños, abrió la po­lé­mi­ca.

La res­pues­ta de Ga­lán, que con­tes­tó que es­pe­ra­ba que esa ma­dre an­ti­va­cu­nas no tu­vie­ra ja­más que la­men­tar la pér­di­da o las se­cue­las de en­fer­me­da­des pre­ve­ni­bles en sus hi­jos por ale­jar­se de las re­co­men­da­cio­nes ofi­cia­les, hi­zo re­fle­xio­nar a otras ma­dres co­mo Ola­lla. «Al fi­nal tie­nes tan­ta in­for­ma­ción que no sa­bes a quién creer, si a los que di­cen que las va­cu­nas pue­den ha­cer que los ni­ños desa­rro­llen en­fer­me­da­des o a los mé­di­cos. Yo era de las que te­nía mis du­das, pe­ro de­bes bus­car un cri­te­rio, y si una pe­dia­tra va­cu­na a sus hi­jos se­rá por­que cree que es lo me­jor pa­ra ellos. Aun­que aho­ra me pa­rez­ca evi­den­te de­can­tar­me por la va­cu­na­ción, en aquel mo­men­to ha­bía leí­do tan­tas co­sas que me cos­tó sa­ber qué era lo me­jor pa­ra mi ni­ña», cuen­ta.

El ca­so de Ola­lla es más co­mún de lo que ca­bría pen­sar. Y se­gún los expertos la cau­sa es­tá en la so­bre­in­for­ma­ción. «Los pa­dres es­tán acom­ple­ja­dos por el ex­ce­so de in­for­ma­ción», de­cía en una de sus últimas en­tre­vis­tas Car­les Cap­de­vi­lla. Sin em­bar­go, no son so­lo los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o las re­des so­cia­les quie­nes abru­man a los pa­dres con tan­tos con­se­jos. Tam­bién nues­tro círcu­lo cer­cano pue­de ha­cer­nos du­dar a la ho­ra de ejer­cer co­mo ma­dres.

Ha­ce unos me­ses, la pe­rio­dis­ta Car­me Cha­pa­rro ga­na­ba el pre­mio Pri­ma­ve­ra No­ve­la 2017 por el li­bro No soy un mons­truo, y en su pre­sen­ta­ción alu­día a la in­fluen­cia que unas ma­dres pue­den te­ner so­bre otras. «Es te­rri­ble la pre­sión que úl­ti­ma­men­te al­gu- nos gru­pos de mu­je­res es­tán ejer­cien­do so­bre otras con la con­sig­na de que su ma­ne­ra de ver la ma­ter­ni­dad es la úni­ca bue­na, la úni­ca vá­li­da», de­cía en una en­tre­vis­ta.

De esas ma­dres ha­bla tam­bién Be­lén, re­cién es­tre­na­da en la ma­ter­ni­dad. «Cuan­do aca­bas de te­ner un ni­ño eres muy vul­ne­ra­ble, al me­nos así me sien­to yo. Te ves in­se­gu­ra con to­do y crees que no es­tás ha­cien­do na­da bien aun­que si­gas los con­se­jos de tu pe­dia­tra. Por eso, cuan­do tu ve­ci­na o tus ami­gas o cual­quier co­no­ci­da vie­ne a verte a ca­sa y te di­ce con se­gu­ri­dad co­sas co­mo: «Dar el pe­cho a de­man­da es una ton­te­ría. El be­bé no sa­be cuán­do ni cuán­to co­mer. Es me­jor dar­lo ca­da tres ho­ras», pien­sas que si ellas, ma­dres ex­pe­ri­men­ta­das, lo di­cen, no pue­de ha­ber me­jor con­se­jo que el su­yo», cuen­ta Be­lén.

Tu cri­te­rio, la me­jor guía

Mó­ni­ca, que aca­ba de es­cu­char la fra­se de Be­lén, asien­te y son­ríe. «Eso pen­sa­ba yo cuan­do era pri­me­ri­za», di­ce es­ta ma­dre de dos ni­ñas de 4 y 2 años. «Pe­ro des­pués de se­guir blogs, leer to­do lo que caía en mis ma­nos so­bre edu­ca­ción, pre­gun­tar a pe­dia­tras y ha­blar con un mon­tón de ma­más, creo que lo que fun­cio­na de ver­dad es se­guir tu ins­tin­to, ha­cer las co­sas co­mo tú creas, sin ha­cer de­ma­sia­do ca­so a na­die y man­te­nién­do­te fir­me en lo que crees», di­ce.

Ella co­men­zó a ha­cer­lo cuan­do le­yó una in­for­ma­ción erró­nea que le abrió los ojos cuan­do su pri­mer hi­jo cum­plió cua­tro me­ses. «Vi en uno de los blogs que se­guía que pa­ra que el ni­ño dis­fru­ta­ra del ba­ño el agua de­bía es­tar a una tem­pe­ra­tu­ra de 40 gra­dos. ¡Una bar­ba­ri­dad! Pe­ro el ca­so es que, no sé si por can­san­cio, por­que te­nía en la ca­be­za mu­chas co­sas o por al­gu­na otra ra­zón que no me ex­pli­co, lle­gué a lle­nar la ba­ñe­ra con agua prác­ti­ca­men­te hir­vien­do. Lue­go, ins­tin­ti­va­men­te, me­tí el co­do. Me abra­sé, por su­pues­to. Fue en­ton­ces cuan­do caí en la bar­ba­ri­dad que ha­bía es­ta­do a pun­to de ha­cer. Ob­via­men­te era una in­for­ma­ción erró­nea pe­ro a mí me sir­vió pa­ra em­pe­zar a ha­cer lo que de ver­dad me pa­re­cía que es­ta­ba bien. Si­go es­cu­chan­do lo que di­cen otros, y si­go le­yen­do, pe­ro ya no to­mo na­da al pie de la le­tra. Ha­ce unos días leí en el New York Ti­mes en es­pa­ñol un ar­tícu­lo que se lla­ma­ba Có­mo criar a un hi­jo fe­mi

nis­ta. Pien­so que ese ti­po de in­for­ma­ción no ha­ce da­ño, pe­ro no hay que vol­ver­se lo­ca si­guien­do las co­sas al pie de la le­tra. Creo que es me­jor in­ten­tar ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble pe­ro a tu ma­ne­ra».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.