Al­ber­to So­ler Sa­rrió, psi­có­lo­go y au­tor del blog “Píl­do­ras de psi­co­lo­gía”.

Al­ber­to So­ler Sa­rrió

Ser Padres - - En familia -

Mi nom­bre es Al­ber­to So­ler Sa­rrió. Es­toy casado, soy pa­dre de dos hi­jos y soy psi­có­lo­go». Así de sen­ci­llo se pre­sen­ta en In­ter­net es­te hom­bre cer­cano que nos ayu­da a en­ten­der a la fa­mi­lia. Que­re­mos co­no­cer­le más y sa­ber su opi­nión en cues­tio­nes que preo­cu­pan (y mu­cho) en el día a día con los ni­ños.

¿Có­mo te de­fi­nes co­mo pa­dre?

Soy un pa­dre que se es­fuer­za por for­mar par­te de la vi­da de sus hi­jos. La crian­za y la in­fan­cia de los ni­ños es in­ten­sa, pe­ro muy cor­ta. Me­re­ce la pe­na ha­cer sa­cri­fi­cios por es­tar ahí y que na­die ten­ga que con­tár­nos­lo.

¿Erro­res más fre­cuen­tes de los pa­dres y las ma­dres ac­tua­les?

Exi­gi­mos de­ma­sia­do a nues­tros hi­jos, que­re­mos que va­yan más rá­pi­do. Tie­nen que ser los pri­me­ros en ga­tear, en ha­blar, en an- dar, en qui­tar­se el pa­ñal, en dor­mir so­los… Les pre­sio­na­mos por una in­de­pen­den­cia pa­ra la que mu­chas ve­ces no es­tán pre­pa­ra­dos, y cuan­do lo es­tán y co­mien­zan a re­cla­mar­la, nos asus­ta­mos y les cor­ta­mos las alas. De­be­ría­mos pre­sio­nar me­nos y ani­mar a que sean au­tó­no­mos en fun­ción de sus de­man­das.

¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra lo­grar igual­dad en el re­par­to de ta­reas do­més­ti­cas?

No hay ta­reas de uno o de otro, de hom­bres o de mu­je­res. Hay ta­reas que de­ben ser he­chas, y de­ben re­par­tir­se del mo­do más jus­to po­si­ble. Una re­gla que nun­ca fa­lla: el des­can­so en la pa­re­ja de­be ser com­par­ti­do. Na­da de es­tar vien­do la te­le mien­tras el otro frie­ga los pla­tos. O los dos ha­ce­mos co­sas, o los dos des­can­sa­mos. Y re­cor­dar que so­mos un mo­de­lo pa­ra nues­tros hi­jos. Si que­re­mos que sean igua­li­ta­rios, de­be­mos mos­trar­nos así en ca­sa.

¿Có­mo en­se­ñar va­lo­res, res­pe­to, y li­mi­tes sin ser au­to­ri­ta­rio?

Fir­me­za y ca­ri­ño no es­tán re­ñi­dos, pe­ro mu­chas ve­ces nos sen­ti­mos más se­gu­ros si nos mos­tra­mos ame­na­zan­tes an­te los ni­ños. Y es un error, por­que nun­ca hay que usar el mie­do pa­ra que obe­dez­can. Com­pli­ca­mos mu­cho to­do. No ha­ce fal­ta gri­tar ni me­nos­pre­ciar o in­ti­mi­dar, so­lo de­cir «no» y acep­tar la reac­ción de nues­tro hi­jo. Tie­ne de­re­cho a mos­trar­se mo­les­to y en­fa­da­do, y no­so­tros la res­pon­sa­bi­li­dad de man­te­ner esa ne­ga­ti­va pa­ra ayu­dar­le a cre­cer si es ne­ce­sa­rio.

¿Có­mo con­se­guir man­te­ner la cal­ma en una ra­bie­ta in­fan­til?

Si la in­ter­pre­ta­mos co­mo un desafío, pro­ba­ble­men­te no man-

Es­te psi­có­lo­go va­len­ciano, que ejer­ce la psi­co­te­ra­pia, se ha ga­na­do un si­tio en los ho­ga­res es­pa­ño­les con su blog, ele­gi­do co­mo uno de los me­jo­res de crian­za in­fan­til en los Pre­mios Bi­tá­co­ras 2016.

ten­ga­mos la tran­qui­li­dad, pues a na­die le gus­ta sen­tir­se re­ta­do. Pe­ro si la ve­mos co­mo par­te de su desa­rro­llo y co­mo una mues­tra de in­ma­du­rez, po­de­mos man­te­ner­nos más se­re­nos. Nun­ca de­be­ría­mos en­ten­der las ra­bie­tas co­mo una ba­ta­lla en­tre un ni­ño y sus pa­dres sino co­mo una re­la­ción de ayu­da de los pa­dres ha­cia su hi­jo, que es­tá su­frien­do.

Edu­car en po­si­ti­vo, ¿es real?

So­mos el fil­tro por el que nues­tros hi­jos co­no­cen el mun­do. No de­be­mos es­con­der­les la reali­dad, pe­ro hay que mos­trar­la de for­ma que ellos pue­dan com­pren­der y asi­mi­lar en fun­ción de su edad. En la vi­da hay no­ti­cias tris­tes, si­tua­cio­nes com­pli­ca­das, y for­ma par­te de la edu­ca­ción apren­der a ges­tio­nar­las. Pe­ro no ge­ne­rar esas si­tua­cio­nes pa­ra que «apren­da que la vi­da es du­ra». No hay que evi­tar­les las frus­tra-

cio­nes, pe­ro tam­po­co frus­trar­les a pro­pó­si­to «pa­ra que apren­dan».

¿Al­gún con­se­jo pa­ra apren­der a ejer­cer el re­fuer­zo po­si­ti­vo?

Una ma­ña­na de sá­ba­do o do­min­go va­mos a me­ter un pa­pel y un bo­lí­gra­fo en nues­tro bol­si­llo. Ca­da vez que di­ga­mos a nues­tro hi­jo «no», «cui­da­do», «es­pe­ra», «pa­ra», y pa­re­ci­dos, lo va­mos a ano­tar. Nos da­re­mos cuen­ta que gran par­te de la in­ter­ac­ción que te­ne­mos con nues­tros hi­jos va pre­ce­di­da por el «no» y si­mi­la­res, muy frus­tran­te pa­ra to­dos. Qui­zás sea me­jor re­co­no­cer lo que ha­cen bien, sus pe­que­ños avan­ces sin exa­ge­ra­cio­nes, sin tea­tra­li­dad.

¿Pro­ble­mas de la edu­ca­ción hoy?

Pri­sas, ner­vios, can­san­cio, dis­trac­cio­nes, ex­pec­ta­ti­vas irrea­les, po­ca pa­cien­cia... To­dos se acaban con­ju­gan­do de mo­do que nos im­pi­den abor­dar la edu­ca­ción y la crian­za

con la tran­qui­li­dad y la cal­ma ne­ce­sa­rias. Así, aca­ba­mos con­vir­tien­do pe­que­ños con­tra­tiem­pos en gran­des pro­ble­mas.

Una úl­ti­ma pre­gun­ta: ¿Se pue­de al­can­zar la fe­li­ci­dad?

Ca­da uno tie­ne su pro­pio con­cep­to de fe­li­ci­dad y qui­zá nos pre­sio­na­mos de­ma­sia­do con lo­grar­la. Yo me con­si­de­ro in­men­sa­men­te fe­liz, por­que mi con­cep­to de fe­li­ci­dad es te­ner una vi­da tran­qui­la con mi fa­mi­lia. No ne­ce­si­to gran­des co­sas pa­ra ser fe­liz. Se­gún Tols­toi «la fe­li­ci­dad con­sis­te en apre­ciar lo que se tie­ne y no desear en ex­ce­so aque­llo que no te­ne­mos».

No se sien­te un pa­dre ejem­plar y aún le son­ro­jan las fe­li­ci­ta­cio­nes. Pe­ro, aun­que le cues­te re­co­no­cer­lo, sus ví­deos en Píl­do­ras de Psi­co­lo­gía, con con­se­jos so­bre có­mo edu­car a los hi­jos o re­la­cio­nar­se con la pa­re­ja, le han con­ver­ti­do en un gurú de In­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.