Es­tre­nar­se co­mo ma­má y no mo­rir en el in­ten­to.

¿Qué pa­sa por la men­te de las ma­más re­cien­tes cuan­do se en­cuen­tran con un be­bé en bra­zos al que acaban de dar a luz? ¿Es fá­cil adap­tar­se a la nue­va res­pon­sa­bi­li­dad? ¿Y si na­da es có­mo ha­bían ima­gi­na­do? Est­her Mar­tí­nez, una ma­dre pri­me­ri­za, cuen­ta có­mo sup

Ser Padres - - En familia -

El 28 de enero de 2016, la vi­da de Est­her Mar­tí­nez de­jó de ser la de sus 28 años pre­vios. Aquel día se aca­ba­ban los ca­fés con las ami­gas sin ho­ra, los via­jes en los que se vi­si­ta­ban de­ce­nas de lu­ga­res, las ce­nas fue­ra de ca­sa ca­da vez que ape­te­cía... La «cul­pa» la tu­vo un ma­ra­vi­llo­so be­bé lla­ma­do Va­len­ti­na. El mis­mo be­bé que a las 24 ho­ras de na­cer ya le es­ta­ba en­se­ñan­do cien­tos de co­sas. Por ejem­plo, qué sig­ni­fi­ca de ver­dad el amor in­con­di­cio­nal o lo que su­po­ne vi­vir la vi­da con ma­yús­cu­las. Pe­ro tam­bién, que sus ru­ti­nas em­pe­za­rían a ser otras, y que aca­ba­ría apren­dien­do a que­rer­las.

«An­tes te­nía siem­pre cla­ro lo que iba a ha­cer en el día, en la se­ma­na y en los pró­xi­mos dos me­ses. Era muy or­ga­ni­za­da. Pe­ro des­de que na­ció Va­len­ti­na no sé lo que ha­ré ma­ña­na». Est­her Mar­tí­nez Bel­trán, ma­dre de Va­len­ti­na, de un año y me­dio. Au­to­ra de la web Es­to­re­ta

«Des­de re­cién na­ci­da re­cla­ma­ba mu­cha aten­ción, y co­mo la ma­yo­ría de be­bés, ne­ce­si­ta­ba ru­ti­nas muy mar­ca­das, así que nun­ca po­días pla­near to­mar al­go por la tar­de o pen­sar a lar­go pla­zo. Em­pe­za­mos a vi­vir el mo­men­to, el pre­sen­te y el aho­ra. Nos en­se­ñó a pa­rar­nos en se­co y va­lo­rar las pe­que­ñas co­sas del día a día. Aho­ra, en vez de 10 co­sas ha­ce­mos una, pe­ro esa que ha­ce­mos la dis­fru­ta­mos el tri­ple», ex­pli­ca.

El ideal y la reali­dad

Cuan­do Est­her y su ma­ri­do se plan­tea­ron ser pa­dres te­nían cla­ro que lle­ga­ría una nue­va eta­pa. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que su­pie­ran có­mo iba a ser criar a un be­bé. La for­ma que to­ma­ría su nue­va ru­ti­na no era fá­cil de pre­de­cir. Y cuan­do to­có afron­tar­la, lo hi­cie­ron co­mo pu­die­ron. «La ma­ter­ni­dad me ha so­bre­pa­sa­do en los dos as­pec­tos, en el bueno y en el ma­lo», di­ce Est­her. «Nun­ca me ha­bría ima­gi­na­do que se­ría tan du­ro ni tam­po­co tan bo­ni­to. Por ejem­plo, ja­más ha­bía te­ni­do ese sen­ti­mien­to de mie­do atroz de que le pue­da pa­sar al­go. Te lo di­cen, lo has oí­do co­men­tar... Pe­ro son co­sas que has­ta que no lo vi­ves en tu pro­pia car­ne no te das cuen­ta real­men­te de su sig­ni­fi­ca­do», co­men­ta.

En su ca­so, la par­te du­ra tu­vo que ver con la lac­tan­cia, una eta­pa que ima­gi­na­ba per­fec­ta y que, sin em­bar­go, pre­sen­tó bas­tan­tes di­fi­cul­ta­des. «Dis­fru­té de un em­ba­ra­zo bue­ní­si­mo y de un par­to muy res­pe­ta­do, fue to­do in­creí­ble. Pe­ro, des­pués, me to­pé con una gran pie­dra, que fue la de la lac­tan­cia. Ha­bía al­go que fa­lla­ba. A mí me do­lía una bar­ba­ri­dad, la ni­ña llo­ra­ba mu­chí­si­mo y na­die sa­bía ex­pli­car el por­qué. Aún así, fui­mos ti­ran­do has­ta que a los tres me­ses vie­ron que Va­len­ti­na te­nía un fre­ni­llo lin­gual muy atí­pi­co y que eso era lo que le im­pe­día suc­cio­nar, por­que le do­lía mu­cho», re­cuer­da la ma­dre de Va­len­ti­na. «Tras la in­ter­ven­ción y las cu­ras fue to­do bien pe­ro no dis­fru­té los pri­me­ros tres me­ses de mi hi­ja. De las 24 ho­ras del día, 20 es­ta­ba en­gan­cha­da al pe­cho por­que no po­día sa­car lo que ne­ce­si­ta­ba. Re­cuer­do que so­lo pen­sa­ba: “¿Es­to hay al­guien que lo aguan­te?”. Pa­ra mí esa fue la ma­yor di­fi­cul­tad con la que me en­con­tré, mu­cho más que el can­san­cio o el no dor­mir, aun­que eso tam­bién ha­ce me­lla » , re­co­no­ce.

La ru­ti­na con la pa­re­ja

Mien­tras cuen­ta su ex­pe­rien­cia en pri­me­ra per­so­na re­cuer­da que la ma­dre no es la úni­ca afec­ta­da con la lle­ga­da de un be­bé a ca­sa. Tam­bién pa­ra la pa­re­ja hay un gi­ro de 180 gra­dos y es, en­ton­ces, cuan­do pue­den dar­se al­gu­nos ro­ces. «Mi pa­re­ja y yo no ha­bía­mos dis­cu­ti­do an­tes de te­ner a nues­tra hi­ja, so­lo ri­ñas ton­tas», con­fie­sa Est­her. «Su­pon­go que hay be­bés que lo po­nen más fá­cil que otros pe­ro en nues­tro ca­so, el he­cho de no dor­mir nos ha pa­sa­do mu­cha fac­tu­ra. Cuan­do no des­can­sas y es­tás muy can­sa­do e irri­ta­ble, evi­den­te­men­te no lo pa­gas con tu be­bé si no con la per­so­na con la que tie­nes más con­fian­za, que es tu pa­re­ja», di­ce.

La bue­na no­ti­cia es que hay es­tra­te­gias que ayu­dan a su­pe­rar­lo. Pa­ra Est­her, la fór­mu­la que fun­cio­nó fue la de ser cons­cien­te de que el ago­ta­mien­to era el que les ha­cía de­cir co­sas que no sen­tían real­men­te. «He­mos in­ten­tan­do sa­car­le el má­xi­mo hu­mor a to­do es­to, aun­que ha­bía mo­men­tos en los que era im­po­si­ble. Pe­ro, so­bre to­do, siem­pre he­mos si­do muy cons­cien­tes de que es­tá­ba­mos dis­cu­tien­do a cau­sa del can­san­cio. Eso nos lo he­mos re­pe­ti­do a me­nu­do y lo he­mos ha­bla­do mu­chas ve­ces. Creo que es muy im­por­tan­te ha­cer­lo, no cuan­do es­tás en­fa­da­do, sino cuan­do te en­cuen­tras bien. Ayu­da a pre­pa­rar­te pa­ra cuan­do lle­gue lo ma­lo», acon­se­ja.

«An­tes te­nía cla­ro qué iba a ha­cer en los pró­xi­mos dos me­ses. Des­de que soy ma­dre vi­vo el aquí y el aho­ra»

Desaho­go

Pre­ci­sa­men­te por ese can­san­cio, por la fal­ta de sue­ño y tam­bién por la ten­sión que su­po­ne es­tar pen­dien­te de un be­bé las 24 ho­ras del día, la ma­yo­ría de las ma­dres ne­ce­si­tan una for­ma de desaho­go, al­go que ayu­de a lle­var me­jor el pri­mer año de vi­da del be­bé. La de Est­her fue co­men­zar a es­cri­bir en su pro­pia web, Es­to­re­ta (www.es­to­re­ta.com), so­bre su ma­ter­ni­dad. «Has­ta que na­ció Va­len­ti­na en mi blog es­cri­bía de de­co­ra­ción, tu­to­ria­les, via­jes y re­ce­tas. Pe­ro cuan­do lle­gó mi hi­ja a nues­tras vi­das, esa web se con­vir­tió en una vía de es­ca­pe. Va­len­ti­na me re­cla­ma­ba el 100% de las ho­ras, y me da­ba la sen­sa­ción de que yo ya ha­bía des­apa­re­ci­do co­mo mu­jer y co­mo es­po­sa, que so­lo era ma­dre. Sin em­bar­go en­con­tré en el mun­do 2.0 la op­ción de po­der so­cia­li­zar y con­ver­sar, aun­que fue­ra a tra­vés de In­ter­net. Ade­más, el mo­men­to de es­cri­bir en el blog era el mo­men­to de hobby, de des­co­ne­xión, de ha­cer co­sas que no eran dar el pe­cho o cam­biar pa­ña­les. Fue una te­ra­pia to­tal», ase­gu­ra.

En­tre otras co­sas por­que en su blog pu­do ha­blar de al­gu­nos asun­tos que pa­re­cían ta­bú. Por ejem­plo, que ser ma­dre no sig­ni­fi­ca fe­li­ci­dad las 24 ho­ras del día. «Nun­ca ha­bía oí­do ha­blar de que una ma­dre pu­die­ra sen­tir­se mal o que no se sin­tie­ra fe­liz con su be­bé», co­men­ta. «Fui la pri­me­ra de mi círcu­lo de ami­gos en ser ma­dre por lo que, aun­que parezca in­creí­ble, na­die me ha­bía con­ta­do nun­ca su ex­pe­rien­cia en el post­par­to. Su­pon­go que la gen­te que tie­ne una her­ma­na o una ami­ga muy cer­ca­na que ha pa­sa­do por ello se pue­de lle­gar a ha­cer una idea, pe­ro en mi ca­so el co­ne­ji­llo de in­dias fui yo. Los anun­cios nos en­se­ñan una ma­dre fe­liz, con­ten­ta, re­la­ja­da, pei­na­da, bo­ni­ta... Pe­ro yo no me sen­tía así. Creo que los blogs pue­den ayu­dar en ese sen­ti­do. Te­nía ga­nas de con­tar mi ex­pe­rien­cia so­bre to­do por­que pa­ra mí era al­go te­ra­péu­ti­co ex­pli­car lo que me ha­bía pa­sa­do, pe­ro tam­bién por­que es­ta­ba se­gu­ra que ha­bía más ma­dres que se sen­tían co­mo yo. No po­día ser la úni­ca que tu­vie­ra días en que llo­ra­ra y no me veía fe­liz o me sin­tie­ra una des­gra­cia­da», re­cuer­da aña­dien­do que «aun­que no es agra­da­ble de­cir que hay mo­men­tos en que no re­bo­sas fe­li­ci­dad, si esa es la reali­dad no hay por qué ocul­tar­la».

Pre­ci­sa­men­te aho­ra tam­bién vi­ve uno de esos mo­men­tos de los que pa­re­ce que no es po­lí­ti­ca- men­te co­rrec­to ha­blar. «Es­toy ha­cien­do el des­te­te por­que lle­gó un día en que vi que no lo dis­fru­ta­ba, y creo que es lí­ci­to que una ma­dre lo pue­da de­cir. Nos au­to­exi­gi­mos mu­chí­si­mo. Es cier­to que cuan­do trae­mos a un hi­jo al mun­do es pa­ra de­di­car­nos ple­na­men­te a él, pe­ro no to­do es blan­co o ne­gro, hay di­fe­ren­tes ma­ti­ces y mu­chas ma­ne­ras de vi­vir la ma­ter­ni­dad», ase­gu­ra Est­her, que lle­va año y me­dio de ex­ce­den­cia por­que quie­re ver cre­cer a su hi­ja to­dos los días, otro te­ma don­de hay di­ver­si­dad de opi­nio­nes. «Pa­ra mí, te­ner la po­si­bi­li­dad de no tra­ba­jar es un pri­vi­le­gio. Pe­ro pa­ra ca­da ma­dre es di­fe­ren­te», di­ce.

¿Su con­se­jo pa­ra las ma­más que va­yan a es­tre­nar­se? «Que se com­pren una ca­ma muy gran­de. Y que se­pan que va a ha­ber mo­men­tos muy du­ros aun­que al mis­mo tiem­po se­rá lo más bo­ni­to que les va a pa­sar en la vi­da. Tam­bién creo que es im­por­tan­te que si­gan a su pro­pio co­ra­zón. Una de las co­sas que tie­ne la ma­ter­ni­dad es que to­do el mun­do te di­ce lo que de­be­rías ha­cer. Pe­ro cuan­do ten­gas que to­mar de­ci­sio­nes hay que op­tar por las que sien­tas por­que ya va a ser su­fi­cien­te­men­te du­ro co­mo pa­ra ade­más ha­cer al­go que no te ape­te­ce». Y aña­de otro apo­yo que, al me­nos en su ca­so, fue cla­ve: otras ma­dres.

«En­con­trar una tri­bu, ma­dres que es­ta­ban pa­san­do por lo mis­mo que yo, con quien me sen­tía com­pren­di­da y no juz­ga­da, me ayu­dó mu­cho. Creo que for­mar par­te de una tri­bu tam­bién es una gran te­ra­pia»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.