In­fec­cio­nes, có­mo evi­tar­las.

Cuan­do es­tás em­ba­ra­za­da pue­des su­frir las mis­mas in­fec­cio­nes que el res­to de la po­bla­ción. La di­fe­ren­cia es que las con­se­cuen­cias pue­den da­ñar la sa­lud de tu be­bé. Te ex­pli­ca­mos qué pre­cau­cio­nes de­bes to­mar pa­ra pro­te­ge­ros.

Ser Padres - - SUMARIO -

Du­ran­te el em­ba­ra­zo, el or­ga­nis­mo cam­bia pa­ra adap­tar­se a la nue­va si­tua­ción, al­ber­gar y sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de una nue­va vi­da. Es­tos cam­bios son tan­to es­truc­tu­ra­les o anató­mi­cos, co­mo fun­cio­na­les . Por ejem­plo, “el úte­ro cre­ce pa­ra aco­ger al fe­to y se pro­du­cen otros cam­bios anató­mi­cos y fun­cio­na­les del apa­ra­to ge­ni­tal que pue­den afec­tar a otros ór­ga­nos co­mo la ve­ji­ga y rec­to y que ex­pli­can que sea mas fre­cuen­te el es­tre­ñi­mien­to o las in­fec­cio­nes del trac­to uri­na­rio”, in­di­ca Jo­sé Luis Due­ñas, ca­te­drá­ti­co de Obs­te­tri­cia y Gi­ne­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla. Por otro la­do, en­tre los cam­bios fun­cio­na­les más im­por­tan­tes se en­cuen- tran la pre­sen­cia de nue­vas hor­mo­nas pro­du­ci­das por la pla­cen­ta que sus­ti­tu­yen a las que es­ta­ba pro­du­cien­do el ova­rio. Es­tas nue­vas hor­mo­nas, que tie­nen co­mo mi­sión fun­da­men­tal el man­te­ni­mien­to del em­ba­ra­zo, el ade­cua­do desa­rro­llo del fe­to y el des­en­ca­de­na­mien­to del par­to, al­te­ran la mi­cro­bio­ta, la co­lo­nia de bac­te­rias bue

nas, y fa­vo­re­ce la pre­sen­cia de al­gu­nas bac­te­rias (po­dría­mos lla­mar­las ma­las) cu­ya so­la pre­sen­cia y cre­ci­mien­to des­en­ca­de­nan la enfermedad.

¿Cuá­les son las más co­mu­nes?

Las in­fec­cio­nes uri­na­rias y las va­gi­na­les. “Las pri­me­ras pue­den in­du­cir la apa­ri­ción de con­trac­cio­nes ute­ri­nas y des­en­ca­de­nar una ame­na­za de par­to pre­ma­tu­ro, por ejem­plo, una in­fec­ción de ri­ñón”, ad­vier­te el es­pe­cia­lis­ta. Res­pec­to a la va­gi­na­les, las más fre­cuen­tes son las pro­du­ci­das por hon­gos co­mo la cán­di­da al­bi­cans. Es­ta en con­cre­to pro­du­ce do­lor e in­fla­ma­ción en la va­gi­na, sen­sa­ción de ar­dor al ori­nar y flu­jo ama­ri­llen­to y es­pe­so. Pe­ro no en­tra­ña nin­gún ries­go aun­que si no se tra­ta y per­ma­ne­ce en el mo­men­to del par­to se pue­de trans­mi­tir el hon­go al be­bé du­ran­te el alum­bra­mien­to y pro­vo­car­le mi­co­sis en la bo­ca (“co­mún­men­te co­no­ci­do co­mo al­go­don­ci­llo”). Es­ta afec­ción se tra­ta fá­cil­men­te con fun­gi­ci­das sua­ves. Otra in­fec­ción co­mún es la va­gi­no­sis bac­te­ria­na. Es­tá pro­du­ci­da por un des­equi­li­brio de la flo­ra que pro­du­ce un au­men­to de las bac­te­rias ma­las so­bre las bue­nas, los lac­to­ba­ci­los, que nor­mal­men­te man­tie­nen el con­trol. No es un pro­ble­ma se­rio y pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do.

Cui­da­do: es­trep­to­co­co aga­lac­tiae

Su há­bi­tat ha­bi­tual es el in­tes­tino del­ga­do, pe­ro en al­gu­nas oca­sio­nes pue­de aca­bar en las vías uri­na­rias pu­dien­do afec­tar al re­cién na­ci­do a tra­vés del ca­nal del par­to. Si afec­ta a su piel no pa­sa na­da. Pe­ro si pe­ne­tra en sus pul­mo­nes pue­de pro­du­cir una en­fer­me-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.