¿Es­tá so­bre­pro­te­gi­do?

¿Có­mo saber si es­ta­mos in­ter­vi­nien­do de­ma­sia­do y so­bre po­te­gién­dol os? E va Mi­llet, au­tor a del li­bro Hi­per­par­ter­ni­dad (ed. Pla­ta­for­ma) nos ex­pli­ca có­mo re­co­no­cer­lo y re­con­du­cir­la si­tua­ción.

Ser Padres - - SUMARIO -

Edu­car no es ta­rea fá­cil. Por si fue­ra po­co, re­ci­bi­mos cons­ta­men­te in­for­ma­cio­nes, en al­gu­nas oca­sio­nes con­tra­dic­to­rias, que nos con­fun­den más. ¿Te­ne­mos que acom­pa­ñar­les en to­do mo­men­to, de­jar­les dor­mir con no­so­tros, de­jar que llo­ren o no? En reali­dad, hay que apli­car el sen­ti­do co­mún y te­ner cla­ro en to­do mo­men­to que es­ta­mos ayu­dan­do a unas pe­que­ñas per­so­ni­tas a que pue­dan desen­vol­ver­se en el mun­do y sean ca­pa­ces de vi­vir ple­na­men­te su vi­da. La pro­tec­ción es ne­ce­sa­ria, pe­ro sin caer en la so­bre­pro­tec­ción. Un tru­co pue­de ser prac­ti­car la ‘sa­na des­aten­ción’ es de­cir: ob­ser­var. Si el ni­ño tro­pie­za en el par­que ju­gan­do, ob­ser­var có­mo reac­cio­na (co­mo pa­dres te­ne­mos que es­tar pen­dien­tes de nues­tros hi­jos), pe­ro no co­rrer de in­me­dia­to a so­co­rrer­le a la pri­me­ra de cam­bio. Es im­por­tan­te te­ner el tem­ple ne­ce­sa­rio pa­ra es­pe­rar unos se­gun­dos y ver si es ca­paz de le­van­tar­se por sí mis­mo: 99 de ca­da 100 ve­ces se­rá muy ca­paz.

¿Por qué so­bre­pro­te­ge­mos?

La pro­tec­ción a los hi­jos es­tá en la na­tu­ra­le­za de la pa­ter­ni­dad (en el sen­ti­do in­clu­si­vo del tér­mino ma­dres/pa­dres). De he­cho, cuan­do na­ce tu be­bé, el ins­tin­to ma­ter­nal es pro­te­ger, ali­men­tar, cuidar y dar afec­to. Nos con­ver­ti­mos en una es­pe­cie de “leo­nas” ante aquel ser in­de­fen­so (aun­que los be­bés son más fuer­tes de lo que cree­mos) y es­ta­mos dis­pues­tas a to­do pa­ra que no le pa­se na­da, con los pa­dres co­mo alia­dos. Pe­ro edu­car es de­jar ir pau­la­ti­na­men­te y em­pe­zar a dar au­to­no­mía a los hi­jos: no es lo mis­mo un be­bé de seis me­ses que un ni­ño de seis años o un ado­les­cen­te de 16. Hay que dar­les he­rra­mien­tas pa­ra que se­pan arre­glár­se­las en la vi­da: he­rra­mien­tas de co­no­ci­mien­tos y de ca­rác­ter. Y la so­bre­pro­tec­ción es, en mi opi­nión, ha­cer co­sas por los hi­jos que a ellos les co­rres­pon­de­ría ha­cer con­for­me a su edad.

¿De quién son los de­be­res?

Un ejem­plo muy ilus­tra­ti­vo son los de­be­res: ca­da vez hay más pa­dres que ha­cen por sis­te­ma los de­be­res con los hi­jos o por los hi­jos. Si tu, sis­te­má­ti­ca­men­te, acom­pa­ñas a tus hi­jos en las ta­reas que le co­rres­pon­den por su edad es­co­lar, lo que les es­tás di­cien­do es «tu no pue­des a me­nos que es­té yo con­ti­go». Pue­des ayu­dar­les en al­gún mo­men­to pun­tual pe­ro si lo ha­ces siem­pre con ellos les arre­ba­tas —con la me­jor de las in­ten­cio­nes—

So­bre­pro­te­ger pro­du­ce mie­dos, in­se­gu­ri­dad y una ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción

al­go tan fun­da­men­tal pa­ra su desa­rro­llo co­mo es la ca­pa­ci­dad de so­lu­cio­nar sus ta­reas es­co­la­res. Y es que, so­bre­pro­te­ger im­pli­ca pri­var­los de la fun­da­men­tal ad­qui­si­ción de au­to­no­mía y de he­rra­mien­tas de ca­rác­ter cla­ve co­mo son la va­len­tía, la re­si­lien­cia, el au­to­con­trol y la ca­pa­ci­dad de es­fuer­zo, en­tre otros.

Pe­ro me han di­cho que es bueno mi­mar....

Una co­sa son los mi­mos y otra co­sa es el ni­ño mi­ma­do. Yo en­tien­do por “mi­mar de­ma­sia­do” el con­sen­tir­le to­do; no po­ner­le ni un lí­mi­te (es de­cir, ja­más de­cir­le que «no») y jus­ti­fi­car­lo siem­pre. Los ni­ños mi­ma­dos no son bue­na com­pa­ñía (ni pa­ra sus pro­pios pa­dres) y sue­len te­ner una in­sa­tis­fac­ción vi­tal cons­tan­te, ya que nun­ca se les ha da­do la opor­tu­ni­dad de desear al­go y lu­char por con­se­guir­lo de for­ma au­tó­no­ma.

¿Có­mo sé si lo so­bro­pro­te­jo?

Los ni­ños so­bre­pro­te­gi­dos son aque­llos a los que se les prac­ti­ca una aten­ción ex­ce­si­va (los ni­ños se co­lo­can en una es­pe­cie de al­tar do­més­ti­co); una re­so­lu­ción sis­te­má­ti­ca de co­sas que de­be­rían re­sol­ver por ellos mis­mos; la jus­ti­fi­ca­ción a ul­tran­za de la pro­le (el hi­jo nun­ca se equi­vo­ca, siem­pre es cul­pa de otro) y la hi­per­es­ti­mu­la­ción... Y re­co­no­ce­rás que el ni­ño es­tá acu­san­do los efec­tos de la so­bre­pro­tec­ción si se de­rrum­ba ante la más mí­ni­ma ad­ver­si­dad, si es in­ca­paz de ha­cer las co­sas que le co­rres­pon­den por su edad por si si so­lo, si su­fre de mie­dos con re­gu­la­ri­dad, se mues­tra in­se­gu­ro y re-

quie­re tu aten­ción cons­tan­te... en­ton­ces hay que em­pe­zar a tra­ba­jar más al au­to­no­mía. Re­cuer­da que so­bre­pro­te­ger es des­pro­te­ger: pro­du­ce mie­dos, in­se­gu­ri­dad y una ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción que no es una enfermedad cró­ni­ca, co­mo al­gu­nos pa­dres creen, si no una ca­rac­te­rís­ti­ca que pue­de ser re­ver­ti­da.

Más au­tó­no­mos!

Lo más difícil es dar­se cuen­ta ( yo re­co­mien­do no blin­dar­se ante al­gu­na ob­ser­va­ción le­ve­men­te crí­ti­ca de fa­mi­lia­res e, in­clu­so, per­so­nas aje­nas, so­bre co­mo cria­mos a nues­tros hi­jos). Yo abo­go por el sen­ti­do co­mún, por una cier­ta re­la­ja­ción en la crian­za (la lla­ma­da “ma­ter­ni­dad in­ten­si­va” nos ha­ce in­fe­li­ces) y por con­fiar en tus ca­pa­ci­da­des co­mo ma­dre/pa­dre y, es­pe­cial­men­te, en las ca­pa­ci­da­des del hi­jo pa­ra su­pe­rar los pe­que­ños obs­tácu­los que nos de­pa­ra­rá siem­pre la vi­da. Pa­ra ello hay que de­jar que, ante un re­to (que pue­de ser atar­se unos cor­do­nes, por ejem­plo, apren­der a ir en bi­ci­cle­ta, ha­cer los de­be­res, ir a ha­blar con ese maes­tro que le ha suspendido el exa­men, tra­tar de en­trar en el equi­po A de fút­bol… ), el hi­jo prue­be a su­pe­rar­lo por si mis­mo. Po­de­mos dar­le he­rra­mien­tas, con­se­jos, ayu­da pun­tual, pe­ro lo que no po­de­mos es ha­cer­lo por ellos, que es la ten­den­cia. Lo im­por­tan­te es te­ner cla­ras es­tas cin­co cla­ves: se pue­de amar sin mi­mar; no hay que con­fun­dir au­to­es­ti­ma con nar­ci­sis­mo; hay que re­cor­dar­les que los pa­dres es­ta­rán pa­ra lo que ne­ce­si­ten, pe­ro no pa­ra re­sol­ver­les to­do por sis­te­ma; los ni­ños tie­nen que saber que pue­den ha­cer aque­llo que se pro­pon­gan... y los pa­dres tam­bién, pe­ro hay que te­ner cla­ro que po­der re­quie­re un es­fuer­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.