In­ter­pre­tar los di­bu­jos en el plano sim­bó­li­co

Ser Padres - - DOSSIER -

Pin­tar ár­bo­les: son una mues­tra inequí­vo­ca del im­pul­so vi­tal del ni­ño. Los que es­tán pa­san­do épo­cas tris­tes sue­len di­bu­jar ár­bo­les oto­ña­les, con te­la­ra­ñas, re­tor­ci­dos o tor­tu­ra­dos. La co­pa del ár­bol gran­de, ver­de y lle­na de fru­tos es mues­tra de vi­ta­li­dad, crea­ti­vi­dad y alegría.

Pin­tar una ca­sa: radiografía de su mun­do so­cial. Los que la pin­tan sin te­cho, ce­rra­da, sin ca­mino o sin puer­ta sue­len ser ni­ños in­tro­ver­ti­dos o muy se­lec­ti­vos a ni­vel so­cial. Y exac­ta­men­te al re­vés los que pin­tan las ca­sas con mu­chas ven­ta­nas, hu­mo, jardín co­lum­pios e in­fi­ni­dad de de­ta­lles. Nun­ca di­bu­jan per­so­nas: los ni­ños que di­bu­jan siem­pre ani­ma­les, dra­go­nes, ha­das, ro­bots… sue­len te­ner muy desa­rro­lla­da su ima­gi­na­ción, aun­que a ve­ces es mues­tra de ti­mi­dez pues se sien­ten más se­gu­ro crean­do per­so­na­jes ima­gi­na­rios que per­so­nas reales.

Muy de­ta­llis­tas: los de­ta­lles ex­ce­si­vos en co­sas no re­le­van­tes ( cor­do­nes de los za­pa­tos de to­dos, uñi­tas pin­ta­das…) sue­le ser pro­pio de ni­ños un po­co rí­gi­dos, ob­se­si­vos y con­tro­la­do­res… Mien­tras que los que con cua­tro tra­zos se dan por sa­tis­fe­chos sue­len ser más im­pul­si­vos y ner­vio­sos, les cues­ta un po­co con­cen­trar­se en esa úni­ca ac­ti­vi­dad.

Mi­rar qué no hay: el pa­dre sin bo­ca, la ma­dre sin ore­jas, el ár­bol ex­ce­si­va­men­te arrai­ga­do en la tie­rra, per­so­nas sin ma­nos o el her­mano que no apa­re­ce… To­do eso tie­ne que ayu­dar­nos a en­ten­der qué per­ci­be el ni­ño de la reali­dad que le ro­dea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.