El te­le­adic­to

SuperTele - - ¡lo Que Te Has Perdido! -

Hay días que vien­do la te­le­vi­sión me sien­to como So­nia Mon­roy en los Oscar: por mu­chas ga­nas que ten­ga de par­ti­ci­par en la fies­ta, ni es­toy in­vi­ta­do ni na­da de lo que allí acon­te­ce tie­ne que ver con­mi­go. Por suer­te. Me su­ce­de en es­pe­cial con un pro­gra­ma que a prio­ri abor­da­ba te­mas de in­te­rés pe­ro que, sá­ba­do a sá­ba­do, se hun­de en las are­nas mo­ve­di­zas de lo que hu­bo en esa mis­ma fran­ja en un tiem­po vie­jo –La no­ria, Sal­sa rosa…–,que no es otra sus­tan­cia que el fan­go del sen­sa­cio­na­lis­mo. Me es­pan­ta ver a San­dra Bar­ne­da ex­hi­bien­do emo­cio­nes más re­cau­chu­ta­das que el es­co­te de la an­tes men­ta­da pa­ra emi­tir su dic­ta­men mo­ral so­bre una ex­clu­si­va re­la­cio­na­da con el ca­so Asun­ta (lo po­déis leer a la de­re­cha). Qué más da que aún no se ha­ya ce­le­bra­do el jui­cio cuan­do pue­des ca­len­tar el sha­re con teo­rías mor­bo­sas y es­pe­cu­la­cio­nes que pal­mean los más ba­jos ins­tin­tos. Más mo­les­to que to­do eso, y ya es mu­cho de­cir, re­sul­ta es­cu­char las vo­ces de la di­rec­to­ra del pro­gra­ma, San­dra Fernández, un eco que ja­lea a la in­qui­si­ción de ter­tu­lia­nos y su to­ca­ya, la sa­cer­do­ti­sa Bar­ne­da. Tra­ta al pin­ga­ni­llo con el mis­mo des­pre­cio que a la me­su­ra, a la pru­den­cia y al ri­gor. Es­tas tres úl­ti­mas cua­li­da­des las da­mos por per­di­das en cir­cos como es­te, pe­ro to­da­vía hay quien con­fía que se res­pe­ten en las no­ti­cias. Pues bien, dio bom­bo el fin de se­ma­na a la su­so­di­cha ex­clu­si­va y, lo que es peor, avan­zó que el pro­gra­ma te­nía más da­tos de gran im­por­tan­cia que irá re­ve­lan­do po­qui­to a po­co. ¿Có­mo pue­de un in­for­ma­ti­vo de­cen­te ocul­tar par­te de una no­ti­cia si, se­gún ellos mis­mos, es re­le­van­te? ¿Có­mo de­ja­ron a So­nia Mon­roy fue­ra de la ga­la? Me te­mo que la res­pues­ta es pa­re­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.