El te­le­adic­to

SuperTele - - Si Te Lo Perdiste… -

Re­cuer­do que, cuan­do es­tu­dia­ba la ca­rre­ra, de­ba­ti­mos por qué El País no da­ba nin­gu­na no­ti­cia so­bre

bo­xeo, ya que en su li­bro de es­ti­lo no es­tá con­si­de­ra­do co­mo un de­por­te por su vio­len­cia. Es de las (po­cas) se­ñas de iden­ti­dad que man­tie­ne ese pe­rió­di­co… Y a la vis­ta es­tá que se han que­da­do so­los, o ca­si. El bo­xeo es olím­pi­co y es­te fin de se­ma­na se ha con­ver­ti­do tam­bién en el cen­tro del uni­ver­so me­diá­ti­co por el com­ba­te en­tre

May­weat­her, al que ca­li­fi­can co­mo el me­jor pú­gil del siglo, y McG­re­gor, un lu­cha­dor de otra dis­ci­pli­na aún más agre­si­va. Sin en­trar en la ma­te­ria, creo que no tan­to por mo­ti­vos éti­cos co­mo es­té­ti­cos, la pa­ra­fer­na­lia que lo ro­dea me ha pa­re­ci­do una pa­ro­dia hor­te­ra de di­men­sio­nes co­lo­sa­les, al­go así co­mo la pri­me­ra gran ex­plo­sión de fue­gos ar­ti­fi­cia­les de la era Trump sin au­to­cen­su­ra. En­tre el gri­te­río per­ci­bo que suben cier­tos eflu­vios de una con­cep­ción de la vi­da que me ate­rra. Es co­mo si, po­co a po­co, se es­tu­vie­ra abrien­do la ve­da: per­mi­so pa­ra ser ca­te­to, pa­ra ser ru­do… Ya pues­tos, per­mi­so ser un po­qui­to machista, añá­de­le su pun­to ho­mó­fo­bo, y ya que pa­re­ce que no hace fal­ta di­si­mu­lar, va­mos a sa­co con el ra­cis­mo y la xe­no­fo­bia tam­bién. Y mien­tras, to­dos ja­lean­do el Pres­sing Catch más ca­ro de la his­to­ria. Me gus­ta­ría ser ca­paz de ver es­te show co­mo una ex­tra­va­gan­cia fru­to de una erup­ción mo­men­tá­nea de tes­tos­te­ro­na, pe­ro ya di­go que en sub­sue­lo de la fas­ci­na­ción por es­ta pe­lea en­tre dos fan­fa­rro­nes mul­ti­mi­llo­na­rios hay un mag­ma muy os­cu­ro. En los me­dios es­pa­ño­les se ha con­te­ni­do ra­zo­na­ble­men­te bien con ver­ti­dos con­tro­la­dos, pe­ro la ma­rea ne­gra to­ca ya las dos ori­llas del Atlán­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.