‘La zo­na’

Eduard Fer­nán­dez li­de­ra es­ta fic­ción de ocho en­tre­gas so­bre unos crí­me­nes que des­ta­pa­rán irre­gu­la­ri­da­des en la eva­cua­ción.

SuperTele - - Contents - Ma­ri­bel Es­ca­lo­na y Ali­cia Min­go

Eduard Fer­nán­dez y Ál­va­ro Cer­van­tes en­ca­be­zan el re­par­to de es­ta fic­ción po­li­cía­ca so­bre unos crí­me­nes en un es­ce­na­rio posnuclear. Ocho en­tre­gas tras tres me­ses de gra­ba­ción en As­tu­rias. Vier­nes 27.

Mo­vis­tar +.

Mos­trar lo que ocu­rre tras un ac­ci­den­te nu­clear una vez de­ja de ser no­ti­cia. Ese es el re­to de Jor­ge y Al­ber­to Sán­che­zCa­be­zu­do en su nue­va crea­ción, un po­li­cía­co con un cla­ro pro­ta­go­nis­ta: “Co­mo Jo­sé San­cho en

Cre­ma­to­rio, Eduard Fer­nán­dez lle­va el cin­cuen­ta por cien­to de la tra­ma; apor­ta la hu­ma­ni­dad y el rea­lis­mo que ne­ce­si­ta­mos”.

Si aque­lla se­rie ahon­da­ba en la co­rrup­ción va­len­cia­na no­ve­la­da por Ra­fael Chir­bes, La zo­na se tras­la­da a un en­cla­ve as­tu­riano de­vas­ta­do por un ac­ci­den­te en el reac­tor de una cen­tral. Han pa­sa­do tres años, y los eva­cua­dos em­pie­zan a re­gre­sar a las ca­sas que de­ja­ron aban­do­na­das, don­de un cri­men trae de vuel­ta a Héc­tor, el per­so­na­je de Fer­nán­dez.

“Es un ins­pec­tor de po­li­cía en cri­sis, que se re­in­cor­po­ra a su pues­to sin ha­ber su­pe­ra­do la cul­pa de ha­ber so­bre­vi­vi­do a la tra­ge­dia en lu­gar de su hi­jo. Su tra­ba­jo le re­di­me”, di­ce Eduard.

Ál­va­ro Cer­van­tes se­rá su com­pa­ñe­ro, Mar­tín: “Mien­tras in­ves- ti­ga­mos las muer­tes en la zo­na de ex­clu­sión, des­cu­bri­mos otros asun­tos del desas­tre y có­mo se re­or­ga­ni­za ‘chun­ga­men­te’ la so­cie­dad”. Hay sa­quea­do­res que so­bre­vi­ven de ven- der mer­can­cía con­ta­mi­na­da, es­pe­cu­la­do­res y po­lí­ti­cos que se apro­ve­chan de las víc­ti­mas. “Se mues­tra la pér­di­da de prin­ci­pios y va­lo­res; el egoís­mo, la co­rrup­ción y la ma­ni­pu­la­ción de he­chos”, aña­de Ale­xan­dra Jiménez, mé­di­ca en la fic­ción.

El fo­co, en lo co­ti­diano

“No es una se­rie de cien­cia fic­ción, sino rea­lis­ta, so­bre lo co­ti­diano, pa­ra lo que he­mos to­ma­do co­mo re­fe­ren­cia la do­cu­men­ta­ción de Cher­nó­bil y Fu­kus­hi­ma”, ex­pli­can sus crea­do­res. Tam­bién se han im­pli­ca­do los ac­to­res: “Me im­pac­tó Vo­ces de Cher­nó­bil, de Svetla­na Alek­sié­vich, con re­la­tos de víc­ti­mas que son es­tre­me­ce­do­res”, co­men­ta Ál­va­ro.

Los ex­te­rio­res son un pro­ta­go­nis­ta más. Las fá­bri­cas y pue­blos aban­do­na­dos con­tras­tan con la be­lle­za del pai­sa­je de los con­ce­jos

“Pa­ra pre­pa­rar­me, leí so­bre Cher­nó­bil” (A. Cer­van­tes)

“Gra­ba­mos cua­tro me­ses en in­creí­bles pai­sa­jes” (E. Fer­nán­dez)

de Lan­greo, Pra­via, Ca­rre­ño… y Gi­jón. “Ro­dar en ellos du­ran­te 15 se­ma­nas, to­dos los días, ha si­do du­ro, pe­ro ha com­pen­sa­do por­que en ima­gen re­sul­tan im­pa­ga­bles”, re­co­no­ce Eduard.

“En­con­trar los es­pa­cios na­tu­ra­les idea­les ha si­do un re­to pa­ra el equi­po de pro­duc­ción y de ar­te”, ad­mi­ten los Sán­chez-Ca­be­zu­do. Da­do que allí no hay nu­clea­res ni les han de­ja­do gra­bar en nin­gu­na, la que sa­le es obra de Juan­ma No­ga­les, je­fe de efec­tos di­gi­ta­les, de ahí que en la fic­ción apa­rez­ca bau­ti­za­da co­mo Cen­tral Nu­clear de No­ga­les.

Ocho ca­pí­tu­los

El epi­so­dio ti­tu­la­do

En tie­rra de na­die

abre es­ta tan­da de ocho, con 50 mi­nu­tos de du­ra­ción, en los que Da­niel So­sa (Ba­jo sos­pe­cha) fir­ma la fo­to­gra­fía; el ves­tua­rio, Cla­ra Bil­bao (Go­ya por Na­die

quie­re la no­che); y Ro­sa Mo­ra­les (Cre­ma­to­rio) el cas­ting de más de cien ac­to­res. En­tre ellos Em­ma Suá­rez, Sal­va Rei­na, Luis Zahe­ra – con una tra­ma de hu­mor ne­gro al es­ti­lo her­ma­nos Cohen– y Car­los Bar­dem: “Me habr ía en­can­ta­do coin­ci­dir con Eduard, pe­ro no com­par­ti­mos se­cuen­cias”. La no­ti­cia de que hu­bo erro­res de iden­ti­fi­ca­ción con las pri­me­ras víc­ti­mas de la ca­tás­tro­fe in­dig­na­rá a los afec­ta­dos, co­mo a Héc­tor, cu­yo hi­jo es­tá en­tre ellas. Esa irre­gu­la­ri­dad aña­di­rá dra­ma y mis­te­rio al re­la­to.

“A par­tir de un gran guión he­mos he­cho una fic­ción muy cui­da­da , aun­que pre­fie­ro de­cir que es una pe­lí­cu­la muy lar­ga, com­pe­ti­ti­va y ex­por­ta­ble”, ase­gu­ra Eduard. De mo­men­to, se ha es­tre­na­do en el Fes­ti­val de Ci­ne de Sit­ges; Be­ta Film, que la dis­tri­bu­ye fue­ra, la ha ven­di­do a Po­lo­nia y La­ti­noa­mé­ri­ca y sus crea­do­res pla­nean la se­gun­da tan­da.

Mar­tín, en el lu­gar del pri­mer cri­men con ex­per­tos en ra­diac­ti­vi­dad. Marta y su hi­ja Est­her (Ma­ri­na Sa­las), mano de­re­cha del de­le­ga­do del Go­bierno. El ins­pec­tor Asun­ción, (Ma­no­lo So­lo) lle­ga de Ma­drid pa­ra ayu­dar a Héc­tor y Mar­tín. Julia y Ri­ca­dro...

Em­ma Suá­rez en­car­na a la ex­mu­jer de Héc­tor, que, vuel­ve al lu­gar del ac­ci­den­te al sur­gir irre­gu­la­ri­da­des en la au­top­sia de su hi­jo. HÉC­TOR URÍA. Eduard Fer­nán­dez da vi­da al po­li­cía ator­men­ta­do por la tra­ge­dia que, tras tres años de ba­ja, vuel­ve al...

Ac­to­res con tra­je de pro­tec­ción nu­clear, cer­ca de Lan­greo. Krusty es el mo­te del per­so­na­je de Car­los Bar­dem; li­qui­da­dor de la nu­clear, re­bel­de, con al­ma de lí­der y con mis­te­rio­sos enemi­gos. Ál­va­ro y Eduard gra­ban la per­se­cu­ción de un sos­pe­cho­so. En...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.