El te­le­adic­to

SuperTele - - Si Te Lo Perdiste… -

Has­ta Ana Ro­sa cu­rró el sá­ba­do pa­ra se­guir el ca­rru­sel del 155, un mi­nu­to y re­sul­ta­do en fa­se tan abier­ta que no hay nin­gún pro­gra­ma ni se­rie en la pa­rri­lla que me en­gan­chen más. Tre­men­da lás­ti­ma que sea reali­dad y no fic­ción. Des­pués del em­pa­cho, ma­ra­tón de Net­flix de pos­tre: me pa­re­ció un chis­te opor­tuno re­vi­si­tar jus­to aho­ra el con­flic­to vas­co, qui­zá con la idea sub­cons­cien­te de que den­tro de unos años po­dre­mos ha­cer lo mis­mo con Ca­ta­lu­ña, aun­que pin­ta que que­da mu­chí­si­mo. Con esa bue­na dis­po­si­ción me sen­té an­te Fe de eta­rras. Tí­tu­lo bri­llan­te, plan­tea­mien­to y re­par­to más que pro­me­te­do­res, cam­pa­ña pro­mo­cio­nal po­lé­mi­ca… Qué bue­nos in­gre­dien­tes pa­ra un gui­so… que se les ha pe­ga­do. Ni me­dia son­ri­sa me sa­có una pe­lí­cu­la con un tono hí­bri­do no lo su­fi­cien­te­men­te ab­sur­do pa­ra pro­vo­car la car­ca­ja­da y que ro­za lo mo­les­to cuan­do ron­da cier­to cos­tum­bris­mo rea­lis­ta. Lo mis­mo me pa­só con los 8

ape­lli­dos… de un la­do y de otro, así que su­pon­go que tam­po­co soy re­pre­sen­ta­ti­vo. Y ya que es­toy en plan in­men­sa mi­no­ría, me per­mi­to ha­blar de un pro­gra­ma que se­gu­ra­men­te no vas a ver, pe­ro de­be­rías, y tam­bién es­tá en Net­flix. RuPaul’s Drag Rac. Nue­ve tem­po­ra­das que son oro. Con­fiad en vues­tro fiel te­le­adic­to: es un OT de drag queens, tal cual, pe­ro tam­bién es un po­de­ro­sí­si­mo fo­co de acep­ta­ción y su­pera­ción per­so­nal, de to­le­ran­cia y di­ver­si­dad, y tam­bién es un des­lum­bran­te la­bo­ra­to­rio de crea­ti­vi­dad, ta­len­to, mo­da y ar­te…, y ca­chon­deo pu­ro, por su­pues­to. Si usá­ra­mos esos in­gre­dien­tes en otros ám­bi­tos, qué dis­tin­to se­ría to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.