Ale­jan­dra An­dra­de

En es­ta se­gun­da tem­po­ra­da se atre­ve con el tu­ris­mo se­xual y el nar­co­trá­fi­co ga­lle­go, en­tre otros te­mas.

SuperTele - - Contents -

con­du­ce en Cua­tro Fue­ra de co­ber­tu­ra: “Sé por in­tui­ción cuan­do te­ne­mos que pa­rar de gra­bar”

Ex­pri­mir a la ca­lle to­da su ver­dad”. Es­te es el pro­pó­si­to de Ale­jan­dra An­dra­de en la se­gun­da tem­po­ra­da de Fue­ra de co­ber­tu­ra que, en las pró­xi­mas en­tre­gas, ana­li­za la fi­gu­ra de Do­nald Trump y via­ja a Co­lom­bia pa­ra de­nun­ciar la ex­plo­ta­ción se­xual de me­no­res.

¿Cuál re­co­mien­das?

¡ To­dos! He per­di­do la cuen­ta de los avio­nes que he­mos co­gi­do pa­ra con­tar his­to­rias úni­cas. El de To­kio, ¿via­je al fu­tu­ro? fue in­creí­ble y nos ge­ne­ró mil de­ba­tes. Pe­ro mi pre­fe­ri­do es el de­di­ca­do a los nar­cos ga­lle­gos.

¿Por qué?

Por­que nos ha cos­ta­do años ac­ce­der a ellos. No son co­mo los tra­fi­can­tes de las se­ries, son fa­mi­lias que lle­van to­da la vi­da de­di­cán­do­se a es­to. Tam­bién he­mos con­tac­ta­do con sus so­cios co­lom­bia­nos.

Sor­pren­de el de Trump.

Ya, no es un te­ma de de­nun­cia al uso, pe­ro nos ape­te­cía al­go di­fe­ren­te. No he­mos ha­bla­do con él, pe­ro sí con su círcu­lo ín­ti­mo. ¡Muy cu­rio­so to­do!

Por ejem­plo…

Sus ase­so­res nos con­ta­ron que su ca­pa­ci­dad de aten­ción no du­ra más de cua­tro mi­nu­tos (ri­sas). Y ha re­vo­lu­cio­na­do has­ta tal punto Was­hing­ton que se ha mul­ti­pli­ca­do el con­su­mo de al­cohol. ¡Tie­ne lo­co a to­do el mun­do! O su ac­ti­vi­dad en Twit­ter, que obli­ga a los pe­rio­dis­tas a es­tar aler­ta in­clu­so de ma­dru­ga­da.

¿El más du­ro de gra­bar?

Pi­ra­tas se­xua­les, en Car­ta­ge­na de In­dias (Co­lom­bia). So­mos un equi­po con mu­chas ma­dres y lo que vi­mos allí con la pros­ti­tu­ción de me­no­res fue as­que­ro­so. Has­ta la Po­li­cía ha­cía la vis­ta gor­da.

¿Ha­béis co­rri­do pe­li­gro?

Lle­vo mu­chos años en­fren­tán­do­me a si­tua­cio­nes de ries­go, ya es­toy acos­tum­bra­da. Me ma­ne­jo bien y la in­tui­ción me di­ce cuán­do hay que pa­rar de gra­bar. Amo tan­to es­ta pro­fe­sión que me com­pen­sa tra­ba­jar al lí­mi­te.

¿Pa­sas mie­do?

A ver… En­tra­mos en lu­ga­res de­li­ca­dos y en­tre­vis­ta­mos a gen­te pe­li­gro­sa, pe­ro te­ne­mos bue­nos con­tac­tos y lle­ga­mos con to­do muy pre­pa­ra­do.

¿Có­mo ca­na­li­zas tan­tas emo­cio­nes?

Es com­pli­ca­do. En Pe­rú sen­tí mu­chí­si­ma ra­bia al ver a es­pa­ño­les mu­rién­do­se tan le­jos de sus ca­sas en cár­ce­les in­fra­hu­ma­nas. Pe­ro te que­da la sa­tis­fac­ción de ha­cer vi­si­bles es­tas in­jus­ti­cias.

¿Te pa­sa fac­tu­ra el es­trés?

Es ago­ta­dor y más te­nien­do hi­jos, pe­ro el re­por­te­ris­mo me da la vi­da. Es­ta se­gun­da tan­da lle­va­mos gra­bán­do­la des­de enero y no he te­ni­do va­ca­cio­nes, pe­ro lue­go hay tem­po­ra­das que des­can­so va­rias se­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.