Pa­sos sa­lu­da­bles

Ca­mi­nar nos per­mi­te te­ner un co­ra­zón más fuer­te y man­te­ner a ra­ya el es­trés. Ade­más, es un ejer­ci­cio ap­to pa­ra to­das las eda­des.

SuperTele - - Vida Sana -

Es­te ejer­ci­cio ayu­da a re­ba­jar los fac­to­res de ries­go de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res”, ase­gu­ra Car­los Ma­ca­ya, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón. Y es que sus be­ne­fi­cios son múl­ti­ples: re­du­ce el co­les­te­rol ‘ma­lo’, con­tro­la la pre­sión ar­te­rial, in­cre­men­ta la ca­pa­ci­dad pul­mo­nar, for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, pro­te­gién­do­nos de las in­fec­cio­nes. Y so­bre to­do nos po­ne de me­jor hu­mor.

Asi­mis­mo, es una ac­ti­vi­dad re­co­men­da­ble a cual­quier edad y, es­pe­cial­men­te, cuan­do nos ha­ce­mos ma­yo­res. Me­jo­ra los ca­sos de ar­tri­tis, por­que for­ta­le­ce las ar­ti­cu­la­cio­nes, y pre­vie­ne la os­teo­po­ro­sis al au­men­tar la ma­sa ósea.

Cuán­to hay que an­dar

Has­ta aho­ra, la pau­ta más re­co­men­da­da ha­bían si­do 10.000 pa­sos dia­rios, pe­ro un re­cien­te es­tu­dio rea­li­za­do por Ro­bert Co­pe­land, de la Uni­ver­si­dad de Shef­field Ha-

llam, en In­gla­te­rra, de­ter­mi­nó que no in­fluía tan­to el nú­me­ro de pa­sos co­mo la in­ten­si­dad. “Unos 5 km/h se­ría la ve­lo­ci­dad per­fec­ta”, ex­pli­ca Fran­cis­co Cris­tian He­rranz, fi­sio­te­ra­peu­ta de Blua Sa­ni­tas.

¿Y cuán­tos días a la se­ma­na? Lo ideal se­ría ha­cer­lo dia­ria­men­te, pe­ro a par­tir de los 3 po­dría­mos em­pe­zar a no­tar los be­ne­fi­cios. Me­jor aún si lo com­ple­men­ta­mos con otros deportes ae­ró­bi­cos.

Si tu me­ta es adelgazar...

Ba­jar de pe­so no es lo mis­mo que eli­mi­nar gra­sa. Po­de­mos pe­sar me­nos des­pués de una se­sión de en­tre­na­mien­to por la pér­di­da de lí­qui­dos, pe­ro si que­re­mos adelgazar de­be­mos eli­mi­nar gra­sa. Pa­ra ello, hay que au­men­tar el rit­mo. El Co­le­gio Ame­ri­cano de Me­di­ci­na del De­por­te re­co­mien­da se­guir uno mo­de­ra­do, de en­tre 4,8 y 6,4 km/h. Pe­ro si quie­res ace­le­rar los re­sul­ta­dos, com­bi­na la ca­mi­na­ta con la carrera sua­ve. Re­cuer­da, tam­bién, que es­te es­fuer­zo tie­ne que ve­nir acom­pa­ña­do de una die­ta sa­na y equi­li­bra­da.

Em­pie­za por el calzado

A ve­ces, ad­qui­rir el equi­pa­mien­to nos pue­de ser­vir co­mo mo­ti­va­ción. He­rranz nos re­co­mien­da ele­gir unas za­pa­ti­llas con al­moha­di­llas de gel, que “pro­te­gen y re­du­cen el im­pac­to”, y con ba­rra es­ta­bi­li­za­do­ra, pues “ayu­da a man­te­ner su­je­to el pie si tien­de a ir­se ha­cia den­tro o ha­cia fue­ra”. A su vez, el te­ji­do de red me­jo­ra la ven­ti­la­ción y las pun­te­ras es­pa­cio­sas pre­vie­nen la apa­ri­ción de du­re­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.