SU­ZU­KI VITARA 2.0 HDI 5 PUER­TAS VER­SIÓN GRAN­DE DE UN TT PE­QUE­ÑO

Si quie­res un to­do­te­rreno que gas­te po­co, que res­pon­da ade­cua­da­men­te fue­ra del as­fal­to y que pue­das usar a dia­rio, el Su­zu­ki Vitara lar­go con mo­tor tur­bo­dié­sel de in­yec­ción di­rec­ta es una de las po­cas op­cio­nes ase­qui­bles en el mer­ca­do de V.O.

Todo Terreno - - PRUEBA USADO -

Den­tro del mer­ca­do de vehícu­los to­do­te­rreno pe­que­ños, es­te Vitara se da ai­res de gran­de­za. Pe­se a su com­pa­ci­dad, su ha­bi­tácu­lo re­sul­ta su­fi­cien­te­men­te am­plio pa­ra que cua­tro per­so­nas via­jen con un es­pa­cio ra­zo­na­ble y dis­pon­gan de un ma­le­te­ro de­cen­te; to­do ello con el cos­te y los con­su­mos de un vehícu­lo pe­que­ño. Pa­ra dos per­so­nas sí po­de­mos de ha­blar de un es­pa­cio in­te­rior am­plio, por lo que se con­vier­te en el via­je­ro más eco­nó­mi­co del mer­ca­do to­do­te­rreno.

En cual­quier ca­so, en el ma­le­te­ro di­fí­cil­men­te nos so­bra­rá es­pa­cio, pe­ro pa­ra ser un Su­zu­ki ya po­de­mos otor­gar­le di­cho nom­bre. Y en cuan­to al con­fort, po­co hay que aña­dir a un vehícu­lo que ofre­ce una di­rec­ción asis­ti­da, ai­re acon­di­cio­na­do y una sus­pen­sión có­mo­da.

Su pro­pul­sor es to­do un clá­si­co del gru­po PSA, que en es­te ca­so ve li­mi­ta­das sus pres­ta­cio­nes por una res­tric­ti­va cen­tra­li­ta Sie­mens. Su con­su­mo es más que ra­zo­na­ble. Si so­mos de tem­pe­ra­men­to tran­qui­lo, po­de­mos ba­jar­lo al en­torno de los seis li­tros o ele­var­lo de for­ma drás­ti­ca si da­mos gas sin con­tem­pla­cio­nes. En cuan­to a la fia­bi­li­dad, en ge­ne­ral es muy bue­na, pe­ro pre­sen­ta pe­que­ños pro­ble­mas cró­ni­cos, co­mo el ca­ble del ace­le­ra­dor o un in­com­pren­si­ble sis­te­ma co­di­fi­ca­do de arran­que que tar­de o tem­prano aca­ban por rom­per­se. La trans­mi­sión tam­po­co se li­bra. Tan­to el pi­ñón

C. Ra­mí­rez Fo­tos C. R.

de la quin­ta mar­cha co­mo los pa­lie­res del eje de­lan­te­ro pue­den aca­bar pi­dien­do re­em­pla­zo pre­ma­tu­ra­men­te. En con­jun­to, es un vehícu­lo fia­ble, aun­que la ca­li­dad de fa­bri­ca­ción de­ja un po­co que desear, y los ma­te­ria­les y ajus­tes de los guar­ne­ci­dos y plás­ti­cos son me­jo­ra­bles.

Con el mo­tor en mar­cha nos en­con­tra­mos con un vehícu­lo muy bien adap­ta­do al trá­fi­co ur­bano, que se de­fien­de muy bien en ca­rre­tas de ti­po me­dio e in­clu­so en au­to­pis­ta. En cam­po, su es­ca­sa al­tu­ra li­bre fre­na sus as­pi­ra­cio­nes tria­le­ras, que aun así son mu­chas gra­cias a la res­pues­ta del mo­tor, la li­ge­re­za del vehícu­lo y a su con­te­ni­do ta­ma­ño, a pe­sar de in­cor­po­rar una re­duc­to­ra más bien lar­ga.

1988

Se pre­sen­ta en To­kio con el nom­bre Es­cu­do.

1989

Co­mien­za a ven­der­se.

1991

Apa­re­ce la ver­sión de cinco puer­tas. Se em­pie­za a fa­bri­car en Es­pa­ña.

2001

Apa­re­ce la ver­sión 2.0 HDI.

2003

Ajus­tes en la elec­tró­ni­ca de­jan el mo­tor con 87 CV.

2005

San­ta­na ini­cia la fa­bri­ca­ción del 350, me­lli­zo del Vitara lar­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.