CO­RRIEN­TE PA­RA TO­DO

El desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co nos ha­ce día a día más de­pen­dien­tes de los equi­pos elec­tró­ni­cos. El in­ver­sor nos per­mi­te cu­brir las ne­ce­si­da­des de ali­men­ta­ción eléc­tri­ca.

Todo Terreno - - TÉCNICA 4X4 - Fo­tos

C. Ra­mí­rez/Re­dac­ción

EC. R./Ar­chi­vo Lui­ke

l uso de cier­tos equi­pos elec­tró­ni­cos es­tá tan ex­ten­di­do que no hay pro­ble­ma a la hora de re­car­gar sus ba­te­rías con los 12 voltios de co­rrien­te con­ti­nua que pro­por­cio­na la ba­te­ría del co­che. Sin em­bar­go, siem­pre hay quien ne­ce­si­ta pa­ra sus via­jes en 4x4 dis­po­ner de 230 voltios en co­rrien­te al­ter­na. De es­ta for­ma se pue­de ali­men­tar un mi­cro­on­das (3), un pe­que­ño te­le­vi­sor, car­gar la ba­te­ría del or­de­na­dor o afei­tar­nos por muy ale­ja­dos que nos en­con­tre­mos del mun­do ci­vi­li­za­do. Pe­ro no se que­da ahí el te­ma; car­gar las ba­te­rías de nues­tra cá­ma­ra de fo­tos, co­nec­tar una ta­la­dra­do­ra o un sol­da­dor de es­ta­ño tam­bién es po­si­ble.

En el mer­ca­do po­de­mos en­con­trar in­ver­so­res de 2.000 e in­clu­so 3.000 va­tios de po­ten­cia. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que es­tos equi­pos re­quie­ren un gran con­su­mo de ener­gía de la ba­te­ría del co­che, y su uso, por tan­to, es li­mi­ta­do.

Los me­jo­res in­ver­so­res son ca­pa­ces de blo­quear­se por de­ba­jo de cier­tos ni­ve­les de ener­gía acu­mu­la­da en la ba­te­ría. Por otra par­te, da­do que su con­su­mo es muy al­to, la sec­ción de los ca­bles que ali­men­tan los in­ver­so­res de­be es­tar en con­so­nan­cia pa­ra evi­tar caí­das de ten­sión y so­bre­ca­len­ta­mien­to de los ca­bles, ade­más de dis­po­ner de un fu­si­ble en la ca­be­ce­ra del ca­ble (5) que pro­te­ja la lí­nea que su­mi­nis­tra ener­gía al in­ver­sor.

Si ne­ce­si­ta­mos un in­ver­sor, lo me­jor es ins­ta­lar una se­gun­da ba­te­ría (2) que me­dian­te un dis­cri­mi­na­dor (6) nos ga­ran­ti­ce que al me­nos una de ellas ten­ga siem­pre car­ga su­fi­cien­te pa­ra ini­ciar la mar­cha del mo­tor tér­mi­co. Si la po­ten­cia del in­ver­sor no es muy ele­va­da, una bue­na so­lu­ción es ins­ta­lar una se­gun­da ba­te­ría en pa­ra­le­lo con la de ori­gen, du­pli­can­do, así, la ca­pa­ci­dad de acu­mu­lar ener­gía.

El tra­ba­jo que desa­rro­lla un in­ver­sor con­sis­te en cam­biar el vol­ta­je de en­tra­da, 12 voltios en co­rrien­te con­ti­nua, a 220 vol-

1 2

TE­NER CO­RRIEN­TE ELÉC­TRI­CA A 220 VOLTIOS EN TU 4X4 EXI­GE TE­NER EN CUEN­TA AL­GU­NAS CON­SI­DE­RA­CIO­NES

tios en co­rrien­te al­ter­na con la fre­cuen­cia con que ope­ran los equi­pos que va­mos a co­nec­tar: 50 Hz. Lo com­pli­ca­do no es va­riar el vol­ta­je, sino ha­cer que la co­rrien­te con­ti­nua se con­vier­ta en al­ter­na, y que cam­bie su po­la­ri­dad con la fre­cuen­cia desea­da; los men­cio­na­dos 50 Hz o, pa­ra en­ten­der­nos, 50 ve­ces por se­gun­do. Es­to se con­si­gue com­bi­nan­do di­fe­ren­tes com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos. Así, bá­si­ca­men­te un in­ver­sor es­tá for­ma­do por un os­ci­la­dor que con­tro­la un tran­sis­tor, el cual in­te­rrum­pe la co­rrien­te en­tran­te, lo que ge­ne­ra una on­da rec­tan­gu­lar. Es­ta on­da a su vez ali­men­ta un trans­for­ma­dor que la con­vier­te en una on­da se­noi­dal (si­mi­lar a la de la red do­més­ti­ca) y con el vol­ta­je de sa­li­da re­que­ri­do.

Los in­ver­so­res que fun­cio­nan con on­das se­noi­da­les mo­di­fi­ca­das pro­vo­can que los mo­to­res eléc­tri­cos pier­dan ren­di­mien­to. Los más in­tere­san­tes y más ca­ros son los que uti­li­zan va­rios ar­ti­fi­cios elec­tró­ni­cos pa­ra con­se­guir una on­da muy pró­xi­ma a una se­noi­dal pu­ra.

Ele­gir el in­ver­sor ade­cua­do

A la hora de ele­gir un in­ver­sor de co­rrien­te (1), tendremos que de­fi­nir en pri­mer lu­gar qué equi­pos va­mos a ali­men­tar. Pa­ra car­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.