Y, POR FIN, LLE­GÓ...

MERCEDES-BENZ E 220 D ALL-TERRAIN

Todo Terreno - - CONTACTO -

de­trás de los 178 mm del Au­di (tam­bién con mue­lles neu­má­ti­cos) o los 210 del Vol­vo (con re­sor­tes he­li­coi­da­les de se­rie). No es un da­to de­fi­ni­ti­vo, pe­ro sí po­dría mar­car di­fe­ren­cias en lo que a con­duc­ción off-road se re­fie­re.

Nos pu­si­mos a los man­dos del Mercedes en la es­ta­ción de sal­tos de es­quí muy cer­ca de Inns­bruck (Austria). Los pri­me­ros ki­ló­me­tros por ca­rre­te­ra dis­cu­rren como era de es­pe­rar: ba­jo un ele­va­do con­fort de mar­cha, el me­jor que po­da­mos en­con­trar en un co­che de es­te seg­men­to. La di­rec­ción es sua­ve, pe­ro in­for­ma­ti­va; el cam­bio au­to­má­ti­co de nue­ve ve­lo­ci­da­des rea­li­za tran­si­cio­nes rá­pi­das y ca­si im­per­cep­ti­bles. El pro­pul­sor OM654 es mu­cho más re­fi­na­do que el an­te­rior 2.1, y su con­su­mo se man­tie­ne en torno a 6,0 l/100 km rea­li­zan­do una con­duc­ción muy tran­qui­la por to­do ti­po de ca­rre­te­ras.

Pron­to la nie­ve se cru­za en nues­tro ca­mino pa­ra com­pro­bar có­mo fun­cio­na el sis­te­ma 4Ma­tic de trac­ción to­tal per­ma­nen­te. Equi­pa­do con unos neu­má­ti­cos de in­vierno, el aga­rre es con­vin­cen­te, y so­lo pro­vo­can­do con el gas a la sa­li­da de las cur­vas apa­re­ce un le­ve so­bre­vi­ra­je, re­cor­dán­do­nos que un 55 % del par va al eje pos­te­rior. Es un com­por­ta­mien­to dis­tin­to al que en­con­tra­mos en su día con el A6 all­road, con más ten­den­cia a alar­gar la tra­yec­to­ria.

El si­guien­te obs­tácu­lo es una ca­mino de montaña con des­ni­ve­les que en al­gu­nos pun­tos lle­gan al 10 %. En es­ta oca­sión va­mos mon­ta­dos en un E 350 d, que con su im­pre­sio­nan­te par mo­tor (620 Nm) “tre­pa” sin lle­gar a apli­car un 25 % del ace­le­ra­dor; como es ló­gi­co, un 220 d tam­po­co ten­dría nin­gún pro­ble­ma. Va­mos con el mo­do AllTe­rrain ac­ti­va­do, que ade­más de se­lec­cio­nar el ni­vel más al­to de la sus­pen­sión, adap­ta el um­bral de ac­tua­ción del ESP y el ASR. Sien­do cons­cien­tes de que es­tá to­do muy me­di­do, no de­ja de sor­pren­der que un Cla­se E pue­da mo­ver­se por tal te­rreno.

Con­clu­sión: El Cla­se E All-Terrain es­tá, como mí­ni­mo, a la al­tu­ra del A6 all­road. Pe­ro pa­ra el jui­cio fi­nal, ha­brá que es­pe­rar a co­no­cer el pre­cio del mo­de­lo de la es­tre­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.